El crucero acababa de zarpar del puerto el pasado 28 de agosto. Se suponía que, dada la envergadura de la embarcación, debía pasar lo más lejos posible de los muelles, para evitar incidentes. No es lo que hizo el capitán en esta ocasión.

Navegó tan cerca del mulle Marina del Nettuno que causó un tsunami en miniatura. Las olas destrozaron las estructuras de concreto y hundieron botes y barcos pequeños.

El crucero que causó el accidente fue nada menos que el Carnival Vista, el más lujoso de la Línea Carnival Cruise. Es uno de los pocos del mundo que tiene un cine IMAX en su interior, entre otras extravagancias.

Las autoridades italianas están investigando el accionar del capitán. Los destrozos causados por su maniobra fueron valuados en más de 250 mil euros.

Es casi inevitable recordar el lamentable caso de Francesco Schettino, capitán del Costa Concordia, que causó una tragedia en la que murieron 32 personas por pasar demasiado cerca de la costa de la isla italiana de Giglio. Schettino fue condenado el pasado 31 de mayo a 16 años de prisión.

LEA MÁS: