El gobierno de Estados Unidos asegura que las mujeres también participan en el trasiego de droga (Foto: Archivo)
El gobierno de Estados Unidos asegura que las mujeres también participan en el trasiego de droga (Foto: Archivo)

En los últimos 15 días, dos mujeres ligadas al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se han visto involucradas en sucesos que han revelado que dentro de la organización desempeñan tareas importantes.

La primera es Esperanza 'N', detenida en Ciudad de México y acusada de haber disparado el 24 de julio en un restaurante de plaza Artz Pedregal a los israelíes Binyamin Yeshurón Sutchi y Alon Azulay.

La mujer, actualmente en prisión, confesó ser una sicaria contratada por el CJNG. Además, mensajes de la organización habían aparecido en los celulares de los israelíes, quienes habrían intentado estafar a la organización criminal.

Esperanza afirmó que el CJNG le pagó 5,00 pesos por asesinar a dos israelíes (Foto: Twitter)
Esperanza afirmó que el CJNG le pagó 5,00 pesos por asesinar a dos israelíes (Foto: Twitter)

El fin de semana, la Fiscalía General de la República (FGR) detuvo a Maine de la Cruz Rojas, ex reina de belleza que ganó el concurso de señorita bikini organizado por los casinos Caliente. Fue arrestada en San Luis Potosí junto a Edgar Herrera Pardo, alías "El Caimán".

De acuerdo con las autoridades, ambos tienen estrechos vínculos con Nemesio Oseguera Cervantes "El Mencho", jefe de la organización criminal.

Versiones extra oficiales apuntan a que es novia de "El Caimán", señalado por ser el jefe del cártel en Tijuana.

Maine, detenida el fin de semana con “El Caimán” (Foto: especial)
Maine, detenida el fin de semana con “El Caimán” (Foto: especial)

Pero además de sicarias y novias de jefes de plaza, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos tiene fichadas a ocho mujeres acusadas de lavar dinero para el CJNG.

Las primeras son las hermanas González Valencia, pertenecientes a la familia que comanda "Los Cunis", el brazo financiero del CJNG: Rosalinda (o Rosalía), esposa de "El Mencho", Noemí, Berenice, Marisa Ivette, María Elena, Érika y Abigaíl; así como su media hermana Estela Valencia Farías.

De acuerdo con el gobierno de EEUU su rol va más allá del área financiera, pues también estarían relacionadas con el trasiego de droga.

Rosalinda Gonzalez Valencia y Nemesio Oseguera formaron la alianza de sangre entre “Los Cuinis” y el CJNG. (Foto: Especial)
Rosalinda Gonzalez Valencia y Nemesio Oseguera formaron la alianza de sangre entre “Los Cuinis” y el CJNG. (Foto: Especial)

Rosalinda, mencionada como "La Jefa" fue detenida el 27 de mayo de 2018, acusada de ser la administradora del cártel y liberada el 6 de septiembre ante la falta de pruebas.

Jessica Johana Oseguera González, hija de "El Mencho", también funge como operadora del grupo delictivo, sin embargo, goza de un amparo judicial para evitar su detención, de acuerdo con el juicio de garantías registrado en el expediente 38/2018 ante el Sexto Tribunal Unitario del Tercer Circuito. Se le acusa de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Otra mujer que es pieza clave en la organización criminal es Inés Oseguera, quien tuvo un romance con Carlos Rosales, alías "El Tísico", uno de los fundadores de La Familia Michoacana y operador de Osiel Cárdenas Guillén en Michoacán, pero lo engañó con Armando González Valencia, de Los Cuinis, lo que provocó la violenta guerra que terminó con el exilio de los González Valencia.

La mayoría de las mujeres ligadas al cártel forman parte de la estructura de Los Cuinis (Foto: archivo)
La mayoría de las mujeres ligadas al cártel forman parte de la estructura de Los Cuinis (Foto: archivo)

Hasta ahora se desconoce si a diferencia de otros grupos criminales, el CJNG cuenta con grupos de sicarios integrados por mujeres, como el Cártel del Noreste, que son entrenadas para realizar las mismas funciones que los hombres.

El CJNG se caracteriza por la crueldad con la que trata a sus víctimas a quienes no sólo asesina sino que también descuartiza aún estando vivas. Muchas de estas atrocidades han sido grabadas en videos que difunden a través de redes sociales.

Analistas en temas de seguridad han comparado estas grabaciones y las caracterizaciones de sus protagonistas con el terrorista Ejército Islámico.