Un joven de 16 años fue abatido en Rusia luego de atacar con un cuchillo a un policía al grito de “Alá es grande”

El Comité de Investigación local calificó el incidente como un “intento de acto terrorista”. El agresor fue identificado como Vitaly Antopov

Un policía patrulla frente a una iglesia ortodoxa, en Moscú (EFE/ Yuri Kochetkov/Archivo)
Un policía patrulla frente a una iglesia ortodoxa, en Moscú (EFE/ Yuri Kochetkov/Archivo)

La policía abatió a un joven que gritaba “Allahu Akbar” (“Alá es grande”) luego de apuñalar a un oficial e intentar prender fuego una comisaría de policía en una región de Rusia de mayoría musulmana.

El joven de 16 años, quien estaba armado con un cuchillo y una bomba Molotov, infligió múltiples heridas a un oficial de policía antes de ser asesinado a tiros en Kukmor. Medios locales identificaron al atacante como Vitaly Antopov.

El Comité de Investigación de Rusia calificó el incidente como un “intento de acto terrorista” e informó que fue abierto un caso penal.

La agencia de noticias rusa Interfax aseguró que el adolescente había gritado “Allahu Akbar” y que llamó a la policía “infieles” durante su asalto en la región de Tatarstán.

Los investigadores señalaron que el agresor había intentado prender fuego un edificio de la policía del distrito y que apuñaló a un oficial mientras era arrestado.

Los voy a matar a todos”, fue el grito de Antopov cuando apuñaló al policía tres veces en la cadera y el brazo, según consigna el diario británico Daily Mail.

Otro oficial de policía había disparado tiros de advertencia al aire antes de ser obligado a abrir fuego, manifestaron las autoridades.

El adolescente murió a causa de las heridas antes de que los médicos pudieran llegar al lugar.

El oficial herido fue llevado al hospital, pero no se cree que su vida pudiera estar en peligro, informó el Daily Mail.

Los investigadores han abierto un caso por “intento de acto terrorista” y “usurpación en la vida de un agente de la ley”, expresó el comité.

Antipov era de la región de Altai en Siberia y trabajaba en un café halal llamado Barakat. Su propietario, Marat Zamaleev, había cumplido 14 años por sabotaje y fabricación ilegal de armas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Un ataque terrorista en Francia dejó tres muertos, uno de ellos decapitado, en la basílica de Niza

Las últimas palabras de Simone Barreto, la brasileña asesinada en el ataque terrorista de Niza: “Díganle a mis hijos que los amo”

Este es el terrorista islámico que asesinó a tres personas en Niza

MAS NOTICIAS