Tres proyectiles fueron disparados este jueves desde la Franja de Gaza y uno impactó en el sur de Israel, durante una jornada en la que miles de palestinos han protestado por la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel.

Aunque un primer comunicado del Ejército israelí señaló que hubo "dos lanzamientos" desde Gaza, que hicieron saltar las alarmas de los consejos regionales de Hof Ashkelon y Shaar Haneguev aunque cayeron en el interior de la Franja y no traspasaron la frontera, un segundo comunicado afirmó que, en total, se lanzaron tres cohetes este jueves y uno de ellos tocó suelo israelí: debido a esto, Israel respondió con tanques y aviones contra puestos militares del grupo terrorista Hamas al otro lado de la frontera.

Hoy, cientos de palestinos se aproximaron a la línea divisoria de Gaza para protestar por la decisión de Trump, que también implica el traslado de la embajada estadounidense de Jerusalén a Tel Aviv, algo que, como ya ha manifestado Washington, puede demorarse varios años.

Los palestinos se enfrentaron a las tropas israelíes que patrullan el área y que respondieron con disparos, hiriendo a seis personas, una de las cuales está en estado crítico, según fuentes médicas.

(AFP Photo/ SAID KHATIB)
(AFP Photo/ SAID KHATIB)

El grupo terrorista Hamas, que tomó el control de Gaza por la fuerza en 2007 y está en un proceso de reconciliación con el movimiento nacionalista Fatah, que gobierna en Cisjordania, para ceder la administración de la Franja y poner fin a la diez años de división política, ha pedido que mañana se inicie la tercera intifada como respuesta al anuncio de Trump.

Ismail Haniye, jefe político del movimiento islamista, advirtió este jueves en una rueda de prensa en ciudad de Gaza que Trump "se arrepentiría de su decisión" y llamó a la celebración de una reunión entre todas las partes palestinas para discutir sobre la situación y acordar las medidas políticas para seguir ante los acontecimientos.

Hamas ha pedido que mañana, viernes, día sagrado musulmán, sea un "día de ira" y se prevé que aumente la tensión y se repitan las concentraciones que se registraron hoy en los territorios ocupados, ante lo que el Ejército ha reforzado las tropas en Cisjordania con varios batallones.

(Con información de EFE)

LEA MÁS: