Los civiles kurdos tomaron sus pertenencias y se lanzaron a las rutas para escapar del avance de las tropas turcas (Reuters)
Los civiles kurdos tomaron sus pertenencias y se lanzaron a las rutas para escapar del avance de las tropas turcas (Reuters)

Al menos 98.000 personas han escapado del enclave kurdo de Afrin, en el noroeste de Siria, desde el inicio de la ofensiva de Turquía el pasado 20 de enero, según datos publicados este lunes por la Oficina de Coordinación Humanitaria (OCHA) de las Naciones Unidas en Siria.

En un comunicado, la OCHA apuntó que de esos desplazados al menos 75.000 han huido a la población de Tel Refat, mientras que 15.000 están en el pueblo de Nubul y 8.500, en Al Zahra, en el norte de la provincia siria de Alepo, donde también se ubica Afrin.

Tel Refat está bajo el control de las Fuerzas de Siria Democrática (SDF, en inglés), una alianza armada liderada por milicias kurdas YPG y apoyada por Estados Unidos, mientras que Nubul y Al Zahra son dos localidades de mayoría chiita dominadas por las tropas del gobierno del dictador sirio Bashar al Assad.

Al menos 98.000 personas huyeron a los pueblos de Tel Refat, Nubul y Al Zahra (AFP)
Al menos 98.000 personas huyeron a los pueblos de Tel Refat, Nubul y Al Zahra (AFP)

La OCHA denunció que los desplazados sufren restricción de movimientos en esos lugares ya que no se les está permitiendo alcanzar la ciudad de Alepo.

Por otro lado, aseguró que en Afrin permanecen unas 100.000 personas de las 323.000 que calcula que había en noviembre pasado antes del comienzo de la ofensiva.

El texto agrega que desde finales de enero 48 colegios han sido golpeados por los bombardeos aéreos y han sufrido daños parciales.

Asimismo, la OCHA subrayó que 310 escuelas llevan cerradas desde ese fecha con lo que sus alumnos no han podido asistir a clase desde entonces.

Además, los 16 colegios que existen en Tel Refat están sirviendo como refugios colectivos para los desplazados que han llegado de Afrin, con lo que no están siendo utilizados como escuelas.

Desde el inicio de la ofensiva, han fallecido al menos 289 civiles, entre ellos 43 menores de edad y 28 mujeres, según el último recuento del Observatorio Sirio para los Derechos humanos, principalmente en los bombardeos aéreos y de artillería llevados a delante por las fuerzas turcas.

Además han muerto cerca de 1.500 combatientes kurdos.

Tropas turcas y milicias aliadas ondean las banderas de Turquía y de la oposición siria en el centro de la ciudad de Afrin (Reuters)
Tropas turcas y milicias aliadas ondean las banderas de Turquía y de la oposición siria en el centro de la ciudad de Afrin (Reuters)

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció ayer que sus tropas y las milicias aliadas del Ejército Libre Sirio (FSA, en inglés) habían tomado la ciudad de Afrin, en la región homónima, tras expulsar a las milicias kurdas que la controlaban.

Ankara considera que las YPG kurdas son un brazo el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo guerrillero kurdo que opera dentro de las fronteras turcas y que es considerado "terrorista" por las autoridades locales.

Por esta razón se lanzó la operación "Rama de olivo" sobre el distrito de Afrin, una zona con mayoría kurda, y se espera que pronto se inicie una segunda ofensiva sobre Manbij, también en manos de los kurdos y ubicado al este.

Además, las tropas turcas y las milicias del FSA ya habían lanzado otra operación sobre territorio sirio en 2016, llamada "Escudo del Éufrates", que en aquel momento expulsó a yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) y a kurdos del YPG que operaban en el lugar.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: