La popular serie transcurre en un mundo medieval ficticio que incluye también magia y dragones
La popular serie transcurre en un mundo medieval ficticio que incluye también magia y dragones

Los fanáticos chinos de la exitosa serie de televisión producida por HBO, Game of Thrones, se han quedado por el momento sin el esperado final develado el domingo en todo el mundo, luego de que la empresa local Tencent Video, dueña de los derechos de difusión en el país, pospusiera la transmisión alegando "problemas de transferencia".

El sexto y último capítulo de la octava temporada de Game of Thrones, que puso fin a la historia de esta serie que comenzó en 2011 y se ha convertido en un fenómeno global, fue transmitido el domingo a las 9:00 p. m. (EST) en todo el planeta. Se esperaba que en China el episodio se viera al mismo tiempo, es decir a las 9:00 a. m. del lunes.

Pero una hora antes Tencent Video informó a través de su cuenta oficial de Weibo, una de las principales redes sociales en China, que la transmisión debía posponerse.

Tencent Video es un gigante chino del streaming que cuenta con 89 millones de abonados, 900 millones de usuarios al mes y una facturación anual cercana a los 10.000 millones de dólares
Tencent Video es un gigante chino del streaming que cuenta con 89 millones de abonados, 900 millones de usuarios al mes y una facturación anual cercana a los 10.000 millones de dólares

"Queridos usuarios, lamentamos informarles que el sexto episodio de la octava temporada de Game of Thrones no estará disponible en forma online en el momento esperado debido a un problema en la transferencia del contenido. Los mantendremos informados de la nueva fecha", indica el comunicado.

Hasta el momento no se sabe nada más y la empresa no ha emitido nuevos comunicados. Los televidentes chinos, en tanto, han acudido a las redes sociales a descargar su frustración.

"Tantos abonados que han dado su confianza, y esta es la forma en la que les pagan", comentó un usuario en Weibo, destacando el costo de 15 yuanes por mes o 198 por año (unos 28,66 dólares) que se paga a Tencent Video para ver series exclusivas como Game of Thrones. "Vergüenza, vergüenza, vergüenza", indicaron desde varias cuentas.

La serie se convirtió en un fenómeno global que no solo convocaba a los fanáticos a ver los capítulos, sino también a discutirlos ampliamente en redes sociales (Foto: HBO)
La serie se convirtió en un fenómeno global que no solo convocaba a los fanáticos a ver los capítulos, sino también a discutirlos ampliamente en redes sociales (Foto: HBO)

Aunque también las recientes tensiones políticas entre los Estados Unidos, donde se produce la serie, y China se han colado en la ecuación y generado sospechas de censura, de acuerdo con los televidentes.

"¿Es esto el resultado de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China?", se preguntó un abonado de Tencent Video. "¿Qué sigue? ¿cortar la conexión de Internet entre China y Estados Unidos?", agregó.

China y Estados Unidos están enfrascados en un fuerte conflicto tarifario desde inicios de 2018, que pareció entrar en una fase de tregua durante la cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina. Pero en los últimos meses la llamada "guerra comercial" volvió a calentarse, luego de que Washington anunciara un aumento de aranceles en bienes por 200.000 millones de dólares y Beijing respondiera con medidas similares sobre bienes cuyo comercio está valuado en 60.000 millones de dólares.

Los presidentes de Estados Unidos y China, Donald Trump y Xi Jinping, encerrados en una guerra comercial (AFP)
Los presidentes de Estados Unidos y China, Donald Trump y Xi Jinping, encerrados en una guerra comercial (AFP)

En este contexto, la escalada de tensiones, que amenaza con provocar una caída en el crecimiento de la economía global y con generar pérdida de empleo, ha generado una ola de propaganda política contra Estados Unidos en los medios estatales chinos, como indicó la CNN.

Por ejemplo, el estreno de una nueva serie china filmada en los Estados Unidos, que narra las peripecias de una familia que envía a su hijo a estudiar a ese país, fue cancelado abruptamente, y la cadena estatal CCTV ha cambiado su programación usual para incluir numerosas películas viejas sobre la Guerra de Corea, donde los Estados Unidos y China combatieron enfrentados.

Todavía no hay pruebas de que el estreno del último capítulo de Game of Thrones haya corrido la misma suerte, pero, de hecho, la compañía ya suele aplicar una fuerte censura a los episodios, recortando escenas de sexo y violencia, para alinearse con la postura oficial del Gobierno de China, que busca "limpiar" contenidos "vulgares" y alejados de los valores socialistas que defiende.

Danaerys Targaryen, uno de los personajes principales de “Game of Thrones”
Danaerys Targaryen, uno de los personajes principales de “Game of Thrones”

Tencent Video, que cuenta con 89 millones de abonados y se estima que tiene unos 900 millones de usuarios al mes, firmó el acuerdo de distribución con HBO en 2014 y se ha convertido en el proveedor exclusivo de contenidos de este tipo en China, un país que ejerce fuertes controles en internet.

Pero aún con la censura, Game of Thrones ha adquirido popularidad en China al igual que en el resto del mundo, y se estima que el primer capítulo de la octava temporada fue vista en 20 millones de dispositivos, de acuerdo con Maoyan, un portal vinculado a Tencent Video.

Incluso en abril, el primer ministro Li Keqiang, uno de los hombres más poderosos de China, por debajo solo del presidente Xi Jinping, hizo una referencia a Game of Thrones durante una visita diplomática a la ciudad croata de Dubrovnik, donde se ha filmado parte de la serie.

(Con información de Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: