Este martes se llevó a cabo la ceremonia de premiación de "Los 50 mejores restaurantes del mundo" en Singapur donde la joven chef mexicana Daniela Soto-Innes fue elegida como la mejor chef femenina del mundo.

Daniela Soto-Innes, está a cargo de los multipremiados restaurantes Cosme y Atla en Nueva York, y ahora ha sido nombrada la Mejor Chef Mujer del Mundo por la asociación de los World's 50 Best Restaurants. Soto-Innes de 28 años es la ganadora más joven con este título en la historia del premio, que en años anteriores recibieron Clare Smyth y Dominique Crenn.

Sobre la responsabilidad que debe asumir cada cocinero, mencionó: "tú eres la primera que debe dar ejemplo dentro del equipo. Tú tienes que crecer con ellos y considerarles tu familia".

Para Soto-Innes, "no es tanto el restaurante o la comida, sino qué ocurre dentro con el equipo, si están a gusto. Te tienes que preocupar de cada uno, de la persona que está justo a tu lado cada uno y saber cuáles son sus expectativas para el futuro; ser también disciplinada y ser tú misma, pero sin olvidar a los demás. La responsabilidad sobre el liderazgo empieza en nosotros mismos".

La joven se ha preocupado por ser incluyente y ha alojado en su cocina a inmigrantes centro y sudamericanos: "contratamos talento, no hombres o mujeres, ni jóvenes o mayores", precisó.

Asimismo, Daniela hizo una comunidad en torno al restaurante al incluir en un mismo equipo a cocineros de todo el mundo, que lo mismo interactúan con productores de maíz mexicanos que con granjeros de Nueva York. Supo destacar la comida mexicana cuando nadie apostaba por un restaurante mexicano.

"Cada quien escoge dónde trabajar. Y yo siempre he sido una persona de vibras. Me gusta trabajar con la gente que es buena onda o buena persona y de ahí, cada quien puede hacer su propio mundo", comentó la chef mexicana.

Sus principios aplican en las dos direcciones del camino, sin medias tintas: "Puedes haber trabajado en las cocinas de Nueva York, de París, de Londres, pero si no estás dispuesto a tratar bien a los demás y ser una buena persona, no hay lugar para ti en mi cocina".

De la inauguración de Cosme recuerda que casi en el día de la apertura del restaurante su equipo constaba de cuatro cocineros. Nadie quería trabajar en un restaurante de cocina mexicana hasta que ella y Enrique Olvera encumbraron los sabores mexicanos para posicionarse entre los mejores restaurantes del mundo, llevando el patrimonio gastronómico a una ciudad cosmopolita.

Originaria de la Ciudad de México, Daniela se mudó a Texas cuando tenía 12 años y comenzó su trabajo en carnicería a los 15 años a un lado de Chris Shepherd. Después volvió a la Ciudad de México para un periodo de prueba en la cocina de Pujol con Enrique Olvera, con quien ha hecho una gran mancuerna. Además de colaborar en los dos restaurantes neoyorquinos, el dúo de cocineros planea abrir dos nuevos restaurantes en Los Ángeles: Damian y Ditroit.

Su trabajo ha sido incansable, siempre enfocado en enaltecer la gastronomía mexicana, abrir las puertas de la cocina a los migrantes y fomentar la igualdad de género. Ha recibido tres estrellas por parte del New York Times, el Rising Star Chef of the Year de los James Beard y ahora es acreedora a este premio.

Hija de abogados, suele citar a su madre, abuela y tías como inspiración: "Me madre es abogada, pero siempre quiso ser cocinera porque mi abuela tuvo una panadería y mi bisabuela fue a una escuela de cocina. En casa había competiciones sobre quién hacia el mejor pastel, el mejor ceviche, el mejor mole".

Cuando Obama comió tlayudas y mole

En septiembre de 2016 Barack Obama y su esposa Michelle visitaron Cosme y fueron noticia, comieron tostadas de abulón, tlayudas de maíz dulce con cheddar, mole, costillas y, por supuesto, las aclamadas carnitas de pato.

Tras dos años de inaugurado el restaurante y con la ayuda de Barack Obama, que tuiteó con deleite su experiencia con las carnitas de pato y el mole rojo, Cosme se coló entre en las listas de la élite mundial, en las que ocupó este año el número 12 entre los mejores restaurantes del mundo.