Un tiburón ballena varado en playa de Baja California Sur fue rescatado

Rescatistas, guías turísticos, capitanes de botes y más se unieron para salvar al animal de cinco metros

Un tiburón ballena se atoró en una playa de La Paz (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)
Un tiburón ballena se atoró en una playa de La Paz (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)

Los habitantes de La Paz, en Baja California Sur, se unieron para ayudar a un ejemplar de tiburón ballena que había quedado atrapado en la playa El Coromuel.

De acuerdo con una publicación en Facebook del Museo de la Ballena, el tiburón que medía alrededor de cuatro a cinco metros, se atascó en un banco de arena, por lo que ya no pudo seguir nadando a mar abierto.

“Celebrando el exitoso rescate de uno de nuestros residentes más bellos y reconocidos, un tiburón ballena. ¡Este tiburón de 4-5 metros de largo quedó varado ayer en un banco de arena en nuestra bahía y nuestros operadores turísticos locales respondieron rápidamente!”, comenzó la publicación del museo.

Según informó la publicación, el rescate se logró gracias a guías turísticos, investigadores, y capitanes de diferentes botes, además de miembros de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Los habitantes de La Paz se unieron para ayudar a un tiburón ballena que había quedado atrapado (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)
Los habitantes de La Paz se unieron para ayudar a un tiburón ballena que había quedado atrapado (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)

Durante casi dos horas se realizaron esfuerzos para mantener al tiburón hidratado. En las imágenes compartidas se puede observar que numerosas personas le lanzaban agua con las cubetas, mientras otros lo aseguraban con cuerdas. Tras lograr sacar al ejemplar, este pudo adentrarse al mar gracias a la marea alta.

“Gracias al arduo trabajo y la dedicación de todos los que asistieron a este varamiento pudimos sacar al animal del banco de arena a aguas más profundas donde pudo nadar con la marea alta entrante. Muchas gracias a nuestros operadores turísticos y guías locales que fueron los primeros en responder (Cucos Tours, Diana Cristina Tours, y Tesoro Tours), los investigadores locales de @whalesharkmexico y @mmape_lapaz, los capitanes de barco y nuestra autoridad gubernamental @profepa_mx, por toda su ayuda y colaboración en este rescate!”, escribió el museo.

Animales que salvaran a los humanos tras la pandemia

Del lado completamente opuesto del país, en Holbox, Quintana Roo, estos animales en peligro de extinción se han convertido en la esperanza de los habitantes de la entidad. Esto debido a que visita el Caribe cada año.

Desde 2001, visitantes de todo el globo arriban a esta isla, de unos 1,500 habitantes e idílico paisaje, ilusionados por observar y nadar brevemente junto al pez de piel oscura y puntos blancos, que llega a medir hasta 20 metros de largo.

Mientras algunos hidrataban al ejemplar, otros lo aseguraban con cuerdas (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)
Mientras algunos hidrataban al ejemplar, otros lo aseguraban con cuerdas (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)

El 2019 “fue uno de los mejores años que tuvimos”, dijo en septiembre Guillermo Torfer, director de VIP Holbox, empresa que organiza avistamientos en lancha de estos animales que llegan a la región entre mayo y septiembre.

“Desde enero, febrero, marzo ya nos habían reservado”, recuerda Torfer, quien hoy hace malabares para mantener su empresa de 16 empleados. El confinamiento nacional decretado a finales de marzo lo forzó a cancelar las reservaciones.

Habitantes de Holbox y pueblos cercanos en tierra firme como Chiquilá, Solferino y Kantunilkín extremaron precauciones y cerraron con retenes sus accesos por temor a la covid-19. Nadie pudo entrar por tres meses.

Corre la renta, corre la luz, corren sueldos, entonces tuvimos que empezar a apretar por todos lados”, relata Torfer sobre su negocio.

El tiburón ballena es un atractivo turístico (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)
El tiburón ballena es un atractivo turístico (Foto: Facebook@MuseoDeLaBallenaPage)

Desde junio, el gradual tránsito a la “nueva normalidad” les permitió a los operadores reanudar actividades aunque al 30% de su capacidad, tanto en los paseos que venden como en los turistas permitidos en las embarcaciones.

También cambió el origen de los clientes. Donde antes abundaban franceses o daneses, hoy se imponen los turistas nacionales. “Tenemos que ajustarnos un poco a la realidad”, reconoce Torfer.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: