Medio ambiente: cómo las fugas de metano de Rusia ponen en riesgo al planeta

Muchos países y empresas han tergiversado la cantidad que han dejado escapar. Pero ahora, nuevos satélites proporcionan evidencia en tiempo real de fugas masivas de metano no reportadas

La fuga de este mes del oleoducto de Gazprom en Tartaristán no es la única fuga importante de metano atribuida a la compañía rusa (Foto: REUTERS/Gleb Garanich)
La fuga de este mes del oleoducto de Gazprom en Tartaristán no es la única fuga importante de metano atribuida a la compañía rusa (Foto: REUTERS/Gleb Garanich)

El viernes 4 de junio de este año se produjo una fuga en un gasoducto subterráneo que atravesaba el antiguo estado de Tatarstán, en Rusia. En otros tiempos, podría haber pasado desapercibida, pero el Copernicus Sentinel-5P, un satélite de la Agencia Espacial Europea, estaba atento. Orbita el planeta 14 veces al día buscando rastros de metano y otros gases. Y ese día, a las 11:01 en Moscú, detectó una fuga de metano.

El gigante de gas natural Gazprom se apresuró a reparar un defecto en la tubería de acero para detener las olas de metano, un gas de efecto invernadero invisible pero poderoso.

Dos semanas más tarde, después de consultas de una empresa geoanalítica llamada Kayrros y de periodistas, Gazprom se vio obligado a reconocer la colosal fuga de metano, aunque se negó a revelar la ubicación exacta de la fuga.

El gigante ruso dijo que las reparaciones de su gasoducto el 4 de junio liberaron 2,7 millones de metros cúbicos (1.830 toneladas métricas) de metano. Según el Fondo de Defensa del Medio Ambiente, esto tiene aproximadamente el mismo impacto en el calentamiento del planeta a corto plazo que 40.000 vehículos de combustión interna en Estados Unidos conduciendo durante un año.

Kayrros estimó una tasa de emisiones de 395 toneladas métricas por hora, lo que haría a Gazprom responsable de la liberación más grave que se ha atribuido al sector del petróleo y gas desde septiembre de 2019.

Las grandes cantidades de metano provocadas por el gas ruso se producen en un momento en el que la Unión Europea trata de alcanzar el objetivo de cero emisiones netas para mediados de siglo.

Rusia es el segundo mayor productor de gas natural (Foto: REUTERS/Maxim Shemetov)
Rusia es el segundo mayor productor de gas natural (Foto: REUTERS/Maxim Shemetov)

La fuga de este mes del oleoducto de Gazprom en Tartaristán no es la única fuga importante de metano atribuida a la compañía rusa. Kayrros detectó otra columna de metano gigante el 24 de mayo, con un índice de emisiones estimado de 214 toneladas métricas por hora, además de otras tres fugas sólo ese mes.

En la primera entrega de la serie Invisible del Washington Post, Steven Mufson, Isabelle Khurshudyan, Chris Mooney, Brady Dennis, John Muyskens y Naema Ahmed exponen el abismo entre las emisiones de metano reportadas por Rusia y las lecturas que una nueva generación de satélites ha detectado.

Muchos países y empresas han tergiversado durante mucho tiempo la cantidad de metano que han dejado escapar al aire. Pero ahora, nuevos satélites dedicados a localizar y medir los gases de efecto invernadero están orbitando la Tierra, y auguran una era de transparencia de datos: los satélites pueden proporcionar evidencia en tiempo real de fugas masivas de metano no reportadas y quién es responsable de ellas, lo que ayudaría a los funcionarios a responsabilizar a las empresas contaminantes o exponer a los gobiernos que ocultan o ignoran las emisiones peligrosas.

“La atmósfera no miente”, dijo al Post Daniel Jacob, un científico atmosférico de la Universidad de Harvard que usa mediciones satelitales para tratar de interpretar las emisiones de metano del mundo.

El metano es el segundo gas de efecto invernadero más abundante después del dióxido de carbono y representa aproximadamente una cuarta parte del calentamiento global desde la revolución industrial, según datos de la NASA. Es el componente principal del gas natural.

Gazprom se vio obligado a reconocer la colosal fuga de metano, aunque se negó a revelar la ubicación exacta de la fuga (Foto: Bloomberg)
Gazprom se vio obligado a reconocer la colosal fuga de metano, aunque se negó a revelar la ubicación exacta de la fuga (Foto: Bloomberg)

En la actualidad, Rusia es el segundo mayor productor de gas natural. El primero sigue siendo Estados Unidos.

Los científicos dicen que cortar rápidamente el metano “es muy probable que sea la palanca más poderosa” para reducir la tasa de calentamiento global. Pero también han documentado un pico inquietante y sorprendente en las concentraciones atmosféricas en los últimos años que aún no han precisado, según el especial del Washington Post.

Este misterio será un punto de debate en Glasgow durante la Cumbre Climática de la ONU. Los observadores de la cumbre aseguran que será importante persuadir a Vladimir Putin para que tape los gasoductos con fugas de su país y reduzca los planes para aumentar las exportaciones de gas natural.

“No estamos tratando de ocultar nada. Nos damos cuenta de que existen problemas y estamos tratando de encontrar soluciones“, dijo Ruslan Edelgeriyev, enviado presidencial especial sobre cuestiones climáticas de la Federación de Rusia y admitió que ”por el momento no tenemos una imagen completa de las emisiones“.

Lo cierto es que el Post encontró tres puntos en los que Rusia parece estar mintiendo:

Vladimir Putin es conocido por sus posiciones “escépticas” respecto al cambio climático (Foto: REUTERS/Umit Bektas)
Vladimir Putin es conocido por sus posiciones “escépticas” respecto al cambio climático (Foto: REUTERS/Umit Bektas)

-Rusia afirma que emitió 4 millones de toneladas métricas de metano del sector de petróleo y gas en 2019, el año más reciente informado. Pero seis estudios y conjuntos de datos de emisiones científicas encontraron cifras anuales mucho más altas en los últimos años, en algunos casos dos o tres veces más grandes.

-El número de columnas de metano emitidas por la envejecida infraestructura de gas rusa aumentó al menos un 40% el año pasado, aunque las exportaciones de gas natural a Europa cayeron un 14% estimado debido a la pandemia de coronavirus. Un estudio científico reciente descubrió que una parte significativa de las emisiones anuales de metano estimadas en Rusia se deben a un número relativamente pequeño de eventos catastróficos como el del 4 de junio.

-Rusia ha revisado repetidamente sus métodos para calcular las emisiones, no sólo reduciendo las cifras actuales sino también limitando las estimaciones pasadas.

Los revisores expertos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático han cuestionado las cifras de Rusia. En mayo, cuestionaron la importante revisión a la baja del país de las fugas de la producción de petróleo, en más del 90%, diciendo que Rusia “no proporcionó información sobre la disminución significativa en el nivel de emisiones [de metano]” causada por sus nuevos cálculos.

A petición del Post, expertos del Fondo de Defensa Ambiental (EDF) y Harvard buscaron medir las emisiones recientes de Rusia utilizando una técnica llamada “inversión” atmosférica, basándose en 22 meses de datos infrarrojos recopilados por el satélite Sentinel-5P. Para un área enorme que cubre gran parte de la región de petróleo y gas más grande de Rusia, estimaron 7,6 millones de toneladas de emisiones de metano por año, y para todo el país, 8,3 millones de toneladas. Eso es más del doble de la última cifra informada por Rusia.

Obras de construcción del gasoducto Nord Stream 2 (Foto: EFE)
Obras de construcción del gasoducto Nord Stream 2 (Foto: EFE)

Vladimir Putin es conocido por sus posiciones “escépticas” respecto al cambio climático, y ha alegado que su país se beneficiaría del calentamiento global. Sin embargo, en los últimos tiempos ha revisado su discurso y se ha mostrado alarmado por las catástrofes naturales, como los incendios que arrasaron parte de Rusia este verano.

Este año, Putin también participó en una cumbre organizada por el presidente estadounidense, Joe Biden, y afirmó su interés en que se ponga en marcha “una cooperación internacional” en materia de cambio climático.

A mediados de octubre, Putin anunció que su país aspira a la neutralidad en emisiones de carbono para 2060, una estrategia más ambiciosa que la mostrada hasta ahora y que se anuncia en vísperas de la cumbre COP26.

Pero la nueva atención al calentamiento global no se ha extendido a la red de gasoductos de Rusia. Las fugas rara vez atraen la atención de los medios, y el gas se considera un mal menor en comparación con el carbón, que todavía alimenta a muchos hogares en el corazón de Siberia. Putin llamó al gas natural Nord Stream 2 “el más limpio del mundo” porque “se bombea directamente desde debajo de la superficie. No hay fracking en absoluto”. El oleoducto, dijo, “cumple plenamente con los estándares ambientales más estrictos”. Pero la empresa de gas de Rusia permanece envuelta en secreto.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR