La ONU exigió a Turquía que mantenga a la basílica de Santa Sofía como un “espacio de encuentro entre culturas”

El gobierno de Erdogan reconvirtió el antiguo monumento en una mezquita

Turquía reconvirtió en mezquita la antigua basílica de Santa Sofía en Estambul (Reuters)
Turquía reconvirtió en mezquita la antigua basílica de Santa Sofía en Estambul (Reuters)

Dos expertos de Naciones Unidas han instado este viernes a las autoridades turcas a que mantengan la antigua basílica de Santa Sofía, reconvertida en mezquita por el Gobierno del país, como un “espacio de encuentro entre culturas” que “refleje la diversidad y la complejidad de Turquía y su historia”.

“Sería un error histórico que en este momento de dificultad global se tomen acciones que dividan a grupos religiosos y culturales en Turquía y más allá, en vez de unirlos”, han sostenido la relatora especial para los derechos culturales Karima Bennoune y el relator especial sobre la libertad de religión y creencias Ahmed Shaheed.

La luz del atardecer baña la basílica de Santa Sofía en Estambul, Turquía. EFE/Tolga Bozoglu/Archivo
La luz del atardecer baña la basílica de Santa Sofía en Estambul, Turquía. EFE/Tolga Bozoglu/Archivo

En este contexto, los expertos han expresado su "preocupación" de que la decisión del Gobierno de Turquía pueda cambiar el estatus del edificio y que su "implementación apresurada" pueda violar las obligaciones que contrajo el país con la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO, de 1972.

“Compartimos la preocupación de la UNESCO porque la transformación de un lugar de valor universal excepcional requiere una notificación previa y consulta con todos los interesados para garantizar que se respeten los Derechos Humanos de todos”, han explicado, remarcando que Santa Sofía es el lugar turístico más visitado de Turquía y que se trata de un monumento de “importancia mundial”.

Por otra parte, Bennoune y Shaheed han aludido a la importancia de la conservación del monumento, después de que hayan surgido informaciones contradictorias sobre las medidas implementadas en este sentido.

“Instamos al Gobierno de Turquía a que aclare los arreglos y garantice que los expertos en patrimonio cultural continúen siendo responsables de la conservación de este monumento. Los estándares internacionales y técnicos deben respetarse plenamente”, han señalado.

“CONQUISTA” Y “VISIÓN SUPREMACISTA”

Por otro lado, ambos expertos han aludido al lenguaje utilizado por el Gobierno de Turquía para referirse a la reconversión de Santa Sofía, destacando que denota el concepto de “conquista” y han puesto el foco también en que, durante el servicio de oración celebrado para marcar el cambio de estatus de la basílica, el jefe de la Agencia Estatal de Asuntos Religiosos exhibió una espada. A la ceremonia acudió el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Fieles asisten a las oraciones de la tarde y visitan la Gran Mezquita de Santa Sofía por primera vez después de ser declarada nuevamente una mezquita tras 86 años, en Estambul, Turquía, el 24 de julio de 2020. REUTERS/Umit Bektas
Fieles asisten a las oraciones de la tarde y visitan la Gran Mezquita de Santa Sofía por primera vez después de ser declarada nuevamente una mezquita tras 86 años, en Estambul, Turquía, el 24 de julio de 2020. REUTERS/Umit Bektas

"A la luz de estos acontecimientos, los expertos temen que el cambio de estatus de Santa Sofía hacia un lugar monolítico puedan reflejar una visión supremacista de la historia", han criticado.

Por último, han pedido tolerancia en general, con la esperanza de que la oposición a la designación de Santa Sofía como mezquita en otras partes del mundo refleje los valores universales y la no discriminación, en vez de ofrecer una visión monolítica competitiva que fomenta el odio contra los musulmanes.

“Es esencial abstenerse de instrumentalizar el patrimonio cultural y, en cambio, comprometerse con el patrimonio en su diversidad, de tal manera que permita que los derechos culturales prosperen para todos”, han zanjado.

Erdogan participó del primer rezo en Santa Sofía
Erdogan participó del primer rezo en Santa Sofía

El presidente turco firmó  hace dos semanas el decreto que anuló el estatus de museo, otorgado al edificio en 1934, y devolvió la titularidad a la Diyanet, el organismo público gestor de las mezquitas turcas que equivale a un ministerio.

Erdogan, un nostálgico del Imperio Otomano que busca ganarse el electorado conservador en medio de la crisis económica causada por la pandemia del nuevo coronavirus y un contexto regional difícil, ya se había mostrado en varias ocasiones favorable a convertir a Santa Sofía de nuevo en mezquita. El año pasado había calificado su transformación en museo de “gran error”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Primer rezo musulmán en Santa Sofía, la antigua basílica que el gobierno de Turquía convirtió en mezquita: hubo miles de fieles

MAS NOTICIAS