En el transcuros de la década, el narcotráfico ha consolidado su poder en México (Fotoarte: Steve Allen)
En el transcuros de la década, el narcotráfico ha consolidado su poder en México (Fotoarte: Steve Allen)

La violencia, las masacres, el terror de los enfrentamientos entre grupos criminales, además de la irrupción del gobierno en la batalla por detener el trasiego de droga se ha complicado en la última década: México pasó de ser el escenario de una guerra intestina a ver cómo el narcotráfico tomaba paso a paso el poder en el país.

Y es que, sobre todo desde 2006, con el lanzamiento de la llamada “Guerra contra el narcotráfico” que encabezó el presidente Felipe Calderón y que mandó al Ejército a las calles para combatir directamente a los Cárteles dominantes, los mexicanos han visto como año con año los índices de violencia e inseguridad crecen sin pausa.

Este año, además, se vivieron varios momentos puntuales que han puesto las pruebas más duras a Andrés Manuel López Obrador en el inicio de su sexenio (2018-2024) y que han provocado un rechazo unánime entre la oposición.

El narco muestra todo su poder

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)
Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)

Quizá el momento hasta ahora definitorio del gobierno del tabasqueño sea la captura y liberación de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. En octubre, fuerzas federales detuvieron al Chapito y horas después fue liberado.

Esto ocurrió después de que, alertados por la detención de uno de los operadores del Cártel de Sinaloa, sicarios de la organización provocaron pánico en Culiacán, donde Guzmán López había sido detenido, además de sitiar la urbe para impedir cualquier intento de trasladar a su líder no sólo fuera del estado sino del país, con dirección a los Estados Unidos.

Los criminales causaron terror y balaceras durante varias horas. Con la ciudad, bastión del Cártel, en llamas, el gobierno decidió liberar a Ovidio para “evitar la pérdida de vidas”. Con el Chapito libre, los críticos de López aseguraron que el gobierno se había doblegado ante el narcotráfico, en un evento más que simbólico sobre quién mandaba en el país.

Culiacán vivió horas de terror y pánico en octubre (Foto: Cuartoscuro)
Culiacán vivió horas de terror y pánico en octubre (Foto: Cuartoscuro)

Por si fuera poco, el gesto provocó el empoderamiento del Cártel del Pacífico, que pasaba por una época difícil luego de que Guzmán Loera fuera atrapado por tercera vez (y luego de dos fugas) por las autoridades en 2016 y, tras un veloz y eficaz juicio después de su extradición, condenado a cadena perpetua en territorio estadounidense.

El gobierno federal fue superado de manera sanguinaria por los grupos criminales en la misma semana que Ovidio Guzmán fue liberado: fue una emboscada por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en una localidad del estado de Michoacán, en el oeste de México, que provocó la muerte de 13 policías locales, así como nueve lesionados. Y fue, de acuerdo con los analistas, la más sanguinaria contra autoridades de cualquier nivel en el país.

La emboscada en Aguililla fue una de las peores hasta ahora efectuadas contra el gobierno, según expertos (Foto: Juan José Estrada Serafín/ Cuartoscuro)
La emboscada en Aguililla fue una de las peores hasta ahora efectuadas contra el gobierno, según expertos (Foto: Juan José Estrada Serafín/ Cuartoscuro)

Es la emboscada más potente”, señaló en su momento a Infobae México Alfonso Partida Caballero, profesor investigador del Observatorio sobre Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara. “Es la más sanguinaria. Las demás, las hacían en enfrentamientos contra otros grupos, ahora se les atravesó el gobierno”, dijo.

Y es que el CJNG se ha consolidado en esta década no sólo como el más sanguinario y violento de los Cárteles que predominan en México desde la década de los 80 del siglo pasado. Además, el grupo criminal dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, se ha consolidado como una de las organizaciones más poderosas del continente.

Primero aliado del Cártel de Sinaloa y luego su antagonista, El Mencho llevó al CJNG a predominar en territorio mexicano y a convertirse en uno de los más buscados por los gobiernos de México y de Estados Unidos.

Ascenso y caída de los grandes capos

Nemesio Oseguera Cervantes, alias
Nemesio Oseguera Cervantes, alias "El Mencho" (Fotoarte: Jovani Silva)

Oseguera Cervantes, junto a Ismael “El Mayo” Zambada, el elusivo líder tras las sombras del Cártel de Sinaloa, se han mantenido como los capos que no han sido capturados ni eliminados, aunque el primero estuvo cerca de caer en 2015.

El 1 de mayo de 2015, el gobierno federal, entonces encabezado por Enrique Peña Nieto, lanzó la llamada Operación Jalisco en dicho estado del occidente mexicano, donde participaron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el Ejército, la Secretaría de Marina, el CISEN (Centro de Inteligencia y Espionaje Federal) y la entonces activa Policía Federal.

El principal objetivo era claro: atrapar o eliminar al Mencho, y desarticular a su organización, ya en ese entonces una de las más importantes del país en el trasiego de drogas, entre otras actividades ilícitas.

El CJNG derribó un helicóptero de la Marina en 2015 (Foto: Cuartoscuro)
El CJNG derribó un helicóptero de la Marina en 2015 (Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, no estaban preparados para -la emboscada que tenía preparado el CJNG, la cual incluyó un lanzacohetes con el que acabaron derribando una aeronave de la Marina y provocando seis muertes. A lo largo de aquel día, tras el derribo del helicóptero, Jalisco se convirtió en el infierno: el grupo delincuencial realizó 39 bloqueos en 25 municipios del estado, incluida Guadalajara, la capital.

Otros han corrido con una peor suerte, incluido el hijo de Zambada, Vicente Zambada, El Vicentillo, detenido en 2009 junto a cinco colaboradores, en un barrio de la Ciudad de México.

A finales de aquel año, en diciembre, a punto de iniciar una nueva década, el gobierno federal, entonces a cargo de Felipe Calderón y en el marco de su estrategia de seguridad, se dio uno de los golpes más fuertes contra uno de los capos más prominentes: Arturo Beltrán Leyva.

La caída del líder de los Beltrán Leyva ocurrió en 2009 (Foto: Especial)
La caída del líder de los Beltrán Leyva ocurrió en 2009 (Foto: Especial)

El hombre, junto a sus tres hermanos, fue aliado del Cártel de Sinaloa, pero después se convirtió en su enemigo, al denunciar a Chapo Guzmán como un traidor, para aliarse con Los Zetas. Aquel 16 de diciembre, las fuerzas federales mexicanas dieron con el narcotraficante en Cuernavaca, Morelos, cercana a la capital del país.

Ahí, después de un largo e intenso enfrentamiento, fue asesinado “El Jefe de Jefes”. Unos meses después, fue detenido Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, teniente de la organización, que se convirtió en testigo protegido del gobierno.

La detención de otro de los tenientes de la banda, Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, unos días antes de Villarreal Barragán, provocó el inicio de la caída de los Beltrán Leyva, que ya sin sus líderes más prominentes generaron la creación de células que fundaron nuevos grupos o se aliaron con otros.

El líder de Los Caballeros Templarios fue detenido en 2015 (Foto: Cuartoscuro)
El líder de Los Caballeros Templarios fue detenido en 2015 (Foto: Cuartoscuro)

En estos 10 años, han muerto o han sido capturados varios de los capos más prominentes del momento, que han sido sustituidos rápidamente por otros líderes. En algunos casos, ocurrió lo mismo: las organizaciones que dirigían se escindieron y de los restos se han creado nuevas organizaciones, a veces incluso más violentas y crueles.

Entre ellos, fueron capturados Miguel Ángel Treviño, “El Z-40”, líder de Los Zetas, en 2013; Héctor Beltrán Leyva, en 2014; Omar Treviño, “El Z-42”, en 2015; Servando Gómez, “La Tuta”, líder de Los Caballeros Templarios, en 2015.

Por su parte, Ignacio Nacho Coronel fue abatido en 2010; en 2012 cayó Heriberto Lazcano, “El Lazca”, cuyo cadáver fue robado posteriormente por un comando; en 2014, el líder e ideólogo de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno, “El Chayo”.

El descenso a los infiernos

La propiedad donde se encontraron los cuerpos de la masacre de San Fernando (Foto: Especial)
La propiedad donde se encontraron los cuerpos de la masacre de San Fernando (Foto: Especial)

Esta década también tuvo momentos escalofriantes y difíciles de procesar. La década comenzó con la noticia de la masacre en la comunidad de San Fernando, Tamaulipas, donde 72 migrantes (58 hombres y 14 mujeres), en su mayoría centro y sudamericanos, fueron ejecutados, de acuerdo con las autoridades, por los Zetas, ya que se negaron a pagar para ser liberados y tampoco quisieron incorporarse al grupo criminal.

Un año después, en el mismo lugar, se encontraron, en fosas clandestinas, 193 cuerpos. La zona, que era uno de los pasos migratorios por donde se buscaba atravesar hacia Estados Unidos, se volvió uno de los más temidos de todo el norte.

En la comunidad de Allende, Coahuila, ocurrió también otra masacre parecida. Los líderes de los Zetas en ese entonces, el Z-40 y el Z-42, enfurecidos por considerar que sus aliados en dicho lugar estaban traicionando a la organización para colaborar con Estados Unidos, lanzaron una revancha en el lugar, donde desaparecieron entre 200 y 300 personas.

El paradero de los 43 normalistas desaparecidos todavía sigue siendo una incógnita (Foto: Cuartoscuro)
El paradero de los 43 normalistas desaparecidos todavía sigue siendo una incógnita (Foto: Cuartoscuro)

En 2014, también, la desaparición de 43 estudiantes de una escuela Normal en Ayotzinapa, en el sur del país, fue relacionada con el narcotráfico, ya que, según la entonces Procuraduría General de la República (PGR, ahora FGR) un grupo criminal local había ordenado a los normalistas “reventar” un acto político que desató los hechos posteriores que culminaron con su desaparición.

De acuerdo con la declaración de uno de los testigos, “Los Rojos” querían tomar la plaza de Iguala, a donde se dirigían los normalistas, a quienes “confundieron” con una operación rival. “Guerreros Unidos” es la organización supuestamente responsable de su desaparición.

El gobierno mexicano concluyó después de las primeras investigaciones que los jóvenes habían sido asesinados en incinerados en el basurero de Cocula, en Guerrero. La llamada “verdad histórica” fue rechazada a nivel nacional e internacional y hasta ahora no se ha podido localizar a los normalistas ni sus restos.

La familia LeBarón ha sufrido una nueva tragedia en 2019 (Foto: Luis González/ Reuters)
La familia LeBarón ha sufrido una nueva tragedia en 2019 (Foto: Luis González/ Reuters)

Por su parte, la década también comenzó y ahora termina con una tragedia en la que está involucrada la familia LeBarón.

La familia LeBarón llegó a México en la década de 1920 y se estableció en el estado de Chihuahua. Aunque pertenecían originalmente a la iglesia mormona, sus miembros se separaron de ella porque no querían dejar la poligamia.

En 2009, la familia sorprendió al país cuando se negó a ceder a la exigencia de un grupo criminal y no pagó el rescate de Erick LeBarón, de 17 años. Desde entonces, han encarado a estos grupos de la delincuencia en el norte del país, donde se asentaron.

Los LeBarón y los Langford sufrieron la pérdida de nueve personas, incluidos menores (Foto: José Luis González/ Reuters)
Los LeBarón y los Langford sufrieron la pérdida de nueve personas, incluidos menores (Foto: José Luis González/ Reuters)

Sobre la liberación de Erick se supo que el cautivo regresó con su familia sin que se pagara un sólo peso. Éste gesto los convirtió en un símbolo de la lucha contra la delincuencia organizada. Entonces, los LeBarón encabezaron movilizaciones y organizaron una autodefensa contra los criminales.

En junio de ese año se logró la detención de 25 presuntos miembros de la delincuencia organizada que habrían planeado el secuestro de Erick, pero días más tarde, en represalia, dos líderes de esta comunidad fueron secuestrados y asesinados como un mensaje de advertencia por el papel que desempeñaron para conseguir la libertad del joven.

Este año, tanto los LeBarón como los Langford fueron los protagonistas de una nueva masacre. En noviembre, 17 integrantes de las familias mormonas salieron en caravana de su rancho en La Mora, ubicada en el municipio de Bavispe, Sonora, hacia la comunidad de Galeana, en Chihuahua, cuando fueron masacrados en su camino. El saldo fue de 9 muertos, siete heridos y un bebé ileso.

El futuro

La estrategia de AMLO tampoco ha funcionado para
La estrategia de AMLO tampoco ha funcionado para "pacificar" al país (Foto: Cortesía Presidencia)

La estrategia de López Obrador, que proponía evitar la confrontación directa contra los grupos criminales, no parece conducir por ahora a buen puerto en el corto plazo. El 2019 es ya uno de los años más violentos en la historia del país desde que iniciaron los registros hace tres décadas y podría romper los récords de administraciones anteriores.

La creación de la Guardia Nacional tampoco ha mostrado en sus primeros meses de operaciones ninguna mejoría. En los últimos años, los expertos criticaron que las autoridades militares estuvieran encargados de las estrategias dedicadas a combatir el narcotráfico.

“El gobierno debería devolver las acciones antinarcóticos progresivamente a la autoridad civil. Después de esta década de luto, de matanzas sin castigo, de corrupción en las autoridades, es necesario pensar una política integral que visualice al narcotráfico más allá de un combate entre héroes y villanos”, escribió en 2016 José Luis Pardo Veiras en un artículo en el New York Times.

La creación de la Guardia Nacional tampoco ha aminorado el impacto de la violencia en el país (Foto: Juan Carlos Cruz/ Cuartoscuro)
La creación de la Guardia Nacional tampoco ha aminorado el impacto de la violencia en el país (Foto: Juan Carlos Cruz/ Cuartoscuro)

“En medio de estos extremos, la sociedad se ha tenido que adaptar a una situación de violencia permanente. La despenalización del consumo no arreglará un problema tan arraigado en el país, pero ayudará a que los mexicanos distingan la droga de la ‘Guerra contra el Narco’. Los consumidores de los narcotraficantes. Es el primer paso para aceptar que otra solución es posible”, añadió.

Sin embargo, a pesar de que fue la secretaria de gobernación de la administración actual, Olga Sánchez Cordero, quien propuso la legalización de la marihuana, el Congreso mexicano no ha actuado ni ha acelerado los procesos en las Cámaras, como habían prometido en su momento.

MÁS SOBRE ESTE TEMA