Los agentes aduaneros del Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-El Prat detectaron el ingreso de un adulto mayor con comportamientos sospechosos y un aspecto poco usual. (Foto: Policía Nacional)
Los agentes aduaneros del Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-El Prat detectaron el ingreso de un adulto mayor con comportamientos sospechosos y un aspecto poco usual. (Foto: Policía Nacional)

Un hombre colombiano fue detenido en el aeropuerto de Barcelona, España, con medio kilo de cocaína escondido en su peluquín. El hombre fue descubierto por los agentes de la Policía Nacional por su actitud nerviosa y porque encontraron el bulto anormal en la parte alta de su cabeza.

De acuerdo con el diario La Vanguardia, la Policía Nacional realiza operativos de seguridad más exhaustivos en los aeropuertos españoles que reciben "vuelos calientes" o procedentes de países con antecedentes de tráfico de drogas y estupefacientes, por lo que no les sorprendió que el pasado 18 de junio un hombre de 65 años con actitud extraña documentara su llegada.

Los agentes aduaneros del Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-El Prat detectaron el ingreso de un adulto mayor con comportamientos sospechosos y un aspecto poco usual: portaba un peluquín con aspecto falso y demasiado abultado a pesar de tener un sombrero encima.

El viajero o "mulero", como fue identificado por las autoridades por transportar drogas, llegó a Barcelona en un vuelo procedente de Bogotá, Colombia, así que se aplicó en dispositivo de seguridad en todos los pasajeros como es habitual. El comportamiento nervioso del hombre con peluquín hizo que los oficiales pusieran más énfasis en su revisión.

"Su peluquín era muy curioso, pero los agentes de allí son muy expertos y se fijan sobre todo en la actitud. Les llamó mucho la atención lo nervioso que estaba al pasar el control de seguridad", declaró un oficial de la Policía Nacional a La Vanguardia.

El viajero o “mulero”, como fue identificado por las autoridades por transportar drogas, llegó a Barcelona en un vuelo procedente de Bogotá, Colombia. (Foto: Policía Nacional)
El viajero o “mulero”, como fue identificado por las autoridades por transportar drogas, llegó a Barcelona en un vuelo procedente de Bogotá, Colombia. (Foto: Policía Nacional)

Al realizar la inspección, los agentes aduaneros encontraron que el hombre tenía un un bulto anormal debajo del sombrero, así que decidieron solicitarle su postizo y fue en el fondo donde la Policía Nacional encontró un paquete envuelto en cinta negra y pegado a su cabeza.

Los oficiales informaron que el paquete pesó 503 gramos y contenía una sustancia de color blanco en polvo, la cual identificaron como cocaína tras realizarle diversos reactivos químicos conocidos como 'drogo test'.

Esta sustancia podría tener un valor, dependiendo de su pureza y el corte, mayor a los 30,000 euros (equivalente a USD 33653).

El hombre del peluquín fue acusado del delito contra la salud pública, por lo que fue detenido y puesto a disposición de la Autoridad Judicial correspondiente por el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Policía Nacional, desde el día que fue detenido a finales de junio en el Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-El Prat.

"El ingenio de los narcotraficantes no tiene límite a la hora de querer burlar los controles", indicaron las autoridade en un comunicado.

La Jefatura Superior de Catalunya hizo público este caso este martes aunque ocurrió hace casi un mes.

Los oficiales informaron que el paquete pesó 503 gramos y contenía una sustancia de color blanco en polvo que identificaron como cocaína. (Foto: Policía Nacional)
Los oficiales informaron que el paquete pesó 503 gramos y contenía una sustancia de color blanco en polvo que identificaron como cocaína. (Foto: Policía Nacional)

El diario El Mundo indicó que durante 2018 la Policía Nacional logró incautar más de 100 kilos de cocaína sólo en el Aeropuerto de Josep Tarradellas Barcelona-El Prat.

Ocultaban droga en en piedras

En junio de este año la Policía española halló 785 paquetes, con un kilo de droga cada uno, ocultos entre falsas rocas de gran tamaño en una nave industrial ubicada a las afueras de Madrid, España.

Durante el operativo, los oficiales detuvieron a 11 personas que fueron sorprendidas cuando picaban las piedras para extraer la droga escondida entre grandes piedras minerales.

La Dirección General de la Policía informó que investigaron en un inicio a un matrimonio de alto poder adquisitivo, porque parecían liderar una banda de tráfico de drogas en Madrid.

Durante las pesquisas hechas por la Policía Nacional y la Agencia Tributaria descubrieron que esta pareja trabajó en conjunto con un hombre que sirvió de enlace con una organización criminal mexicana.