Personas con máscaras en Beijing (REUTERS/Thomas Peter)
Personas con máscaras en Beijing (REUTERS/Thomas Peter)

La ciudad china de Wuhan (centro), donde irrumpió el nuevo coronavirus, renunció el lunes a disminuir las medidas de cuarentena que se aplican desde hace un mes, desdiciéndose del anuncio que se había hecho horas antes.

La metrópolis de 11 millones, aislada de facto desde el 23 de enero, había anunciado que los no residentes podrían salir de la ciudad bajo ciertas condiciones. Este anuncio fue declarado “inválido”, precisó el ayuntamiento más tarde en un comunicado.

Las autoridades habían autorizado a los no residentes de la ciudad china que quedaron atrapados por la cuarentena a viajar caso no presenten síntomas ni hayan estado en contacto con pacientes.

La capital de la provincia de Hubei, con sus 11 millones de habitantes, es considerada el epicentro del brote del coronavirus y ha estado en cuarentena desde el 23 de enero, cuando las autoridades cortaron los transportes públicos de entrada y salida.

La medida también preveía que los ciudadanos residentes de Wuhan que precisen seguir algún tratamiento médico no relacionado con la epidemia de COVID-19, también podrán ser autorizados a salir de la ciudad.

En este mismo caso están los enfermeros y personal sanitario que viajó a Wuhan para sumarse a la lucha contra la epidemia, y que no presenten cualquier síntoma.

De acuerdo con las instrucciones, las personas que estén dentro de los perfiles definidos deberán obtener la autorización con expertos sanitarios, aunque las salidas se harán de forma escalonada.

El transporte aéreo y ferroviario desde y hacia Wuhan sigue interrumpido por la cuarentena, y las autoridades permiten que solamente dos personas viajen en un vehículo, siendo que una de esas personas es el conductor.

Aquellas personas que sean autorizadas a salir de Wuhan, deberán registrarse con las autoridades sanitarias de la ciudad de destino y mantener una cuarentena de otros 14 días.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: