Australia lleva una semana sin casos nuevos de coronavirus y el Gobierno analiza crear una “burbuja de viajes” con otros países del Pacífico

Actualmente, solo los habitantes de Nueva Zelanda pueden ingresar libremente al territorio de su vecino oceánico. El resto de las fronteras internacionales se encuentran cerradas desde marzo, con algunas excepciones

Imagen de archivo de gente esperando en línea en una clínica de exámenes de COVID-19 en el Mona Vale Hospital luego de un nuevo brote en el área de Northern Beaches de Sídney, Australia. 18 de diciembre, 2020. REUTERS/Loren Elliott/Archivo
Imagen de archivo de gente esperando en línea en una clínica de exámenes de COVID-19 en el Mona Vale Hospital luego de un nuevo brote en el área de Northern Beaches de Sídney, Australia. 18 de diciembre, 2020. REUTERS/Loren Elliott/Archivo

Australia ha logrado esta semana no presentar casos nuevos de coronavirus en todo el país, lo que ha abierto la posibilidad de iniciar una burbuja de viajes con las islas del Pacífico, informaron este jueves fuentes oficiales.

“Hoy tenemos seis días de siete con cero casos en Australia”, dijo el ministro australiano de Salud, Greg Hunt, a periodistas en Melbourne.

Estos resultados se producen luego de que el estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado de Australia y que lleva cuatro días sin infecciones, superara un rebrote que se detectó a mediados de diciembre pasado en las playas del norte de Sídney, y que obligó a confinar a unos 250.000 habitantes durante al menos dos semanas.

Coogee Beach en Sídney, Australia, 13 de enero 2021. REUTERS/Loren Elliott
Coogee Beach en Sídney, Australia, 13 de enero 2021. REUTERS/Loren Elliott

Por otro lado, el estado de Victoria, epicentro de la segunda ola de COVID-19 que estalló a finales de junio pasado y que obligó a confinar por segunda vez a unos 5 millones de habitantes de la ciudad de Melbourne entre julio y noviembre, acumula 15 días sin infecciones, luego de un contagio proveniente de Sídney.

Asimismo, el estado de Queensland lleva diez días sin positivos nuevos tras el confinamiento de tres días de los 2,8 millones de habitantes de Brisbane, la tercera ciudad más poblada del país después de Sídney y Melbourne, a raíz de que una trabajadora de un centro de cuarentenas se contagiara con una nueva cepa altamente contagiosa.

Pese a que algunos de los desplazamientos interestatales siguen prohibidos, éstos comienzan a levantarse con cautela, pero las fronteras internacionales, cerradas desde marzo pasado con ciertas excepciones, seguirán clausuradas probablemente hasta finales de año, aunque la mayoría de la población esté vacunada.

Esto ha llevado a las autoridades a plantearse la potencial creación de una burbuja de viajes con otros países del Pacífico si los asesores médicos están de acuerdo.

Un pasajero arriba Sídney desde Nueva Zelanda. REUTERS/Loren Elliott/Archivo
Un pasajero arriba Sídney desde Nueva Zelanda. REUTERS/Loren Elliott/Archivo

“Si los países del Pacífico son capaces de demostrar que están en el nivel de riesgo más bajo -y lo están haciendo extraordinariamente bien- y somos capaces de poner las protecciones adecuadas, entonces bien podríamos expandir esa burbuja”, afirmó el ministro Hunt.

Actualmente, Australia solo tiene un acuerdo de viajes que permite, desde octubre pasado, a los habitantes de Nueva Zelanda entrar libremente, aunque a su regreso deben someterse a una cuarentena obligatoria de 14 días.

Las palabras de Hunt se dan después de que la jefa del gobierno de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, dijera que “no hay ninguna razón por la que no debamos aspirar a viajar a Nueva Zelanda o algunas de las islas del Pacífico en los próximos meses”, según el diario Sydney Morning Herald.

Australia acumula desde el inicio de la pandemia unos 28.750 positivos de coronavirus y 909 muertes relacionadas con la enfermedad.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS