Skirmantas Strimaitis (AP)
Skirmantas Strimaitis (AP)

Un lituano se llevó una gran sorpresa al abordar su avión rumbo a Italia: él era el único pasajero a bordo del Boeing 737-800.

Skirmantas Strimaitis, quien viajó de la capital lituana Vilna a la ciudad italiana de Bergamo el 16 de marzo para esquiar, tuvo todo el avión para él. La aeronave tiene un cupo de hasta 188 pasajeros. Las únicas otras personas a bordo eran dos pilotos y cinco tripulantes.

La agencia de viajes Novaturas dijo que reservó el avión para traer de regreso a un grupo de personas de Italia, y para evitar que el avión fuera vacío, se vendieron boletos sólo de ida. Solo una persona compró uno de estos boletos.

Es algo que solo pasa una vez en la vida

Strimaitis dijo el martes que el viaje de más de dos horas fue "algo que solo pasa una vez en la vida".

No obstante, no es la única persona a la que le ha sucedido esto en los últimos tiempos. En julio del año pasado, Saad Jilani, de 28 años, viajó solo en un vuelo desde Corfú, Grecia, a Birmingham, Inglaterra.

Boeing 737-800
Boeing 737-800

Cuando abordó el avión que lo llevaba a su casa después de una boda, Jilani fue recibido por el personal, que le dijo: "Bienvenido a bordo de su jet privado, señor". Durante el viaje, tomó fotos de las azafatas haciendo una demostración de seguridad sincronizada antes de tomarse una selfie con todas ellas.

"El personal era increíble y estaba muy emocionado de que yo fuera la única persona en el avión con ellos. Aunque solo éramos ellos y yo, eran profesionales, pero nos reímos y bromeamos y fue genial", le dijo a The Sun. "Es una nueva ruta que están haciendo, por lo que mucha gente no lo habría sabido todavía".

Al principio fue emocionante y divertido. Me dejaron correr por los pasillos, bailando sola

La estadounidense Latsamy McAdoo se encontró en la misma situación en enero del año pasado en Tailandia. Se sorprendió al ver a un miembro de la tripulación de cabina cerrando las puertas cuando acababa de abordar el avión A319, que la llevaría desde Bangkok a la isla de Koh Samui.

"Al principio fue emocionante y divertido. Me dejaron correr por los pasillos, bailando sola. Pero luego el avión comenzó a dar saltos, realmente muchos saltos. Comencé a preocuparme. Afortunadamente, el piloto pudo aterrizar en la isla con relativa facilidad", escribió en una publicación de Instagram.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: