Benjamin Netanyahu (AFP)
Benjamin Netanyahu (AFP)

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, reclamó este lunes "sanciones inmediatas" contra Irán de parte de la comunidad internacional si Teherán supera, como lo anunció, los límites de reservas de uranio enriquecido autorizados por el acuerdo internacional de 2015.

Durante una ceremonia en Jerusalén, Netanyahu reclamó que la comunidad internacional aplique "inmediatamente" el mecanismo de sanciones ("snapback sanctions") previsto en el acuerdo de 2015 en caso de que la República Islámica lo viole. Irán anunció este lunes que sus reservas de uranio enriquecido pasarían por encima del límite impuesto por el acuerdo a partir del 27 de junio.

"en el caso de que Irán cumpla con sus amenazas actuales e infrinja el acuerdo nuclear, la comunidad internacional deberá aplicar de inmediato su mecanismo de sanciones que se acordó de antemano", declaró el jefe de Gobierno israelí.

Netanyahu, que insistió en que "Israel no permitirá que Irán logre [desarrollar] armas nucleares", agregó que el país "está a la vanguardia con Estados Unidos, con países árabes moderados y otros países en oposición a la agresión iraní", y denunció que Teherán "ha incumplido su promesa de informar con sinceridad sobre su programa nuclear a la comunidad internacional".

Planta de agua pesada en Arak (Archivo)
Planta de agua pesada en Arak (Archivo)

Según anunció este lunes el portavoz de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI), Behruz Kamalvandí, Teherán ha empezado la cuenta atrás para que las reservas superen en 10 días el límite de 300 kilos de uranio enriquecido, con lo que no ampliará el plazo del ultimátum dado a la otra parte del acuerdo nuclear de 2015 para cumplir sus compromisos.

El Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés) estipula que Irán debe exportar sus excedentes de uranio y de agua pesada cuando estos sobrepasan los 300 kilos y las 130 toneladas, respectivamente, para impedir que pueda desarrollar la bomba atómica.

Este acuerdo se ha visto seriamente perjudicado desde que el año pasado Estados Unidos decidiera retirarse unilateralmente del pacto y volver a imponer a Irán sanciones, que el resto de firmantes (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) no han logrado por ahora contrarrestar.

Reactor nuclear en Bushehr en Irán
Reactor nuclear en Bushehr en Irán

La retirada estadounidense recibió el firme apoyo de Israel, que considera a Irán una amenaza existencial.

El Gobierno de Netanyahu se opuso desde un principio al acuerdo y ha celebrado desde entonces todas las sanciones estadounidenses contra la república islámica para limitar su desarrollo nuclear.

Las sanciones de Estados Unidos y las tensiones con Irán han influido en la estabilidad reciente de Oriente Medio, con la crisis que volvió a escalar en los últimos días tras el ataque a dos buques cisterna en el golfo Pérsico, del que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado a Teherán, mientras que éste responsabiliza a Estados Unidos y sus aliados en la región.

Con información de EFE y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: