Las autoridades italianas decomisaron en Calabria un cargamento de pastillas sintéticas por un valor de 58 millones de dólares y destinada a milicianos yihadistas del grupo Estado Islámico.

Se trata de un cargamento de "más de 24 millones de pastillas de la llamada droga del combatiente", explicó la sección antiterrorismo de la fiscalía de Reggio Calabria.

La droga, una sustancia opiácea sintética procedente de India, fue incautada en el puerto de Gioia Tauro, en Calabria, al sur de Italia. "La venta en el mercado negro habría producido unos 50 millones de euros, ya que cada pastilla se vende a unos dos euros en el norte de África y Oriente Medio", precisa el comunicado.

Tramadol, un analgésico, provoca excitación y aumenta la capacidad de resistencia ante el esfuerzo y la tensión física.

"Según informaciones de servicios de inteligencia internacionales, el tráfico del fármaco Tramadol está administrado directamente por el grupo Estado Islámico para financiar las actividades terroristas que la organización planifica en Libia, Siria e Irak", subraya la nota.

La operación contó con la colaboración de la estadounidense DEA y no se descarta el apoyo de la mafia calabresa, la 'Ndrangheta, en el tráfico de la droga del combatiente.

El cargamento, que viajó empaquetado en cajas de cartón, partió de India con destino a Misurata, ciudad de Libia hasta hace poco ocupada por los yihadistas.

Combatientes del Estado Islámico (AP)
Combatientes del Estado Islámico (AP)

En mayo pasado la policía de aduanas descubrió en Génova un cargamento de 36 millones de pastillas de esta droga escondidas en frascos y botellas de jabón. Las autoridades italianas están preocupadas por el empleo del puerto de Gioia Tauro, en Calabria, como centro de numerosas operaciones y tráficos ilegales.

"Sabemos desde hace mucho tiempo que la 'Ndrangheta tiene relaciones con organizaciones del Oriente Medio, y aunque el puerto está sometido a fuerte vigilancia, hemos descubierto a varios traficantes con conexiones justamente con organizaciones que operan en Oriente Medio", reconoció el fiscal local, Gaetano Paci.

Para el experto italiano Riccardo Gatti, director del sector contra la drogadicción del mayor centro de salud de Milán, las personas que consumen Tramadol como droga buscan los mismos efectos de la heroína, es decir estar como atontados y no tanto acelerar el deseo de combatir.

Según el diario Repubblica, en Europa fueron realizadas 2.467 incautaciones de Tramadol en 2015.

(Con información de EFE y AFP)

LEA MÁS: