No tardó en darse cuenta de que el trabajo de cirujano no era para él. El dinero no le alcanzaba y tendría que estudiar y esforzarse mucho más para progresar realmente. Así que decidió un cambio radical.

George Ragozin (a la izquierda) con uno de los turistas que le pagan fortunas por ir a cazar con él. En este caso, una leona
George Ragozin (a la izquierda) con uno de los turistas que le pagan fortunas por ir a cazar con él. En este caso, una leona

Se mudó con su familia a Sudáfrica y allí se adentró en un mundo completamente distinto, casi opuesto: de salvar vidas pasó a aniquilarlas. Sus víctimas, animales salvajes de todo tipo.

Un elefante, entre las víctimas del cazador
Un elefante, entre las víctimas del cazador

George Ragozin es hoy muy conocido entre los millonarios rusos —y de otros países de Europa del Este— que sienten la necesidad de vivir la adrenalina de matar animales. A ellos les ofrece expediciones de caza con todas las comodidades.

Ragozin les enseña a cazar a los que no tienen experiencia
Ragozin les enseña a cazar a los que no tienen experiencia

Por 5.000 dólares por persona se puede contratar un paquete que incluye 10 días días de safari para cazar ñus y y cebras. Por 21.000 dólares ofrece cazar leones, hembras y machos.

Todo tipo de animales en peligro va a cazar
Todo tipo de animales en peligro va a cazar

Los leopardos están entre los más caros. Los safaris duran 15 días y el costo asciende a 34.000 dólares. Por 55.000 dólares se puede acceder a una excursión de cinco días para cazar un rinoceronte blanco, o a una de 12 días para matar a un elefante.

Obviamente, Ragozin asegura que lo que hace es absolutamente legal. Pero algunas personas en Rusia tienen serias dudas.

Gana más de un millón de dólares al año
Gana más de un millón de dólares al año

"Ragozin Safaris" —así se llama su compañía— ofrece un servicio "premium", sólo apto para pocos. Por medio millón de dólares, lleva a los interesados a asesinar a un rinoceronte negro, un animal que se encuentra en grave peligro de extinción.

Lo que terminó de ponerlo en el centro de las críticas fue la difusión de algunas fotos en las que se lo veía cazando con sus hijas cuando eran niñas. Incluso defendió abiertamente que los menores aprendan a cazar, lo cual indignó a miles de personas en su país.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: