Los secretos de Olivia Colman: su sueño con Marvel, una extraña charla con el príncipe William y un souvenir del baño del Palacio de Buckingham

La notable actriz británica que brilló como Isabel II en “The Crown” es una auténtica antidiva que destesta el glamour y los eventos de Hollywood

El ascenso al trono de Olivia Colman (Getty Images)
El ascenso al trono de Olivia Colman (Getty Images)

A menudo llamada el “tesoro nacional” de Inglaterra, Olivia Colman saltó a Hollywood a una edad más tardía que la mayoría de los actores de su generación. Por su actuación como la reina Ana en “La favorita”, la artista ganó el Oscar a la mejor actriz, lo que marcó su primera nominación y victoria. Aquellos que trabajaron con ella dicen que es la mejor compañera que se puede tener. Odia todo lo que rodea al mundo del cine menos actuar ya que, según dice, es la único que sabe hacer. Disfruta mucho de su trabajo pero el resto no le importa: no está en las redes, no quiere brillos, ni lujos. Es una auténtica antidiva.

Conocida por su gran sentido del humor, a Colman le gusta bromear con sus compañeros de trabajo. En una oportunidad lo hizo con una esponja mojada en sus partes íntimas para sorprender a Emma Stone, su coprotagonista en “La Favorita”, durante una escena de sexo.

Dueña de un enorme talento, pasó una década dedicada a la comedia hasta que en 2011 llegó la película “Redención” que le valió los primeros reconocimientos de la crítica. Tan solo un año más tarde, un galardón le daba el mayor reconocimiento que había obtenido hasta la fecha. Pero no lo recibía ella. Meryl Streep quien, al recoger su BAFTA en 2012 por interpretar a Margaret Thatcher en “La dama de hierro”, definió a su colega como una actriz “tocada por las manos de Dios”. Dos años después, Colman recogió dos premios BAFTA en la misma noche por sus trabajos televisivos “Accused y “Twenty Twelve”, que celebró con su familia, tomando una taza de té. Esa fue la primera vez que la prensa la esperó en la puerta de su casa. “Amo mi trabajo, pero no estaba preparada para todo lo demás”, admitió.

Después vinieron series como Broadchurch, que se transformó en un éxito en la televisión inglesa, “Mr. Sloane”, “Fleabag” y “The Night Manager”- que le dio a la actriz su primer Globo de Oro-entre otros títulos hasta llegar a “The Crown”, uno de los retos más importantes de su carrera. En el medio del éxito, para ella nada cambió: es una actriz a la que le gusta actuar. Nada más. Poco después de aceptar meterse en la piel de Isabel II, le enseñó a sus padres a usar Netflix en la tele para que pudieran verla. Aunque su madre, dice la actriz, todavía espera que siente la cabeza con un trabajo de verdad. Les dijo a sus hijos en su discurso de los Oscar: “Esto no va a pasar de nuevo”.

Una estudiante sin dinero y con ganas de divertirse

Olivia Colman en la gala de los Oscars (Reuters)
Olivia Colman en la gala de los Oscars (Reuters)

“Collie”, como la llaman sus amigos, nació en 1974 en Norfolk, una zona rural de Inglaterra, en una casa humilde. Su madre era enfermera de la NHS y su padre agrimensor. Esto significó que la familia de Colman se mudara mucho. Sin embargo, el movimiento constante no molestó a la actriz, quien recuerda “una infancia ‘absolutamente celestial’”, como le dijo al diario The Independent. “Tuve una infancia encantadora, salvaje y libre: salir y volver cuando tienes hambre o está demasiado oscuro”, explicó. Esta libertad se extendió a sus diversos intereses y trabajos.

En sus primers años universitarios en Cambridge, Colman se ganaba la vida como empleada de limpieza. Ella “amaba” ese trabajo, como recordó con cariño en su discurso de los Oscar en 2019 tras ganar por su trabajo en “La Favorita” de Yorgos Lanthimos. “Solía trabajar limpiando casas y pasé mucho tiempo imaginándome este momento imposible”, contó entre lágrimas. Una ocupación que la ayudó a convertirse en actriz: con el dinero podía vivir en la ciudad, colarse en clases y audicionar para producciones teatrales estudiantiles.

“Fue muy importante para mí en mi adolescencia y principios de los 20 divertirme; es un gran momento para divertirme”, explicó Colman, que se había inscrito en el programa de formación de profesores de la Universidad de Cambridge, pero pronto lo abandonó. Se dio cuenta de que su pasión era la actuación y volvió a apostar a aquel primer amor.

En busca de mayor experiencia, Colman se unió a Footlights, un prestigioso club de teatro, del que nunca había oído hablar, a pesar de su reputación de ser un semillero para generaciones de comediantes británicos: Hugh Laurie, Emma Thompson, John Oliver y varias estrellas de Monty Python, para nombrar solo algunos. Allí conoció a los actores y guionistas David Mitchell y Robert Webb que reconocieron su talento para la comedia y le dieron su primera oportunidad como profesional. El debut de Colman fue en el año 2000, a los 26, en la comedia de la BBC, “Bruiser”, la primera de una larga lista de series británicas en las que trabajó. Fue el inicio de una carrera en la que demostró ser capaz de hacer cualquier papel. Años más tarde, volvería a trabajar con ellos en “Peep Show”.

Olivia Colman con Ed Sinclair, su amor de la escuela de teatro (Photo by Frazer Harrison/Getty Images)
Olivia Colman con Ed Sinclair, su amor de la escuela de teatro (Photo by Frazer Harrison/Getty Images)

Para entonces, había conocido al joven actor Ed Sinclair sobre el escenario. “Vi a Ed, me enamoré y me perdí por completo”, dijo Colman a Vogue sobre su primer encuentro. “Todo lo que podía ver era a él”. Además, admitió que pasó seis semanas memorizando la letra de una canción que le gustaba y también aprendió sus horarios. Dedicaba tres horas de su tiempo todos los días buscando el mejor look para impresionarlo. Afortunadamente, su estrategia funcionó. Él se enamoró de su “acosadora”. Olivia siguió con su trabajo temporal en Londres mientras Ed estudiaba en Cambridge. Después de graduarse, él se fue a la prestigiosa Bristol Old Vic Theatre School y ella lo siguió convencida de que, tal vez, no era lo suyo la actuación. “Me rompió el corazón que todo terminará allí”. Acompañando a su novio, redescubrió su amor por el teatro: aplicó a la misma escuela y entró.

La pareja se casó en 2001. Ed ahora dedica sus días a la escritura. “Siempre quiso escribir y es brillante en eso”, expresó Colman sobre su compañero desde hace dos décadas, con quien hoy tiene tres hijos. La clave de la duración de su matrimonio puede leerse en unas antiguas declaraciones: “Nos enamoramos cuando no teníamos nada”.

Su lugar favorito es su casa en Inglaterra. La estrella de bajo perfil vive en una casa del sur de Londres con su familia. Estar lejos de ellos por motivos de trabajo afecta el estado de ánimo de la actriz, como ella misma reveló a Vogue en 2019: “Me da nostalgia. No duermo bien sin Ed, y extraño a los niños”. Es por eso que, si es posible, prefiere tomar roles con base en Londres para poder “regresar a casa por la noche con su familia y vecinos”.

Una fanática del mundo de Marvel

Colman muere por trabajar en una película de superhéroes (Reuters)
Colman muere por trabajar en una película de superhéroes (Reuters)

Olivia Colman está interesada en todos los géneros del séptimo arte. La actriz contó al sitio Screen Daily a principios de 2021 que le encantaría ser parte del Universo Cinematográfico de Marvel. “Cada vez que hay una película de Marvel, llamo a mi agente y le digo: ‘¿Puedo estar en una película de Marvel?’ Porque soy una nerd de Marvel“, admitió.

Aunque construyó su carrera sobre la base de papeles dramáticos y con películas de bajo presupuesto, tenía un profundo deseo de unirse a una franquicia taquillera. Colman llegó a bromear: “Quizás Marvel ha estado llamando, pero he estado demasiada ocupada”.

Sin embargo, la actriz también admitió que incluso con su impresionante currículum, un papel de superheroina podría no tocarle nunca. “No estoy segura de encajar en el molde. Siempre quise interpretar a una mujer extraordinaria y poderosa. Alguien con superpoderes sería muy divertido”, dijo Colman en una entrevista con Vulture, pero explicó: “No estoy seguro de cuántas mujeres de mediana edad llegan a Marvel”.

Solo unos meses después de hacer público ese sueño, se supo que Colman finalmente consiguió su deseo. Según lo informado por Entertainment Weekly, la ganadora del Oscar se uniría a la serie de televisión de Marvel “Secret Invasions”, junto a Samuel L. Jackson, Kingsley Ben-Adir, Ben Mendelsohn y Emilia Clarke. La serie se espera que se estrené en algún momento de 2022 o quizás ya en 2023 en la plataforma de streaming Disney+.

Su miedo con Isabel y un momento incómodo con el príncipe William

Olivia Colman como la reina Isabel II en "The Crown"
Olivia Colman como la reina Isabel II en "The Crown"

Olivia Colman no ha dejado de recibir alabanzas y premios por la maestría con la que interpreta a Isabel II en la tercera y cuarta temporada de “The Crown”. Pero su tiempo en el trono llegó su fin. En la próxima entrega, “Su Majestad” será interpretada por otra distinguida actriz británica, Imelda Staunton. “No he hablado con Imelda y no me atrevería a darle ningún consejo”, dijo la actriz a Financial Times. “Es extraordinaria y lo hará todo mucho mejor”.

Sin embargo, Olivia tampoco parece estar del todo satisfecha con su trabajo en la producción de Netflix, más que nada porque teme que la propia reina Isabel II haya terminado odiándola por tratar de recrear su fascinante vida en la pequeña pantalla. “Siempre existe una presión adicional cuando interpretas a alguien que está todavía vivo, sobre todo porque tienes miedo de que te vea y de que no le gustes nada. En mi caso no he dejado de pensar: ‘¿Qué pasa si la reina Isabel II está viendo la serie ahora mismo?’. Quizá esté pensando que lo estoy haciendo fatal y que mi actuación no tiene nada que ver con ella. Me la imagino decepcionada y cambiando directamente de canal”, admitía en conversación con el Sunday Mirror.

Asimismo, la artista reconoció que Isabel II nunca fue un personaje que le llamara la atención. “Lo cierto es que, como siempre he sido de izquierda, nunca había pensado demasiado en su figura, tan misteriosa, tan noble. Pero desde que me metí en esto, me he obsesionado con ella. Es increíble. La adoro”, confesó. Tras tomar dimensión del rol de la actual monarca, a la actriz le supuso un reto mucho mayor armar el personaje debido a la presencia tan fuerte de Isabel II en la vida diaria de los británicos y en la cultura popular en general.

En su paso por The Graham Norton Show, Colman contó que su encuentro con el príncipe William no fue del todo grato. No me fue bien”, aseguró la intérprete sobre el ida y vuelta que compartió con quien, dentro de unos años, podría convertirse en rey de Inglaterra.

La escena tuvo lugar en el Palacio de Buckingham durante una recepción benéfica a la que invitaron a la actriz y a su marido. La conversación entre ellos fue un tanto extraña, según contó la propia actriz: “Conocí al príncipe William en una cena y me preguntó en qué estaba trabajando, pero antes de agregar rápidamente: ‘En realidad, sé lo que estás haciendo’”. Un comentario que hizo que la actriz malinterpretase la situación. “Eso me emocionó y le pregunté: ‘¿Has visto The Crown?’. Pero su respuesta fue un tajante: ‘No’. Aún así, fue amable y encantador”, aseguró Colman. Tras su encuentro con el nieto de Isabel II, la intérprete instó a su esposo para que robara papel higiénico. Él, diligente, buscó en uno de los 72 cuartos de baño de Buckingham y volvió con dos trozos que ambos guardaron como recuerdo de esa noche tan especial.

Seguir leyendo:

Los secretos de Jonah Hill: una cicatriz inspiradora, la suma ridícula que cobró en “El Lobo de Wall Street” y su venganza con sushi contra Leonardo DiCapriopr

TE PUEDE INTERESAR