Un accionista llega a una reunión en las oficinas de Bonn (Alemania), donde se organizó una protesta (Reuters)
Un accionista llega a una reunión en las oficinas de Bonn (Alemania), donde se organizó una protesta (Reuters)

El grupo farmacéutico y de agroquímica alemán Bayer anunció este lunes que suprimirá la marca Monsanto después de la adquisición del gigante estadounidense de semillas y pesticidas.

Por otro lado, el grupo precisó que prevé completar la compra de Monsanto el 7 de junio por un valor cercano a los 63.000 millones de dólares, y agregó que se habían obtenido todas las autorizaciones necesarias de los reguladores. La empresa tuvo que vender algunos negocios por USD 8.800 millones a BASF para cumplir las condiciones.

"Bayer sigue siendo el nombre de la empresa. Monsanto como nombre de empresa no será mantenido", señaló el comunicado de Bayer publicado el lunes. Las marcas de los productos vendidos por Monsanto, sin embargo, van a mantenerse.

El grupo alemán no precisó ninguna explicación sobre esta supresión del nombre de Monsanto. Pero desde el anuncio de la adquisición de la empresa estadounidense a mediados de 2016, los defensores del medioambiente presionaron a las autoridades con protestas y manifestaciones en todo el mundo.

(AP Photo/Kamil Zihnioglu)
(AP Photo/Kamil Zihnioglu)

"Vamos a escuchar a los que nos critican y vamos a trabajar juntos", pero "el progreso no debe detenerse por el fortalecimiento de los frentes ideológicos", declaró Werner Baumann, el presidente de Bayer, en un comunicado.

Bayer, que junto con Monsanto tiene ahora 115.000 empleados, descontados los empleados de los negocios desinvertidos, pidió un crédito de 57.000 millones de dólares para financiar la transacción, que refinanciará con medios propios, la ampliación de capital con la que quiere obtener USD 7.000 millones y varias emisiones de deuda.

La adquisición de Monsanto, que empezó en septiembre de 2016, está valorizada en casi 63.000 millones de dólares con base en el valor de la deuda del objetivo en febrero de 2018.

Los reguladores de la competencia en los Estados Unidos y Europa ya dieron su visto bueno a la operación, aunque impusieron importantes cesiones de actividades al rival alemán BASF, por un valor de unos 9.000 millones de dólares (7.700 millones de euros).

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: