Khalid al-Falih, ministro saudita de energía
Khalid al-Falih, ministro saudita de energía

"El Reino condena este ataque cobarde (…) que no tuvo como objetivo sólo Aabia Saudita, sino la seguridad en el suministro de energía a todo el mundo y la economía internacional", declaró el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudita, Jalid Al Falih, en declaraciones difundidas por la agencia oficial SPA.

El ataque, perpetrado por los rebeldes hutíes, un grupo aliado del régimen de Irán, provocó un incendio que causó "daños limitados" en una de las instalaciones y fue luego contenido. Sin embargo, las operaciones en el oleoducto que conecta al este de Arabia Saudita con el puerto de Yanbu, en el Mar Rojo, fueron suspendidas temporalmente para que la empresa Saudi Aramco pueda evaluar mejor la situación.

"Esta acción confirma la importancia de hacer frente a todas las organizaciones terroristas que realizan estos actos de sabotaje, entre ellos los hutíes en el Yemen, apoyados por Irán", alertó el ministro saudita.

De hecho, el oleoducto atacado el martes serviría como alternativa a las exportaciones de crudo saudita si el estrecho de Ormuz, en la boca del Golfo, se cerrara. Irán ha amenazado repetidamente con cerrar el estrecho en caso de una confrontación militar con Estados Unidos.

Los hutíes han lanzado en varias ocasiones ataques con drones y misiles contra ciudades saudíes, pero esta es la primera vez que una instalación de la estatal Aramco fue atacada. Aun se desconoce el estado actual del oleoducto, conocido como Petroline.

Rebeldes hutíes levantan sus armas en Saná, capital yemení, durante una demostración en 2017 (Reuters)
Rebeldes hutíes levantan sus armas en Saná, capital yemení, durante una demostración en 2017 (Reuters)

Los rebeldes reivindicaron el ataque en "respuesta a agresores que continúan cometiendo un genocidio" contra el pueblo yemení, dijo su portavoz Mohammed Abdulsalam. Arabia Saudita interviene militarmente desde 2015 en el conflicto en Yemen para ayudar al gobierno frente a los rebeldes. Los hutíes cuentan con el apoyo de Irán y controlan amplias zonas del oeste y el norte de Yemen, incluyendo la capital, Saná.

Los ataques se producen en un momento de incremento de la tensión en el golfo Pérsico tras el sabotaje contra cuatro barcos el pasado fin de semana en aguas de la Zona Económica Exclusiva emiratí.

Uno de los misiles de fabricación iraní que suelen usar los rebeldes hutíes
Uno de los misiles de fabricación iraní que suelen usar los rebeldes hutíes

Esos actos se produjeron apenas tres días después de que Estados Unidos advirtiera de que este tipo de incidentes podrían darse y mientras varios barcos de guerra estadounidenses, entre ellos el portaaviones "Abraham Lincoln", se trasladan a la zona.

EEUU afirmó que tomó la decisión de trasladar los buques debido a "indicaciones" de que Irán se prepara para "llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región".

Con información de AFP, EFE y Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: