(Reuters)
(Reuters)

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Liberman, ordenó hoy detener la transferencia del combustible a Gaza que pasa por Israel como respuesta a la violencia en la frontera.

Tras el repunte de las agresiones en la frontera entre Israel y Gaza que acabó hoy con la vida de 6 palestinos, Lieberman anunció que "Israel no va a tolerar el terror y la violencia contra los soldados del Ejército y los ciudadanos", según menciona la prensa local.

Esta decisión sucede pocos días después de que Israel permitiera que cientos de litros de combustible comprados por Catar entraran a la franja de Gaza para aliviar los cortes energéticos que sufren sus habitantes, con una media de 4 horas de electricidad al día.

A lo largo de la jornada se manifestaron unos 14.000 palestinos en la frontera. El Ejército israelí informó que algunos de los manifestantes arrojaron neumáticos en llamas, piedras, granadas y cócteles molotov a las tropas y otros colocaron un explosivo que estalló en un punto del sur de la valla provocando un incendio.

El comunicado militar también detalló que algunos manifestantes treparon la alambrada y entraron en Israel. "Como respuesta, las tropas del Ejército dispararon contra ellos. Los asaltantes murieron", agregó el comunicado.

Hasta ahora, ha habido más de 154 palestinos heridos por arma de fuego, incluidos 50 menores, 10 mujeres, 2 paramédicos y un periodista local, según fuentes sanitarias palestinas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: