Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, vivió un momento incómodo este sábado durante la cumbre del G20 en Argentina cuando un periodista preguntó si su gobierno estaba dispuesto a reconocer el Genocidio Armenio ocurrido a principios de siglo XX.

El cronista se identificó como miembro de la colectividad armenia en Argentina y realizó su pregunta durante el final de la conferencia de prensa en la que el mandatario defendió la participación de su país en la guerra civil en Siria y criticó al gobierno saudita por el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi.

Visiblemente molesto, Erdogan sentenció que es "es imposible decir que Turquia ha realizado un genocidio".

"Debemos dejar hablar a los historiadores. 100.000 armenios viven en Turquía, nadie les dice que no pueden venir ni los echa del territorio", argumentó antes de pasar rápidamente a otra pregunta.

Recep Erdogan, presidente de Turquía (Reuters)
Recep Erdogan, presidente de Turquía (Reuters)

Se considera al Genocidio Armenio como un proceso de sistemático exterminio de la población armenia en Turquía comenzado en 1915 y culminado en 1923. Durante esos años se cree que hasta 1.500.000 armenios, según diferentes estimaciones, murieron en un período iniciado con el Imperio Otomano y continuado en la República de Turquía.

Desde entonces los sucesivos gobiernos turcos han negado consistentemente la existencia de un genocidio y rechazado cualquier intento de responsabilizarlos por las matanzas, deportaciones y discriminaciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: