Venganza, traición y política: la última reunión del “Vaquero”, líder criminal del Cártel del Golfo

Expertos aseguran que en la detención de Evaristo Cruz hubo un tema de traición. Al momento de su captura estaba apunto de reunirse con un cabecilla del CJNG para discutir el financiamiento de campañas electorales

La captura del presunto criminal y líder  del Cártel del Golfo, Evaristo Cruz, alias el "Vaquero" se convirtió en una prioridad para los Gobiernos de Tamaulipas y Agencias federales de los Estados Unidos (Foto: Twitter/JTFWest)
La captura del presunto criminal y líder del Cártel del Golfo, Evaristo Cruz, alias el "Vaquero" se convirtió en una prioridad para los Gobiernos de Tamaulipas y Agencias federales de los Estados Unidos (Foto: Twitter/JTFWest)

Mientras su fama crecía, el fin de su carrera criminal empezaba. Evaristo Cruz, alias el Vaquero supo administrar el poder que tenía frente al Cártel del Golfo. Contaba con el control de Matamoros, Tamaulipas (limítrofe con el estado de Texas, EEUU), que había convertido en su bastión. También, logró penetrar en Zacatecas y se sumó a la guerra que el Cártel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación protagonizan en esa región.

Alias el Vaquero y/o el Señor 46 era la figura más visible dentro del Cártel del Golfo, hasta su captura el pasado 6 de abril. Mantenía una rivalidad con César Morfín Morfín, el Primito, cabecilla de Los Metros, un brazo armado de la organización criminal del Golfo.

Su historia, como la mayoría de los jefes narcos, está marcada por la violencia y la traición. Esta se remite a 2019, cuando José Alfredo Cárdenas Martínez, alias el Contador —sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, fundador del Cártel del Golfo (CDG)—, fue detenido en San Luis Potosí. El Vaquero, entonces jefe de los Ciclones, una facción violenta del CDG, fue señalado de haber entregado a su antiguo jefe, el Contador.

Mario Alberto Cárdenas, apodado el Betillo —y quien pretendía hacerse del control del Cártel del Golfo— organizó a un grupo de sicarios para terminar con Evaristo Cruz; sin embargo, corrió con la misma suerte que el Contador, pues fue capturado en Estado de México, en junio de 2019. Desde prisión, el Betillo encomendó a un hombre identificado como el Escorpión 2, la tarea de asesinar al Vaquero y tomar el control de Matamoros, así como de las regiones controladas por Evaristo Cruz.

02/08/2020 Guardia Nacional de México..

El Ejército mexicano ha detenido en el estado mexicano de Nuevo León a Evaristo Cruz Sánchez, alias 'El Vaquero', presunto líder del Cártel del Golfo y uno de los delincuentes más buscados por la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas.

POLITICA 
EL UNIVERSAL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO
02/08/2020 Guardia Nacional de México.. El Ejército mexicano ha detenido en el estado mexicano de Nuevo León a Evaristo Cruz Sánchez, alias 'El Vaquero', presunto líder del Cártel del Golfo y uno de los delincuentes más buscados por la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas. POLITICA EL UNIVERSAL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Las huellas de esta guerra fueron las de encobijados, maniatados y torturados. Entre las víctimas de esta disputa se encuentra Wilberto Michel Cervantes Dorantes, alias el Comandante Willy, uno de los hombres más cercanos del Escorpión 2.

La guerra alcanzó a la familia directa de Osiel Cárdenas, siendo ésta la gota que colmó el vaso. Por esta razón, el Vaquero huyó a Nuevo León, donde fue detenido en el municipio de Salinas Victoria junto con sus escoltas.

El Vaquero, que hacía de todo, —desde tráfico de drogas, secuestros, y extorsiones— pretendía financiar campañas electorales en el centro y norte del país. Incluso el día de su detención estaba a punto de reunirse con un líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para discutir temas de narcofinanciamiento.

Las versiones indican que Raúl Cantú de la Garza, candidato a alcalde de Salinas Victoria, tenía al Vaquero en su nómina con un salario de poco más de 10,000 pesos. Este hecho deja ver los acuerdos que han permitido al Cártel del Golfo mantener brazos criminales en al menos cuatro estados del norte.

El Cártel del Golfo que durante décadas controló la llamada frontera chica entre Tamaulipas y Texas (EEUU) quedó muy debilitado tras la ruptura con su brazo armado, Los Zetas, un grupo criminal fundado por militares desertores, que poco después creó su propio cártel. Desde entonces, el sanguinario enfrentamiento entre los grupos por el control del territorio ha sido constante.

Como una muestra de los niveles de violencia que la disputa entre estos cárteles ha alcanzado se encuentra el asesinato de migrantes y algunos ciudadanos estadounidenses.

SEGUIR LEYENDO: