Los líderes mundiales no viajarán a la Asamblea General de la ONU y participarán con videos

Las alocuciones serán presentadas por el personal diplomático que cada país tiene de forma permanente en Nueva York, para evitar viajes y posibles contagios. El sistema podría alentar la participación de mandatarios que no suelen viajar a la cumbre

Asamblea general de la ONU (Shutterstock)
Asamblea general de la ONU (Shutterstock)

Los países de la ONU acordaron este miércoles que los líderes mundiales no viajen a Nueva York el próximo mes de septiembre y, en su lugar, intervengan con mensajes pregrabados en video en las sesiones de alto nivel de la Asamblea General de la organización.

Se esperaba que la reunión anual marcara la celebraciones del 75 aniversario del organismo mundial, pero el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sugirió en mayo que los líderes enviaran declaraciones en video debido a los posibles problemas para viajar.

La medida, que responde a la pandemia del coronavirus, fue aprobada formalmente ahora por los 193 Estados miembros. La idea es que un diplomático de cada país se pueda sentar en el hemiciclo de la Asamblea y que quienes lo hagan sean miembros de las delegaciones que los países tienen de forma permanente en Nueva York.

El pleno se vería casi vacío, solo con representantes de las delegaciones permanentes
El pleno se vería casi vacío, solo con representantes de las delegaciones permanentes

Esa persona se encargará de presentar el mensaje en video de su jefe de Estado o de Gobierno, que será retransmitido en las pantallas de la gran sala donde, habitualmente, se reúnen cada septiembre los líderes de todo el mundo.

El sistema virtual podría alentar la participación de mandatarios que no suelen participar de las reuniones, como el dictador norcoreano Kim Jong-un, que nunca ha viajado a la cumbre en su rol de supremo líder.

Las reuniones de alto nivel de la Asamblea General convierten cada año a Nueva York durante unos días en la gran capital de la diplomacia internacional, con una infinidad de reuniones y actos paralelos que, en esta ocasión, la ONU anima a celebrar de forma virtual para evitar la expansión del coronavirus.

La organización ha optado por un enfoque muy cauto y ha limitado al máximo las actividades en su sede central desde el pasado mes de marzo, cuando Nueva York se convirtió en uno de los grandes focos de la pandemia.

Esta semana, Naciones Unidas inició una primera fase de su reapertura, un paso muy limitado y en el que la mayor parte de funcionarios siguen trabajando de manera remota.

El coronavirus ha infectado al menos a 15,1 millones de personas y ha provocado más de 619.000 muertes oficiales en todo el mundo, según un recuento de Reuters.

(Con información de EFE y Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR