El Comando Central de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos publicó un video que muestras las fuerzas iraníes retirando una mina sin explotar de uno de los dos barcos sospechosos de haber sido atacados cerca del Estrecho de Ormuz.

El capitán Bill Urban, un portavoz del Comando Central, dijo que una una embarcación de la Guardia Revolucionaria retiró la mina del barco Kokuka Courageous.

Urban dijo en un comunicado que los ataques "son una clara amenaza para la libertad internacional de navegación y la libertad de comercio".

Añadió: "Estados Unidos no tiene interés en participar en un nuevo conflicto en el Medio Oriente. Sin embargo, defenderemos nuestros intereses ".

Imágenes que muestran dónde fueron atacados los barcos. (U.S. Central Command via AP)
Imágenes que muestran dónde fueron atacados los barcos. (U.S. Central Command via AP)

Los buques cisterna Front Altair y Kokuka Courageous navegaban frente a la costa de Irán cuando tuvieron que ser evacuados al incendiarse como consecuencia de un ataque de origen indeterminado.

Es el segundo incidente de este tipo en pocas semanas en esta zona estratégica y coincide con las tensiones crecientes entre Irán y Estados Unidos, que ya había señalado a Teherán de provocar los ataques similares ocurridos en mayo.

"La evaluación de Estados Unidos es que la República Islámica de Irán es responsable de los ataques", dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a periodistas.

En apoyo a esta acusación, citó el trabajo de los servicios de "inteligencia, las armas utilizadas, el nivel de experiencia que se necesita para ejecutar la operación, los recientes ataques iraníes similares en el transporte marítimo" y el hecho de que ningún grupo aliado de Irán que opera en el área "tiene los recursos y la capacidad para actuar con tal grado de sofisticación".

(U.S. Central Command via AP)
(U.S. Central Command via AP)

El régimen de Irán negó cualquier participación en los ataques del mes pasado y su canciller dijo que es sospechoso el momento en que ocurrieron los incidentes, debido a que el primer ministro japonés Shinzo Abe estaba en una reunión con el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Khamenei, en Teherán.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunió a puerta cerrada con carácter de urgencia. El embajador estadounidense, Jonathan Cohen, reiteró que todos los elementos parecían señalar a Irán, según los diplomáticos.

"Le pedí al Consejo de Seguridad que se mantenga al tanto del asunto y espero que tengamos más conversaciones al respecto", declaró el diplomático. "Si no reaccionamos, es posible que haya otros ataques".

"Irán rechaza categóricamente las acusaciones infundadas de Estados Unidos y las condena firmemente", replicó la misión iraní ante la ONU en un comunicado el jueves por la noche.

Con información de AP y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: