Cómo prevenir los efectos del golpe de calor en perros y gatos

Nuestras mascotas no pueden regular la temperatura de su cuerpo, por eso son muy propensos a sufrir golpes de calor en primavera y verano. Aquí unos tips para actuar en caso de que tengan síntomas.

La temperatura corporal nomal de los perros y gatos está entre los 38 y 39ºC (Foto: Cuartoscuro)
La temperatura corporal nomal de los perros y gatos está entre los 38 y 39ºC (Foto: Cuartoscuro)

A medida que nos acercamos a los meses de primavera y verano, las altas temperaturas pueden provocar un problema de salud no sólo en tu cuerpo, sino también en el de tus mascotas, sobre todo en perros y gatos.

Uno de ellos es la hipertermia, mejor conocido como “golpe de calor”, un término utilizado para describir una elevación de la temperatura corporal, producido normalmente como respuesta a un disparador, muy parecido a la inflamación en el cuerpo o a un entorno caliente.

A diferencia de las personas, que utilizamos el sudor como medio para refrigerar el cuerpo, los perros y gatos tienen sus glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas, aunque también “ventilan” por la boca, por medio del jadeo.

Si estos no pueden expulsar eficazmente el calor, la temperatura interna de su cuerpo comenzará a subir. La temperatura corporal normal de los perros y gatos es entre 38 y 39 grados centígrados.

La gran mayoría de los casos, los golpes de calor no suelen ser tan riesgosos, pero por desgracia, también pueden ser graves y hasta resultar fatales.

A pesar de que los gatos son más independientes que los perros, debemos poner atención en su comportamiento durante épocas veraniegas (Foto: Pixabay)
A pesar de que los gatos son más independientes que los perros, debemos poner atención en su comportamiento durante épocas veraniegas (Foto: Pixabay)

Si bien la naturaleza es sabia y estos puntos les resultan suficientes, los golpes de calor en los peludos suelen darse más por la negligencia de sus propietarios. Por ello, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones para prevenir que tu mascota padezca un golpe de calor:

La negligencia de los propietarios es la principal causa de los golpes de calor en las mascotas (Foto: Cuartoscuro)
La negligencia de los propietarios es la principal causa de los golpes de calor en las mascotas (Foto: Cuartoscuro)

Algunas señales para saber si tu mascota está sufriendo un golpe de calor

Ante las altas temperaturas los rincones con sombra se vuelven los espacios favoritos de perros y gatos (Foto: Cuartoscuro)
Ante las altas temperaturas los rincones con sombra se vuelven los espacios favoritos de perros y gatos (Foto: Cuartoscuro)

Qué hacer si tu mascota tiene un golpe de calor

Si ya sospechas que tu perro o gato está padeciendo este trastorno, debes intentar disminuir de forma gradual su temperatura con toallas húmedas, que no lo cubran completamente, y con pulverizadores de agua.

En el caso de un gato, no lo hagas con demasiada frecuencia, pues no es conveniente que mantenga la piel húmeda durante mucho tiempo, ya que podría obtener hongos.

Además, tienes que ubicar a tu mascota en el lugar más fresco que puedas e intentar que beba agua. Sin embargo, no lo obligues a hacerlo si no la puede tomar por su cuenta.

Si la situación no mejora, llévalo urgentemente al veterinario. Un golpe de calor severo puede distinguirse cuando la temperatura corporal está por encima de 41 grados centígrados. De ser el caso, tu mascota podría necesitar una rehidratación por vía intravenosa.

Si los síntomas son muy graves, es importante llevar a la mascota inmediatamente con el veterinario (Poto: Pixabay)
Si los síntomas son muy graves, es importante llevar a la mascota inmediatamente con el veterinario (Poto: Pixabay)

Ten muy presente que el golpe de calor en los perros puede provocar un fallo multisistémico, como un colapso en el riñón o hemorragias internas. Está demás decir que, en estas circunstancias, la vida del animalito corre serio peligro si no es atendido en tiempo y forma.

Una vez en la veterinaria, el profesional controlará la temperatura, le dará líquidos y, en ocasiones, oxígeno. Posiblemente tome algunas muestras de sangre y monitoreará su tiempo de coagulación.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:



TE PUEDE INTERESAR