El ex CEO de Google dijo que “no hay dudas” de que Huawei envía datos al régimen chino

Eric Schmidt está seguro que las prácticas de la empresa tecnológica que responde a Beijing comprometen la seguridad de los países

Eric Schmidt, ex CEO de Google. Dice estar seguro que Huawei desvía datos al régimen chino (Reuters)
Eric Schmidt, ex CEO de Google. Dice estar seguro que Huawei desvía datos al régimen chino (Reuters)

El ex director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, señaló que “no hay dudas” sobre las prácticas “no aceptables” de Huawei respecto al manejo de los datos de los usuarios que hace la empresa tecnológica china que responde al régimen de Beijing. “No hay duda de que Huawei se ha involucrado en algunas prácticas que no son aceptables en seguridad nacional”, dijo el ex CEO de la compañía norteamericana.

No hay duda de que la información de los enrutadores de Huawei finalmente terminó en manos que parecerían ser el estado. Estamos seguros de que sucedió”, señaló el ex alto ejecutivo según un comunicado difundido por CNBC. Las declaraciones de Schmidt llegan en un momento en que Huawei está en el ojo de la tormenta por sus vínculos con el Partido Comunista Chino (PCC) cuyo control está representado en su directorio, como en el de cualquier empresa de fondos chinos.

En las últimas semanas el Reino Unido avisó que pondría en estudio la adopción de la red 5G que propone la compañía paraestatal china. Lo mismo están evaluando democracias occidentales que no quieren ver comprometidas sus comunicaciones que podrían quedar en manos de Beijing. La normativa china obliga a las empresas multinacionales a tener un representante del estado en los directorios y tener acceso a la información que considere de interés para el país. Huawei, pese a insistir en que no es una empresa estatal, no explica cómo haría para evitar esta obligación legal a la que está sometida. Sus vínculos con el régimen y la defensa estratégica que Xi Jinping hace de la firma tampoco sirven para despejar esas dudas.

Ren Zhengfei, el ex ingeniero del ejército chino que fundó Huawei en 1987, le muestra las oficinas al presidente del régimen chino Xi Jinping (Reuters)
Ren Zhengfei, el ex ingeniero del ejército chino que fundó Huawei en 1987, le muestra las oficinas al presidente del régimen chino Xi Jinping (Reuters)

A principios de mes, los operadores de telecomunicaciones canadienses Bell y Telus anunciaron que dejarán de usar equipos Huawei en sus respectivas redes 5G. A su vez, indicaron que firmaron acuerdos con los rivales del gigante chino. La decisión tiene lugar en medio del deterioro de las relaciones entre ambos países. Es consecuencia sobre todo del arresto en el país de Meng Wanzhou, la ejecutiva de la compañía de telecomunicaciones china asociada al Partido Comunista que permanece en prisión domiciliaria desde diciembre de 2018 a pedido de Estados Unidos, que la acusa de fraude bancario.

Bell anunció que será Ericsson la empresa que suministrará su red y agregó que buscaría relanzar sus servicios 5G a medida que la economía canadiense salía de la cuarentena. El presidente de Bell Canada, Mirko Bibic, señaló en un comunicado que los innovadores productos de Ericsson en la tecnología de 5G y la experiencia de la compañía sueca en todo el mundo “serán claves en el despliegue de esta transformadora tecnología móvil” en aquella nación.

Respuesta del régimen

Como consecuencia de la embestida de Canadá contra Huawei, el régimen chino respondió acusando a dos detenidos canadienses de espionaje en un aparente intento por aumentar la presión contra el gobierno democrático. Además, buscan que se rechace la petición de Estados Unidos de extraditar a Meng Wanzhou, la directora financiera e hija del fundador de Huawei bajo arresto domiciliario en Vancouver. La poderosa mujer está acusada de cometer delitos financieros y tener vínculos con el régimen teocrático de Irán.

Michael Kovrig fue acusado en Beijing de supuestamente espiar secretos de estado e inteligencia. Los cargos contra Michael Spavor se presentaron en la ciudad de Dandong, cerca de la frontera con Corea del Norte, por la sospecha de que espió para una entidad extranjera y proporcionó ilegalmente secretos de estado. Los cargos fueron anunciados por la fiscalía del estado en breves publicaciones en redes sociales.

La relación entre Canadá y China está en su peor momento desde la sangrienta represión del ejército chino en las manifestaciones prodemocracia centradas en la Plaza de Tiananmen, en Beijing, en 1989. Las tensiones parecen estar causando más daño a la reputación de Huawei en América, con dos de las tres mayores empresas de telecomunicaciones de Canadá, Bell Canada y Telus Corp., anunciando que decidieron no utilizar al gigante tecnológico chino para sus redes inalámbricas 5G de próxima generación.

Huawei es el mayor proveedor del mundo de equipos empleados por empresas telefónicas y de internet, pero desde hace mucho tiempo ha sido visto como un frente de espionaje del ejército y los servicios de seguridad chinos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Canadá cierra sus puertas a Huawei: las dos principales empresas de telecomunicaciones abandonaron el equipo 5G del fabricante chino

Golpe de Estados Unidos a Huawei: corta su acceso a los proveedores mundiales de chips

Cómo fueron las maniobras de Huawei para ocultar sus operaciones prohibidas con el régimen de Irán

MAS NOTICIAS