Rodrigo Duterte prorrogó por un año el estado de calamidad en Filipinas: “Sólo podemos usar una mascarilla y esperar la vacuna”

El presidente se defendió de las críticas de la oposición por su gestión en pandemia de coronavirus. Tendrá una amplia libertad para seguir utilizando fondos para la respuesta frente al Covid-19

El presidente filipino, Rodrigo Duterte. EFE/ Mark R. Cristino/Archivo
El presidente filipino, Rodrigo Duterte. EFE/ Mark R. Cristino/Archivo

Rodrigo Duterte anunció que extendió un año el estado de calamidad en toda Filipinas para permitir que el gobierno extraiga fondos de emergencia más rápido para combatir la pandemia de COVID-19 y aprovechar a la policía y el ejército para mantener la ley y el orden.

El presidente filipino declaró por primera vez en un estado de calamidad en marzo, cuando el número de infecciones confirmadas se acercaba a 200 con aproximadamente una docena de muertes. El país tiene ahora más de 290.000 casos confirmados, el más alto en el sudeste asiático, con casi 5.000 muertes.

El presidente, que habla con dureza, arremetió nuevamente contra los críticos en sus comentarios televisados el lunes por la noche por acusar a su administración de no hacer lo suficiente para contener el brote.

“¿Qué ‘suficiente’ quieres? Hay hospitales, camas y funerarias. Todo está ahí”, dijo Duterte en su diatriba contra el vicepresidente Leni Robredo, quien lidera la oposición.

“Ya conoces a Leni, si quieres, si realmente quieres acabar con el COVID, rociemos Filipinas o Manila con pesticidas para matarlos a todos... Lo único que podemos hacer, en realidad, es usar una mascarilla, usar una mascarilla, y eso es todo y esperar la vacuna”, dijo Duterte en su ciudad natal en el sur de la ciudad de Davao.

El estado de calamidad vigente hasta septiembre de 2021 permitirá a las autoridades contar con “una amplia libertad” para seguir utilizando los fondos adecuados para la respuesta frente a la pandemia del nuevo coronavirus. Los funcionarios también pueden controlar los precios de productos básicos como el arroz y el aceite de cocina.

Un test de coronavirus realizado en Manila (REUTERS/Eloisa Lopez/archivo)
Un test de coronavirus realizado en Manila (REUTERS/Eloisa Lopez/archivo)

Las restricciones de cuarentena como el distanciamiento social siguen como ahora, pero se ha ordenado el cierre de cementerios y parques memoriales durante una semana, del 29 de octubre al 4 de noviembre, para evitar aglomeraciones en los días que los fieles visitan a sus familiares fallecidos.

Duterte también anunció el levantamiento de las restricciones de viaje al personal sanitario filipino para que los trabajadores de este sector puedan trabajar en el extranjero. El pasado mes de abril, el Gobierno filipino impidió a los médicos, enfermeros y otros trabajadores sanitarios abandonar el país debido al alto número de casos de COVID-19

Miles de trabajadores sanitarios han solicitado que se les permita viajar, algo que ha sido ahora concedido por considerar que la pandemia se encuentra “bajo control” en territorio filipino.

Filipinas es una fuente líder de mano de obra mundial, incluido el personal médico.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Rodrigo Duterte dio marcha atrás tras anunciar que iba a aplicarse la vacuna rusa: no lo hará hasta que sea segura

Rodrigo Duterte se enojó con su jefe de aduanas: “¿Hasta ahora no han matado a nadie? ¡Pónganse en forma!”

MAS NOTICIAS