En el marco de la campaña para las elecciones a primer ministro británico, los líderes del partido conservador y del Brexit, Boris Johnson y Nigel Farage, se negaron a participar de un debate sobre cambio climático organizado por el medio local Channel 4. En consecuencia, el canal decidió reemplazar los podios de ambos políticos por esculturas de hielo que se derritieron a lo largo del evento.

Estas dos esculturas, que representan la emergencia que enfrenta el planeta Tierra, tomarán el lugar de Boris Johnson y Nigel Farage esta noche luego de que declinaran nuestra invitación a participar de un debate de líderes sobre cambio climático”.

Los otros candidatos -Jeremy Corbyn, del partido Laborista, Jo Swinson del Liberaldemócrata, Nicola Sturgeon del Partido Nacional Escocés, Adam Price de Plaid Cymru y la co-líder del partido Ecologista Siân Berry- sí participaron.

Enterado de la decisión del canal, los Conservadores enviaron a un miembro del gabinete, el ex ministro de Ambiente Michael Gove, al canal a intentar tomar el lugar de Johnson en el podio. Sin embargo, el canal rechazó la invitación. Gove publicó en sus redes sociales un video del momento.

El partido Conservador, actualmente a cargo del Gobierno, envió una carta al ente regulador de comunicaciones calificando la decisión como “una clara puesta en escena partidaria”. Esto, indicó, “representa una clara violación del código de transmisión”.

El medio estadounidense Buzzfeed reportó que, de lograr la mayoría de los votos en las elecciones del 12 de noviembre, la administración de Boris Johnson consideraría rever la licencia del canal para operar. Channel 4 es propiedad del Estado británico y su existencia depende de legislación que podría ser alterada por el Parlamento, consignó The Guardian.

Boris Johnson. Foto: REUTERS
Boris Johnson. Foto: REUTERS

Más allá del evento del jueves, el panorama es auspicioso para el partido Conservador. Según un sondeo de la encuestadora YouGov, que predijo con precisión el resultado de las elecciones de 2017, los conservadores ganarán 359 de los 650 escaños, lo que significaría su mejor resultado desde la victoria de Margaret Thatcher en 1987.

El Partido Laborista -principal espacio opositor- va camino a lograr 211 asientos, frente a los 262 actuales, según el modelo. El Partido Nacional Escocés (SNP) alcanzaría los 43 escaños, los Liberaldemócratas lograrían 13 y el Partido del Brexit se quedaría sin representación parlamentaria.

Boris Johnson, prometió que va a “culminar el Brexit”, asegurando en el programa electoral de su Partido Conservador que llevará el acuerdo de salida al Parlamento británico antes de Navidad, descartando la posibilidad de más retrasos al divorcio con la Unión Europea.

El programa de Johnson tiene como objetivo marcar las distancias con el Partido Laborista, que propone aumentar los impuestos sobre las empresas más ricas y grandes para financiar una gran expansión de los servicios estatales, prometiendo no subir los impuestos si los conservadores ganan las elecciones.

Con información de Reuters

Más sobre este tema: