Departamento del Tesoro de EEUU alertó que apoyos a Pemex y a la CFE agotan recursos para gastos esenciales

La dependencia a cargo de Janet Yellen señaló a través de un informe semestral que el gobierno mexicano está dejando de lado la inversión en energías renovables que reduciría las tarifas a los ciudadanos

Rescatar a Pemex y a la CFE se ha convertido en prioridad para López Obrador (Foto: Especial)
Rescatar a Pemex y a la CFE se ha convertido en prioridad para López Obrador (Foto: Especial)

Sin nombrar directamente a Petróleos Mexicanos (Pemex) o la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Departamento del Tesoro de Estados Unidos alertó que el apoyo que da el gobierno de México para fortalecer empresas estatales deficitarias agota los recursos públicos para otros gastos esenciales.

Lo anterior fue publicado en el informe semestral sobre Políticas Macroeconómicas y Cambiarias de sus principales socios comerciales, mismo que fue entregado este 16 de abril al Congreso estadounidense.

Cabe mencionar que para este informe, el Tesoro de EEUU revisó y evaluó las políticas de los 20 principales socios comerciales del país durante 2020; es decir, el año de la pandemia por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (Covid-19).

En el documento que publicó la dependencia a cargo de Janet Yellen se señala que el subsidio que otorga el gobierno de la autollamada “Cuarta Transformación” margina la inversión en energía renovable que reduciría las tarifas para los ciudadanos.

Fachada del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en Washington, D.C. (Foto: Reuters)
Fachada del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en Washington, D.C. (Foto: Reuters)
La inversión insuficiente del sector privado amenaza con obstaculizar la recuperación y reducir el potencial de crecimiento a largo plazo. El costoso apoyo de México para aumentar el dominio del mercado de las empresas estatales deficitarias agota los recursos públicos para gastos esenciales y margina la inversión en energía renovable que reduciría los costos de los usuarios y liberaría espacio fiscal para inversiones más productivas y protección social

También se detalló sobre la situación económica de México previamente a la crisis sanitaria, así como los mínimos apoyos que otorgó el gobierno a empresas y familias para enfrentar la crisis, y que colocó al país en la lista para vigilar el sistema cambiario.

Sin embargo, el Tesoro de EEUU reconoció que las intervenciones en el mercado cambiario han sido mínimas y que México tiene un tipo de cambio flexible que ha servido de amortiguador de choques externos.

Subrayó que el país cuenta con un nivel importante de reservas internacionales que se suman al escudo financiero de la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI), así como del mecanismo de intercambio de divisas con la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

SHCP responde

(Captura de pantalla: Twitter)
(Captura de pantalla: Twitter)

Con relación al informe, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) respondió que no se está clasificando a México como una economía que manipula el tipo de cambio para obtener una ventaja comercial en el plano internacional.

Por lo tanto, negó que el país vaya a ser objeto de sanciones por parte del gobierno estadounidense. Explicó que incluir a México en la lista de países a monitorear en materia cambiaria se debe a un efecto metodológico derivado del nivel alcanzado en el intercambio comercial con el vecino del norte.

Otras advertencias

La visión del Tesoro, en la administración del presidente Joe Biden, no se aleja de lo que manifestaron funcionarios durante el gobierno de Donald Trump.

De acuerdo con legisladores de EEUU, la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, impulsada por AMLO, viola acuerdos del T-MEC (Foto: Especial)
De acuerdo con legisladores de EEUU, la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, impulsada por AMLO, viola acuerdos del T-MEC (Foto: Especial)

En enero pasado, el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, junto con los titulares de Energía y de Comercio, Dan Brouillette y Wilbur Ross, respectivamente, enviaron una carta a sus homólogos mexicanos, en la cual mostraron su preocupación por las acciones regulatorias del gobierno mexicano.

Aseguraban que se generaba “incertidumbre significativa sobre los procesos regulatorios de México, especialmente con respecto al sector energético, y han dañado el clima general de inversión”.

En octubre de 2020, un grupo de 43 congresistas estadounidenses dirigió una carta a Trump en la cual manifestaron su preocupación por los cambios regulatorios en el sector energético mexicano, argumentando que obstruyen inversiones de empresas del país vecino.

Ese reclamo se unió a otras misivas enviadas por cámaras de comercio, embajadores y legisladores en ese país, así como de algunos europeos.


SEGUIR LEYENDO: