Un joven murió por balazos de unos sujetos armados. (Foto: NACHO RUÍZ /CUARTOSCURO)
Un joven murió por balazos de unos sujetos armados. (Foto: NACHO RUÍZ /CUARTOSCURO)

Juárez, Chihuahua, llegó a ser la ciudad más castigada de México durante la guerra contra el narcotráfico que emprendió el ex presidente Felipe Calderón Hinojsa durante su gobierno (2006-2012). El Cártel de Sinaloa, del ahora preso Joaquín, “El Chapo” Guzmán, emprendió una batalla campal en contra del Cártel de Juárez para apoderarse de la zona que, por su colindancia con Estados Unidos, es una plaza estratégica para el cruce de droga.

En 2017 se recrudeció la pugna entre las dos organizaciones y en 2008, el gobierno federal mandó por primera vez un contingente militar. A partir de entonces, la fronteriza región comenzó a vivir los peores años de la guerra.

El Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC) reveló que de enero a septiembre de este año, en Ciudad Juárez se cometieron 1,163 homicidios dolosos, es decir, cada día son asesinados al menos cinco personas.

Pero las cifras oficiales son aún más alarmantes. Según la Fiscalía General de la Zona Norte, por día se han llegado a abrir hasta 10 carpetas de investigación por asesinato.

En las últimas horas, un joven de 16 años fue asesinado de 13 balazos en la colonia 16 de septiembre. Otro fue ultimado en la colonia Francisco Sarabia. Además, la noche del lunes, al menos dos sujetos perdieron la vida y ocho vehículos fueron incendiados, en medio de un fuego cruzado entre civiles armados y policías.

Según la Fiscalía General de la Zona Norte, por día se han llegado abrir hasta 10 carpetas de investigación por asesinato el delito de asesinato (Foto: NACHO RUÍZ /CUARTOSCURO)
Según la Fiscalía General de la Zona Norte, por día se han llegado abrir hasta 10 carpetas de investigación por asesinato el delito de asesinato (Foto: NACHO RUÍZ /CUARTOSCURO)

De acuerdo a las autoridades estatales, el reclutamiento de jóvenes y las pugnas por los puntos de la venta de droga al menudeo, han sido los causantes del repunte en el delito de homicidios.

Según Noticieros Televisa, la enemistad entre células resurgió por la venta de drogas en la entidad, en específico el narcótico conocido como “crystal”. Al respecto, Jorge Nava, fiscal General de la Zona Norte, dijo a Televisa que mucha de las drogas que tradicionalmente pasaban por Juárez rumbo a Estados Unidos, ahora se quedan en la ciudad chihuahuense, lo que también ha desatado un problema de adicciones terrible. “El último estudio nos habla de alrededor de 118,000 adictos”, especificó.

En la urbe, una de las más violentas del país, dominan subcárteles como los Mexicles, Los Artistas Asesinos, Los Aztecas, La Empresa, La Línea y Gente Nueva, que han comenzado a traficar con este tipo de narcóticos.

Las escisiones del Cártel de Sinaloa y de Juárez mantienen una lucha encarnizada por el territorio fronterizo. Ambas células criminales son los responsables de las miles de muertes en el territorio.

Chihuahua es uno de los tres estados ubicados en el llamado “Triángulo Dorado” mexicano, conocido a nivel internacional por tener una de las mayores concentraciones de cultivos de marihuana y amapola.

De acuerdo a informes, por lo menos 11 cabecillas son los que están disputando el control del narcotráfico en la entidad fronteriza.

A nivel estatal, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, reportó el homicidio de 1,628 personas de enero a agosto de 2019, siendo mayo el mes con mayor número de asesinatos registrados (237). En contraste, febrero reportó un menor número de ultimados, con 168.

Feminicidios: la sombra de la violencia que rodea a Juárez

(Foto: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO)
(Foto: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO)

“Nunca lo voy a superar así sean diez años, 20, nunca lo voy superar. Es mucha tristeza la que cargo en mi alma", asegura Carmen. El 27 de septiembre de 2011 el tiempo se detuvo. Ese día le entregaron los restos de su hija Mónica, de 18 años, tez blanca y once meses de desaparecida. Asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

La vida de Carmen estuvo en vilo casi un año. El 18 de octubre de 2010, su hija abordó un autobús hacia el centro de Juárez. Esa fue la última pista que dio un vecino sobre su paradero. Más tarde, su celular mandaba a buzón. Con cada hora de silencio, la angustia de Carmen crecía.

A poco más de 24 horas del cumpleaños de Mónica, su madre recibió la llamada de las autoridades de Chihuahua. “Encontramos a su hija, pero no como hubiéramos querido”. Mónica fue enterrada como era su voluntad, con la camisa y la bandera del equipo se fútbol Santo, en su natal Durango. Meses más tarde se condenaron a sus asesinos, quienes también eran responsables de los feminicidios de una docenas de mujeres más.

Según los diarios locales, Mónica fue asesinada cerca del arroyo El Navajo. Su madre ha leído esto una y otra vez pero aún no encuentra alivio.

Carmen asegura que el sufrimiento es colectivo ya que los feminicidios a su al rededor continúan existiendo. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a agosto fueron asesinadas al menos 26 mujeres; una con arma de fuego, diez con arma blanca y 15 con otro elemento no especificado.