Sidney decretó el uso obligatorio de la mascarilla en lugares cerrados ante el aumento de casos de COVID-19

La primera ministra de Nueva Gales del Sur anunció que se reduce el número máximo de participantes en clases de gimnasia, se prohíbe cantar y bailar en discotecas, y se limita el número de asistentes a bodas, funerales y lugares de culto

La gente usa mascarillas en Sídney, Australia
La gente usa mascarillas en Sídney, Australia

Las autoridades australianas incrementaron este sábado las medidas de restricción a los habitantes de Nueva Gales del Sur, el estado más poblado del país, donde las mascarillas serán obligatorias desde el lunes después de detectarse siete nuevos casos en un día.

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, anunció este sábado en Sídney, en declaraciones recogidas por el canal 9 News, que se reduce el número máximo de participantes en clases de gimnasia, se prohíbe cantar y bailar en discotecas, y se limita el número de asistentes a bodas, funerales y lugares de culto.

Sin embargo, Berejiklian recalcó que aunque la salud es lo más importante, no se debe olvidar la economía y el empleo, y por ello se mantiene el partido de cricket entre Australia y la India a partir del jueves, con el 50 % de capacidad en el estadio.

Las medidas, que entran en vigor a partir del lunes, prevén multas de 200 dólares australianos (154 dólares estadounidenses) por no llevar la mascarilla en espacios públicos en este estado, que alberga la ciudad de Sídney, la más poblada del país.

El brote en Sídney obligó al gobierno del estado de Nueva Gales del Sur a confinar desde el pasado 19 de diciembre a unas 250.000 personas que viven en las Playas del Norte, mientras otras jurisdicciones cerraron sus fronteras internas.

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian
La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian

En el vecino estado de Victoria, con 29 casos activos, las autoridades cerraron a medianoche del 1 de enero las fronteras con Nueva Gales del Sur y obligan a sus pobladores que retornen desde ese lugar a someterse a exámenes para detectar el virus y a aislarse por 14 días.

Ambos estados, que representan juntos más de la mitad de la población y de la economía de Australia, cerraron, por primera vez en un siglo, sus fronteras durante la segunda ola de covid-19 en el país entre julio y noviembre de este año.

Actualmente este país de 25 millones de habitantes tiene 237 casos activos de covid-19, principalmente entre personas que retornaron del exterior y de infecciones contraídas en Sídney.

Tras el brote en Sidney, varios estados de Australia han cerrado las fronteras internas para evitar su propagación. Otro brote de similar tamaño se ha detectado en Melbourne.

El estado donde se encuentra la ciudad, Victoria, ha registrado diez nuevos casos, la mayoría en este núcleo urbano.

El país oceánico ha registrado en lo que va de pandemia 28.460 casos de coronavirus y 909 muertes.

(Con información de EFE y Europa Press)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: