La DEA sugirió al gobierno mexicano la captura de Ovidio Guzmán lo antes posible, ésto desencadenó un operativo fallido (Foto: Especial)
La DEA sugirió al gobierno mexicano la captura de Ovidio Guzmán lo antes posible, ésto desencadenó un operativo fallido (Foto: Especial)

Así como un cuerpo abandonado por años no sea hace sano con dos días de dieta, el caos del narco que devora a México no se resuelve con remedios mágicos ni operaciones quirúrgicas.

El combate al crimen organizado en el país es muy complejo, por lo que se ha obligado a reaccionar a Estados Unidos. El escritor y experto en narcotráfico, J. Jesús Esquivel, documenta en su libro Una historia del narcotráfico contada por agentes (2015, Grijalbo) que al intensificarse la guerra contra los cárteles de la droga, un elemento ha estado presente en el país: la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés).

El interés del país vecino en intervenir en delitos de tráfico de drogas radica en que los ciudadanos de estadounidenses están fumando, inhalando e inyectándose en la vena la cotizada droga mexicana. Así, mientras una nación sufre muertes violentas por el control de zonas claves del narcotráfico, la otra ve cómo sus ciudadanos mueren en masa por las sobredosis.

El Dr. Javier Oliva y especialista en seguridad, entiende la intervención de la DEA en tierra azteca como como una forma de coordinación y apoyo al gobierno mexicano para conducir las operaciones contra el narcotráfico y lavado de dinero. “Recordemos que el crimen organizado es transnacional, entonces hay que enfrentarlo de manera multilateral”, señaló para Infobae México.

En 1979 se suscribió un acuerdo de extradicción de México a EEUU, que permite que el gobierno estadounidense juzgue y condene a criminales mexicanos.

El más reciente caso ocurrió el pasado mes de julio cuando el que fuera el capo más peligroso de México, Joaquín “El Chapo” Guzmán, recibió la sentencia de cadena perpetua.

El ex lider del Cártel de Sinaloa fue capturado, por tercera ocasión, en 2016 y extraditado al siguiente año por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Hace 36 días, la DEA realizó un viaje a Culiacán, Sinaloa, para constatar cuál es el estado del narco en México (Foto: Especial)
Hace 36 días, la DEA realizó un viaje a Culiacán, Sinaloa, para constatar cuál es el estado del narco en México (Foto: Especial)

Tras su sentencia, los hijos del capo han asumido un papel protagónico en el Cártel de Sinaloa, en una facción conocida como Los Chapitos. Con un perfil más bajo que sus hermanos, Ovidio Guzmán, fue visto por Estados Unidos como una pieza clave en el engranaje de la organización y enfrenta desde febrero cargos en ese país por narcotráfico.

En una acusación del Departamento de Justicia de EEUU se alegó que Ovidio y su hermano mayor, Joaquín Guzmán López, presuntamente conspiraron entre abril de 2008 y abril de 2018 para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana desde México y otros lugares para su importación a EEUU.

Dichos delitos desencadenaron la aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos de Ovidio Guzmán. Un operativo de 5 meses y una supuesta orden de la DEA concluyeron en la captura del supuesto criminal en Culiacán, Sinaloa, el pasado 17 de octubre.

Como lo afirma el Dr. Oliva, el papel de la DEA en tareas de narcotráfico en México funciona con un acuerdo en el que le autoriza a compartir información con las áreas de seguridad pública, para aportar elementos que permitan iniciar procesos judiciales en contra de los delincuentes.

Sin embargo, su rol se restringe al apoyo a autoridades policíacas nacionales para que éstas puedan fortalecer sus capacidades institucionales y efectuar investigaciones conducentes. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prohíbe de manera tajante a los agentes y militares extranjeros la portación de armas de fuego dentro del territorio nacional. En 1992, con la definición de las Reglas del Juego, a los agentes de la DEA les quedó totalmente prohibida la portación de armas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: