El “Flaco”: quién es José Ángel Rivera, brazo derecho del “Mayo” Zambada y objetivo prioritario de la justicia italiana

José Ángel Rivera Zazueta, el Flaco llegó a Italia en 2019, como representante del Mayo Zambada en Europa

El "Flaco" permanece prófugo de la justicia en Italia
El "Flaco" permanece prófugo de la justicia en Italia

En México, su nombre es casi desconocido, pero en Italia es —a ojos de la policía— uno de los capos más buscados por su papel de bisagra, entre los grandes capos del país europeo.

De carácter enérgico, José Ángel Rivera Zazueta, el Flaco, originario de Culiacán (México), y cuya huida es casi una leyenda, es uno de los principales lugartenientes de Ismael el Mayo Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, en Italia.

El Flaco llegó a la nación peninsular en 2019, como representante del veterano de Sinaloa. Sus funciones eran dar seguimiento a las operaciones de la organización criminal mexicana.

Presuntamente, la residencia de Rivera Zazueta se encontraba en Asia, donde coordinaba actividades relacionadas con drogas sintéticas y el envío de precursores químicos. Según llamadas interceptadas por el gobierno italiano, el Flaco estaría en una relación con una de las sobrinas del legendario capo mexicano, Amado Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos (1956-1997).

En medio, Armando Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos. Presuntamente, el Flaco, lugarteniente del Cártel de Sinaloa, mantendría una relación con una de las sobrinas de este capo legendario
En medio, Armando Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos. Presuntamente, el Flaco, lugarteniente del Cártel de Sinaloa, mantendría una relación con una de las sobrinas de este capo legendario

Tras la fachada de un negocio de importación y exportación de jabón, el mexicano controlaba laboratorios de producción de fentanilo en China, Vietnam y Taiwan, que están en el radar de la Agencia Antidrogas estadunidense (DEA) desde hace cuatro años.

En Italia, Rivera Zazueta está acusado de traficar por avioneta privada, 385 kilogramos de cocaína provenientes de Cartagena (Colombia) a la ciudad de Catania (Italia). El sinaloense, según las investigaciones, se apoyó en cuatro hombres de confianza: Salvador Ascencio Chávez —de origen mexicano, condenado en dos ocasiones por traficar cientos de kilos de cocaína a Canadá—, y tres ciudadanos guatemaltecos instalados en Europa: Luis Fernando Morales Hernández, alias el Suegro, Daniel Esteban Ortega Úbeda y Félix Rubén Villagrán López.

Sobre estos dos últimos, la justicia italiana anunció que se prepara su juicio para el próximo 11 de mayo.

La caza de uno de los capos más buscados de Italia

Este caso se encuentra dentro de la llamada Operación Halcón que comenzó la policía de Italia en 2019 tras alertas de la Interpol sobre envíos recurrentes de cocaína a Europa desde América Latina. El Cártel de Sinaloa, con vínculos en 50 países, buscaba nuevas rutas de trasiego en su imperio criminal.

Ya desde febrero del año pasado la policía de España comunicó sobre el operativo en que también fueron detenidos un español y un italiano en Barcelona, presuntos cómplices del grupo comandado por el Mayo Zambada.

Entonces se informó que un mexicano, principal operador del Cártel de Sinaloa, había llegado hasta Italia desde España y pretendía coordinar la distribución del narcótico entre mafias locales. Otro mexicano y tres guatemaltecos igual participaban en el negocio de tráfico internacional.

Ahora se sabe, por investigaciones del Proyecto de Informes sobre la Delincuencia Organizada y la Corrupción (OCCRP, por sus siglas en inglés), que la droga sería entregada a la ‘Ndrangheta, grupo de la mafia italiana que domina el comercio de cocaína en Europa y con operadores en los cinco continentes desde Calabria, una de las regiones más pobres de Italia.

Fue el pasado 15 de diciembre que el OCCRP reveló detalles de las intenciones del Cártel de Sinaloa para afianzarse en el mercado europeo, de ahí que los 385 kilogramos eran una prueba a la que seguirían más toneladas, como en años anteriores había traficado Joaquín Guzmán Loera, el Chapo.

Según documentos judiciales consultados por IrpiMedia, la Operación Halcón se constituyó con la ayuda de un informante, quien estaba involucrado en el envío del cargamento. Este sujeto alertó a las autoridades y proporcionó acceso a reuniones con el Flaco.

SEGUIR LEYENDO: