Los 10 mandamientos de Corea del Norte para venerar a sus líderes como dioses

En el país rige un estricto sistema legal que se basa en una serie de principios adoptados en 1974 para ordenar la vida de todos los ciudadanos

El líder norcoreano, Kim Jong Un. KCNA via REUTERS
El líder norcoreano, Kim Jong Un. KCNA via REUTERS

Los 10 mandamientos que reinan sobre la vida cotidiana del pueblo norcoreano fueron propuestos por Kim Yong Ju, hermano menor de Kim Il Sung, en 1967 pero fueron adoptados y anunciadas oficialmente por Kim Jong Il en 1974.

Los mismos deben ser cumplidos sin excepción por el pueblo norcoreano. En caso contrario, se imponen castigos de acuerdo con lo que se consideran “faltas mayores”.

El objetivo fue establecer un sistema de ideología única en la que su líder supremo, cuyo título es heredado de generación en generación, fuera venerado como un Dios.

A continuación, los 10 principios o mandamientos norcoreanos:

1. Se debe dar todo en la lucha por unificar a toda la sociedad con la ideología revolucionaria del Gran Líder Kim Il Sung.

2. Se debe honrar al gran líder camarada Kim Il Sung con toda la lealtad.

3. Se debe reconocer como absoluta la autoridad del gran líder camarada Kim Il Sung.

4. Se debe adoptar la ideología revolucionaria del gran líder camarada Kim Il Sung como la fe propia y hacer de sus instrucciones un credo.

Kim Jong Un durante un discurso.
POLITICA INTERNACIONAL -/KCNA/dpa
Kim Jong Un durante un discurso. POLITICA INTERNACIONAL -/KCNA/dpa

5. Se debe adherir estrictamente al principio de obediencia incondicional al llevar a cabo las instrucciones del gran líder camarada Kim Il Sung.

6. Se debe fortalecer toda la ideología y la fuerza de voluntad del partido y la unidad revolucionaria, centrandose en el gran líder, camarada Kim Il Sung.

7. Se debe aprender del camarada Gran Líder Kim Il Sung y adoptar la mirada comunista, los métodos de trabajo revolucionarios y el estilo de trabajo orientado al pueblo.

8. Se debe valorar la vida política que dio el camarada Gran Líder Kim Il Sung, y devolverle lealmente su gran confianza y consideración política con mayor conciencia y habilidades.

9. Se debe establecer regulaciones organizativas sólidas para que todo el partido, la nación y el ejército se muevan como uno solo bajo el liderazgo único del gran líder, camarada Kim Il Sung.

10. Se debe transmitir el gran logro de la revolución del gran líder camarada Kim Il Sung de generación en generación, heredando y completándolo hasta el final.

Estatuas de los líderes norcoreanos (AFP)
Estatuas de los líderes norcoreanos (AFP)

La mayoría de los desertores norcoreanos han confirmado que son estos “Diez Principios para el Establecimiento del Sistema de Ideología Única” los principios rectores de la sociedad norcoreana, por lo que conocerlos se hace necesario para comprender el sometimiento de este pueblo.

Fue el 28 de junio de 1967, a propuesta de Kim Young Joo, hermano menor de Kim Il Sung y director organizador del Comité Central del Partido de los Trabajadores, que fueron redactados los “Diez Principios...”. Pero fue Kim Jong Il el que finalmente los tomó, reescribió e implementó como el “establecimiento del Sistema de Ideología Única” en la víspera del cumpleaños de su padre, Kim Il Sung, en 1974.

No está claro quién inició los “Diez Principios...” que se convirtieron en la base de la idolatría del gran líder. Pero se supone que después de cierta rivalidad entre el hermano menor y el hijo mayor de Kim Il Sung, Kim Jong Il finalmente ganó y se convirtió en el heredero aparente, después de lo cual comenzó a liderar el establecimiento de los “Diez Principios...”.

Por lo tanto, los “Diez Principios...” anunciados en 1974 después de que él tomara las riendas, fueron una muestra del estatus de Kim Jong Il. Ya el Artículo 10, inciso 1, declara: "Todo el partido y la sociedad se adherirá estrictamente al sistema de una ideología y establecerá una única dirección del Partido Central para completar en brillante gloria los logros revolucionarios del Gran Líder“.

Unas personas ven noticias relacionadas con el presidente norcoreano Kim Jong Un en un parque en Pyongyang, Corea del Norte, el 2 de mayo de 2020. (AP Foto/Cha Song Ho)
Unas personas ven noticias relacionadas con el presidente norcoreano Kim Jong Un en un parque en Pyongyang, Corea del Norte, el 2 de mayo de 2020. (AP Foto/Cha Song Ho)

Los “Diez Principios...” constan de 65 incisos, que describen en detalle cómo establecer el sistema de ideología única. Naturalmente, todos los norcoreanos deben conocer los “Diez Principios...” de memoria. No solo eso, sino están obligados a poner en práctica todos los principios.

Durante las reuniones de evaluación organizadas por Kim Jong Il que se llevaban a cabo cada determinada cantidad de tiempo, los ciudadanos debían realizar sesiones de autocrítica para evaluar si habían estado cumpliendo con los “Diez Principios...”.

Con el Gobierno de Kim Jong-un, estas sesiones de autocrítica se han intensificado aún más: las mismas se realizan todos los sábados, para los jóvenes desde 5to grado del colegio en adelante, y funcionan como una suerte de mea culpa y también de delación de otros camaradas.

No solo están obligados a luego de un examen de conciencia exponer públicamente en qué han fallado, sino que luego deben criticar a otro ciudadano en una forma de delación. De esta manera se ha impuesto el imperio del miedo y la desconfianza entre los mismos ciudadanos, lo que resulta útil para que el líder supremo pueda ejercer mayor control.

”El pueblo participará activamente en las reuniones de evaluación de días alternos y quincenales, donde las instrucciones de los grandes líderes y las políticas del partido deben ser utilizadas como vara para medir en el establecimiento de altos estándares políticos e ideológicos para evaluar su trabajo y vida, llevando a cabo luchas ideológicas a través de crítica, forjando ideales revolucionarios y mejorando continuamente a sí mismos a través de luchas ideológicas “, dice, por ejemplo, el Artículo 8.5.

"Se tratarán retratos, figuras de yeso, estatuas de bronce y emblemas del respetado y amado gran líder, publicaciones que incluyan el retrato del gran líder, obras de arte que simbolicen al gran líder, letreros con las instrucciones del gran líder y los lemas básicos del partido con respeto y protegido a toda costa“, añade sobre las figuras de veneración el Artículo 3.6.

El alto funcionario Kim Yong-chol en un acto junto a Kim Jong-un (KCNA modificada por NK News)
El alto funcionario Kim Yong-chol en un acto junto a Kim Jong-un (KCNA modificada por NK News)

”Los libros significativos y las reliquias de la historia de la revolución, que están imbuidos de la gran historia y los logros revolucionarios del gran líder camarada Kim Il Sung, serán manejados y mantenidos con respeto y protegidos a toda costa”, agrega el Artículo 3.7.

Lo cierto es que no es necesario oponerse realmente a Kim Jong Il para violar los “Diez Principios...”. Si rompe un trozo de Rodong Shinmun para enrollar tabaco y resulta que el nombre de Kim Il Sung o Kim Jong Il estaba impreso en ese periódico, el responsable será tratado como un criminal peor que un asesino.

De hecho, en Corea del Norte la mayoría de los crímenes se perdonan y se olvidan con un pequeño soborno. Pero cuando se trata de los “Diez Principios...” nadie se atreve a arriesgarse al severo castigo que les sobrevendría si fueran sorprendidos aceptando sobornos.

En Corea del Norte, los “Diez Principios...” son el equivalente a los “Diez Mandamientos” de la Biblia, reemplazando todas las demás leyes y reglamentos y dictando todos los aspectos de la vida de los norcoreanos.

No se puede sobrevivir en la sociedad de Corea del Norte si se viola alguno de los “Diez Principios...”., y cualquier violación de alguno de ellos será sancionada dentro de los 15 días.

Oficiales norcoreanos caminan frente a las estatuas de Kim Il Sung y Kim Jong Il. KCNA via REUTERS
Oficiales norcoreanos caminan frente a las estatuas de Kim Il Sung y Kim Jong Il. KCNA via REUTERS

En Corea del Norte, si un crimen relacionado con Kim Il Sung o Kim Jong Il no se castiga en los 15 días siguientes, la persona responsable de castigar al culpable también será castigada severamente.

Nada se aprueba en Corea del Norte a menos que la censura‚ que funciona como filtro, garantice que se adule e idolatre al líder de forma excesiva. Así es como Kim Jong Il llegó a poseer tantas frases famosas utilizadas exclusivamente para describirlo.

Los “Diez Principios...” estipulan claramente que la ley más importante en Corea del Norte es respetar a Kim Il Sung , Kim Jong Il y Kim Jong Un como los líderes más altos y supremos.

Pero no son solo los norcoreanos quienes deben adherirse a estos “Diez Principios...”. Los surcoreanos y los extranjeros que visitan el país están obligados a cumplirlos también.

A los grupos de música de baile de Corea del Sur Jechs Kiss y Finkle, que actuaron en el ’2000 Peace and Friendship Music Concert’ celebrado el 5 de diciembre de 1999 en el Bonghwa Art Theatre en Pyongyang, se les dijo una y otra vez que no señalaran con el dedo al público mientras cantaban. Esto se debió a que la mayoría de las personas en la audiencia tenían insignias de Kim Il Sung prendidas en el pecho, y señalar a la audiencia puede considerarse como señalar con el dedo a Kim Il Sung, un acto blasfemo en Corea del Norte.

Kim Jong Un dirige un plenario del Comité Central del Partido Comunista. KCNA via REUTERS
Kim Jong Un dirige un plenario del Comité Central del Partido Comunista. KCNA via REUTERS

Debido a estas circunstancias, las palabras y los hechos de las personas que visitan Corea del Norte se convierten con frecuencia en el centro de controversia entre las alas izquierda y derecha. Y se dice que los funcionarios norcoreanos suplican a los visitantes extranjeros que ofrezcan flores frente a la estatua de Kim Il Sung u otros sitios de la revolución, para que puedan tomar fotografías de tales escenas para usarlas en propaganda tanto en el país como en el extranjero.

Todavía hay muchos investigadores y estudiantes de Corea del Norte en Corea del Sur que tienden a mirar a Corea del Norte solo a través de la propaganda y los materiales difundidos oficialmente por las autoridades norcoreanas. Pero para comprender la sociedad norcoreana hay que mirarla desde el punto de vista del pueblo norcoreano, buscando lo que dicta y oprime sus vidas.

Es necesario, por eso, mirar los “Diez Principios...”, ya que contienen todo lo que nos resulta difícil de entender sobre Corea del Norte, todos los aspectos que hacen la vida insoportable para las personas que habitan ese Reino Ermitaño.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El fracaso de Corea del Norte: mientras la población muere de hambre, Kim Jong-un goza de enormes privilegios y una vida de lujos

Kim Jong-un ordenó fusilar a cinco funcionarios del ministerio de Economía norcoreano que cuestionaron sus políticas

El infame “escuadrón del placer” de Corea del Norte: colegialas vírgenes seleccionadas para complacer a Kim Jong-un

MAS NOTICIAS