Sonriendo y tomados de la mano, el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se reunieron en la zona desmilitarizada entre ambos países el viernes en la primera cumbre de las dos Coreas en más de un década.

Kim baja las escalaras de un edificio, del lado norcoreano, junto a un grupo de guardaespaldas. Moon lo espera en el limite entre los dos países, sonriendo. El dictador norcoreano se acerca sonriente a saludar al presidente surcoreano.

Moon saludó a Kim en la línea de demarcación militar a las 09.30 hora local , con lo que convirtió a Kim en el primer líder norcoreano que pisa suelo surcoreano desde la Guerra de Corea de 1950-1953.

En un gesto no planificado, Kim invitó a Moon a cruzar brevemente la línea de demarcación hacia Corea del Norte, antes de que los dos líderes volvieran a Corea del Sur tomados de la mano.

Ambos recibieron flores de un niño y una niña de Corea del Sur, residentes de un pueblo situado en la zona desmilitarizada.

Al caminar sobre una alfombra roja desplegada para los dos jefes de estado, la pareja se encontró con una guardia de honor surcoreana vestida con trajes históricos y que tocaba música tradicional.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: