Hernán Cortés: en qué templo de la Ciudad de México descansan los restos del conquistador español

Durante más de un siglo, los restos de Cortés estuvieron escondidos en el muro de un importante templo de la Ciudad de México

Cortés es uno de los personajes más importantes de la historia de México. Foto: INAH
Cortés es uno de los personajes más importantes de la historia de México. Foto: INAH

Hernán Cortés es, sin duda, uno de los personajes más polémicos que hay en la historia que une a México con España. El hombre llegó a México con la idea de conquistarlo en 1519. Dos años después, se consolidaría la conquista.

Sin embargo, aunque es una pieza importante en la historia de México, poco se sabe sobre donde se encuentran los restos del español. Hernán Cortés falleció el 2 de diciembre de 1547, debido a una enfermedad pulmonar, en Sevilla, España.

Tras su muerte, su cuerpo fue enterrado en el monasterio de San Isidro del Campo, también en Sevilla, sin embargo, años más tarde sus restos fueron reubicados por cuestiones de espacio.

En el testamento de Cortés, el español pidió que antes de que se cumplieran 10 años de su muerte, su cuerpo debía ser regresado a México, que en ese tiempo aún era la Nueva España, para ser enterrado en un monasterio que él mismo mandó a construir en Coyoacán, sin embargo, este recinto nunca se concluyó, pues el cabildo de la ciudad había usado los recursos para otro proyecto.

En el templo de Jesús de Nazareno, en el Centro Histórico, descansan los restos de Cortés. EFE/ Mario Guzmán
En el templo de Jesús de Nazareno, en el Centro Histórico, descansan los restos de Cortés. EFE/ Mario Guzmán

A pesar de ello, los restos del conquistador fueron enviados a la Nueva España en 1566 en una urna cerrada, y depositados en la iglesia de San Francisco, en Texcoco. Para 1629 la urna volvió a cambiarse de lugar, tras la muerte de Pedro Cortés, quien fue el último integrante masculino de la descendencia de Hernán Cortés. Los restos de ambos fueron colocados en un templo Franciscano ubicado en la Ciudad de México.

Posteriormente, en 1794, la urna de Hernán Cortés fue llevada a la Iglesia de Jesús de Nazareno, en donde alguna vez Cortés dijo que quería ser enterrado.

Luego de consumarse la Independencia de México, en 1821, los restos de algunos personajes icónicos considerados héroes de la Guerra, fueron traídos a la Ciudad de México. Los restos de Cortés que permanecían en la Iglesia de Jesús de Nazareno, causaron ira a la población, por tratarse de la figura que trajo a los españoles a México, y quien inició la conquista.

En poco tiempo, la idea de profanar la urna y destruir los restos del español, fue volviéndose popular, y por ello, el administrador del hospital de Jesús de Nazareno, Lucas Alamán, decidió sacar la urna y esconderla para evitar que la sociedad se apoderara de ella. El primer lugar en donde la ocultó fue en la tarima del hospital, que se encuentra al lado de la iglesia, y que llevaba el mismo nombre, Jesús de Nazareno. Hoy, se conoce solamente como el Hospital de Jesús, y se encuentra sobre la importante avenida 20 de Noviembre, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, a unos pasos del Zócalo.

Este hospital fue fundado por el mismo Cortés en 1824 para atender a los soldados españoles heridos por la guerra que se llevaba a cabo contra los aztecas. De hecho, es el primer hospital que existió en el continente americano, y que hasta la fecha se conserva.

Hernán Cortés murió en 2 de diciembre de 1547. (Foto: INAH)
Hernán Cortés murió en 2 de diciembre de 1547. (Foto: INAH)

Lucas Alamán puso los restos de Cortés en un lugar secreto, y a la población se le dijo que el cuerpo de Cortés había sido enviado a Italia.

Alamán no quiso que los restos de Cortés se perdieran, y por ello, dio a conocer la verdadera ubicación de los restos del cuerpo en tres actas “secretas”. Una la entregó a la Embajada de España, otra la envió a los descendientes de Cortes, que vivían en Italia, y la última la guardó en el Patronato del Hospital de Jesús de Nazareno. Por más de un siglo, dichas actas permanecieron selladas.

Fue hasta 1946 cuando Indalecio Prieto, un político español exiliado en México debido al franquismo que se vivía en España, encontró una de estas actas en la Embajada de su país. Al leer la acta, se dio cuenta que los restos de Cortés permanecían ocultos en uno de los muros contiguos al altar del templo de Jesús de Nazareno.

El 24 de noviembre de 1946 comenzaron las labores para dar con la urna, y luego de horas de trabajo, se encontró la bóveda en donde descansaban los restos del español. Por acuerdo presidencial, se determinó que los restos fueran enviados al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en donde se determinó que los restos, efectivamente, pertenecían a Cortés.

En el templo de Jesús de Nazareno descansan los restos del conquistador español.
En el templo de Jesús de Nazareno descansan los restos del conquistador español.

Tras darse a conocer el hallazgo, gran parte de la población pedía que los restos de Cortes fueran destruidos, quemados, o tirados al mar, sin embargo, Prieto publicó una carta en la prensa en la que pedía que en vez de eso, Cortés fuera enterrado.

Al final, se decidió que la urna regresara al muro de la iglesia ubicada a un costado del Hospital de Jesús, en donde hasta la fecha descansan los restos del español, al lado de una placa de bronce en donde solo se lee Hernán Cortés 1485-1547, y su escudo familiar.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR