Jeremy Hunt, canciller británico (Reuters)
Jeremy Hunt, canciller británico (Reuters)

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, dialogó telefónicamente este domingo con sus homólogos de Francia y Alemania sobre el petrolero interceptado por el régimen de Irán en el Estrecho de Ormuz.

En una nota oficial, la cancillería informó que Hunt se comunicó con el ministro francés Jean-Yves Le Drian y con el alemán Heiko Maas para discutir la "detención ilegal" del navío tanque.

De acuerdo con esa nota, los dos ministros coincidieron con el diplomático británico en que "el tránsito seguro de navíos por el Estrecho de Ormuz es una prioridad para las naciones europeas, así como evitar una posible escalada" en las tensiones.

Los tres altos funcionarios "acordaron mantenerse en contacto y trabajar en conjunto".

La primera ministra Theresa May, en tanto, presidirá el lunes una reunión interministerial de crisis dedicada a la situación del petrolero británico "Stena Impero".

El momento en que el buque es interceptado por los Guardianes de la Revolución Islámica (AFP Foto/Guardia Revolucionaria de Irán)
El momento en que el buque es interceptado por los Guardianes de la Revolución Islámica (AFP Foto/Guardia Revolucionaria de Irán)

May, que dejará el gobierno el miércoles, y los miembros del gobierno analizarán "el mantenimiento de la seguridad de la navegación en el Golfo" durante la reunión que comenzará a las 9.30 GMT, indicó un comunicado oficial.

Por su parte, Irán advirtió que la investigación que decida el destino del petrolero británico capturado el viernes dependerá "de la cooperación" de la tripulación, mientras Londres estudia "una serie de opciones" antes de dar a conocer el lunes su respuesta.

Acusado de "no respetar el código marítimo internacional", el "Stena Impero" permanece en el puerto de Bandar Abbas (sur). Sus 23 tripulantes (18 indios, tres rusos, un filipino y un letón) "están en buen estado de salud", declaró Allah Morad Afifipoor, director general de la Autoridad Portuaria y Marítima de la provincia de Hormozgán.

"La investigación […] depende de la cooperación de los miembros de la tripulación del navío y también de nuestro acceso a las pruebas necesarias para examinar el caso", añadió en una entrevista para Press TV, el canal de información en inglés de la televisión estatal iraní.

El petrolero de bandera británica, propiedad de un armador sueco, fue capturado el viernes en el estrecho de Ormuz por los Guardianes de la Revolución iraníes.

Afifipoor dijo que el "Stena Impero" había "chocado con un pesquero" que "contactó con el petrolero pero no tuvieron respuesta". Las autoridades iraníes abrieron una investigación sobre las "causas" del accidente "conforme a la ley".

De acuerdo con la grabación de audio de los intercambios por radio cuya autenticidad confirmó el ministerio de Defensa británico, los Guardianes de la Revolución intimaron al petrolero a cambiar de rumbo.

Según la misma grabación poco antes de que la fuerzas iraníes abordasen el buque, una fragata británica que se encontraba en la zona contactó con el "Stena Impero" para decirle que su "paso en virtud del derecho internacional no debía ser perturbado, obstaculizado, bloqueado o frenado".

El sábado, el Reino Unido exhortó a Irán a rebajar las tensiones en el Golfo liberando al "Stena Impero". Londres calificó de "inaceptable" su captura, que suscita el temor a una nueva escalada.

Hunt anunció que el Ejecutivo informará el lunes al Parlamento de las "medidas suplementarias" que piensa adoptar. "Vamos a examinar una serie de opciones", declaró este domingo el secretario de Estado para Defensa, Tobias Ellwood, sin dar más precisiones.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: