Oficiales de seguridad somalíes en una de las escenas de las explosiones del sábado en Mogadiscio  (REUTERS/Feisal Omar)
Oficiales de seguridad somalíes en una de las escenas de las explosiones del sábado en Mogadiscio  (REUTERS/Feisal Omar)

Al menos trece personas fallecieron y 17 resultaron heridas el sábado en dos explosiones en Mogadiscio, la capital de Somalia, según dijeron a EFE fuentes policiales.

Las explosiones tuvieron lugar por la mañana con un intervalo de unos 20 minutos de diferencia, según informó el medio local Goobjoog News.

Una ambulancia se dirige al lugar de una de las explosiones terroristas en la capital de Somalía (REUTERS/Feisal Omar)
Una ambulancia se dirige al lugar de una de las explosiones terroristas en la capital de Somalía (REUTERS/Feisal Omar)

La primera explosión tuvo lugar cerca de un punto de control de seguridad próximo recinto del Parlamento, después de que un vehículo lleno de explosivos detonara y fue en ella en la que murieron las 13 personas y fueron heridas 17.

La segunda explosión, acompañada de disparos, se produjo minutos más tarde cerca de la rotonda KM4, un punto de control y acceso al Aeropuerto Internacional de Mogadiscio, pero según indicaron fuentes oficiales a EFE no hubo fallecidos.

La zona de una de las explosiones del ataque terrorista del sábado en la capital de Somalía (REUTERS/Feisal Omar)
La zona de una de las explosiones del ataque terrorista del sábado en la capital de Somalía (REUTERS/Feisal Omar)

El grupo Al Shabaab reivindicó los ataques, asegurando que "apuntaban a dos puestos de control, uno en la ruta al aeropuerto y el otro en el camino que lleva al parlamento".

La organización terrorista se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar en Somalia un Estado islámico de corte wahabí.

El peor ataque de su historia lo sufrió en octubre de 2017 durante un atentado con camiones bomba que dejó 512 muertos en Mogadiscio.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.

REUTERS/Feisal Omar
REUTERS/Feisal Omar

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: