Los secretos de Sandra Bullock: la pesadilla después del Oscar, el romance que no fue con Keanu Reeves y una pareja compartida con Jennifer Aniston

La actriz lo tenía todo pero de un día para el otro su mundo “perfecto” se derrumbó. Cómo encontró la felicidad en sus hijos y el hombre que la ayudó a tener la familia que tanto soñó

Sandra Bullock en la premiere de "Ocean's 8"  (Photo by Karwai Tang/WireImage)
Sandra Bullock en la premiere de "Ocean's 8" (Photo by Karwai Tang/WireImage)

Sandra Bullock es una de las estrellas indiscutibles de Hollywood. La actriz, de 57 años, es una de las más queridas del público gracias a películas como “Máxima velocidad”, “Miss Simpatía” o “La propuesta”.

Nacida en Virginia, la actriz creció escuchando a su mamá, una cantante de ópera, decir: “No necesitas un hombre, ni casarte. Puedes hacer de todo y valerte por tí misma”. Cuando subió al escenario del Kodak Theatre de Los Ángeles después de recibir su primer (y único) premio Oscar en 2010, por “Un sueño posible”, le agradeció por haberle enseñado que “todos merecemos amor”.

Desde sus inicios, siempre le escapó a ser noticia en la prensa por sus romances fuera de la pantalla. Pero cuando conoció la fama se dio cuenta de que era algo inevitable y que iba a estar expuesta a la maquinaria sexista de la industria, algo que denunció más de una vez. “Me gusta pensar que soy la jefa y que las mujeres somos iguales a los hombres, pero no es común en Hollywood”, lamentó en 2015. “Nos pasa todo el tiempo. En la alfombra roja nos preguntan por el vestido y el pelo, y a los hombres por su último trabajo”.

Como si se tratara de otra de sus películas románticas, la vida personal de la actriz ha tenido de todo un poco: grandes amores y desaciertos. Tras tocar fondo después de un divorcio devastador de un hombre que convirtió su vida en una pesadilla, la actriz logró encontrar la paz en sus hijos, Louis y Laila, y luego en Bryan Randall, un compañero que la hizo creer de nuevo en el amor.

Tres años después del éxito de su película “Bird Box” en Netflix, regresará con la película romántica y de acción “La ciudad perdida de D”, que está filmando con Channing Tatum. También se la podrá ver por primera vez compartiendo pantalla junto a Brad Pitt en “Bullet Train”, un estrenoprevisto para abril de 2022.

Durmiendo con el enemigo

Jesse James y Sandra Bullock, en los Oscar de 2010 (Getty)
Jesse James y Sandra Bullock, en los Oscar de 2010 (Getty)

Sandra Bullock no se equivocaba cuando reconocía su “miedo mortal al matrimonio”. La única vez que se casó, el asunto terminó en un escandaloso divorcio. A inicios de 2010, la actriz parecía tener una vida perfecta. Sin embargo, lo que debía ser un año de plena felicidad terminó en un drama. Un mes después de que recibiera su primer Oscar por su interpretación en “Un sueño posible” y de la llegada de su primer hijo adoptivo, Louis, la estrella fue protagonista involuntaria de un bochornoso momento que opacó el gran momento que estaba viviendo. Pocos días después de que le dedicara su premio de la Academia a un hombre que parecía adorarla, se enteraba por los medios que su esposo Jesse James le había sido infiel no con una, sino con varias mujeres. Sandra dejó la casa familiar con su bebé sabiendo que ya no había vuelta atrás.

Pero eso fue solo el principio. Las amantes de James comenzaron a hablar.

La revista In Touch publicó un artículo titulado “La última traición”, con una entrevista a la tatuadora Michelle “Bombshell” McGee, quien aseguraba que había tenido sexo con James mientras Bullock filmaba la película por la que ganó su premio Oscar. Además, relató que tuvieron encuentros íntimos por 11 meses. En muchas ocasiones tuvieron relaciones sexuales en el garage de la casa de la actriz. Para demostrar que decía la verdad, hizo públicas sus conversaciones en Facebook con James. Y le pidió disculpas públicas a la actriz.

“Me siento mal por Sandra. Sé por lo que está pasando. Debe estar herida, devastada, disgustada y avergonzada”, señaló McGee. “Me gustaría ofrecerle unas disculpas sinceras. Siento mucho que todo esto se haya hecho público”, indicó. Asimismo la mujer tildó a James de mentiroso, ya que, según ella, el mecánico de motos le había dicho que estaba separado.

El periódico Los Angeles Times aseguró, en aquella época, que el esposo de Bullock era un gran consumidor de páginas de citas donde buscaba mujeres “tatuadas, de pechos grandes y que estén buenas”. La revista People reveló que una stripper de 35 años llamada Melissa Smith también tuvo otro affaire que duró varios meses. Se habían conocido por My Space. Smith le envió un fax pidiéndole perdón a la actriz por el daño causado. “Sentí que necesitaba comunicarme contigo y decirte que siento profundamente todo lo que has pasado”, le escribió. “Sentirme atraída por un hombre casado es algo imperdonable”.

La pareja se había conocido en 2004, cuando Bullock llevó a su sobrino al reality show que presentaba James, “Monster Garage”, en el que él y sus compañeros arreglaban vehículos. El flechazo fue inmediato: intercambiaron números de teléfono y comenzaron a salir. Un año después formalizaban su amor en una ceremonia celebrada en Santa Bárbara, California.

El número de infidelidades era tan grande que el motoquero se vio obligado a pedirle perdón a su mujer con estas palabras: “Está claro que sólo hay un culpable de todo esto y esa persona soy yo. Espero que algún día pueda encontrar el perdón en su corazón”.

James se internó en una clínica de rehabilitación para tratar su adicción al sexo y salvar su matrimonio, pero Bullock ya había tomado una decisión: el divorcio era un hecho.

Bullock se enteró poco después de ganar su Oscar que su esposo la había engañado muchas veces  con otras mujeres (Photo by Steve Granitz/WireImage)
Bullock se enteró poco después de ganar su Oscar que su esposo la había engañado muchas veces con otras mujeres (Photo by Steve Granitz/WireImage)

En una entrevista con The Sun en 2018, la protagonista de “Gravity”, admitió que cuando su matrimonio se vino abajo, tenía el corazón tan roto que no sabía cómo iba a ponerse de pie. “Estuve literalmente en el suelo. Pensé que estaría con el corazón roto por siempre. No sabía cómo continuar, sólo opté por tomar tiempo para asimilarlo”, dijo Bullock.

En abril de 2010 inició el divorcio. Todo muy a pesar de que había tomado, en silencio, la decisión más importante de su vida. “Cuando Katrina azotó Nueva Orleans lo supe… Algo me dijo que mi hijo estaba allí”, aseguro mucho después entre lágrimas, a la revista Today, sobre el desastre natural de 2005 que dejó más de 1.800 muertos y cientos de niños huérfanos.

La actriz de “Miss Simpatía” vivió un doloroso proceso legal, pero supo apoyarse en el amor de su familia, sus amigos más cercanos y su hijo Louis, a quien la pareja decidió adoptar, y quien acababa de llegar a sus vidas en enero de 2010, sólo un mes antes del escándalo. Había iniciado los trámites junto a su entonces marido, pero tras lo sucedido lo crió sola. Louis se convirtió en su mundo y él le dio la fuerza para seguir adelante. “Él me enseñó a vivir de nuevo. Es el regalo más grande que pueda tener. Un hijo te obliga a seguir adelante”.

Sandra Bullock y su novio Bryan Randall con Laila en Disneyland (The Grosby Group)
Sandra Bullock y su novio Bryan Randall con Laila en Disneyland (The Grosby Group)

Cinco años más tarde apareció en su vida el ex modelo y fotógrafo Bryan Randall, a quien conoció en la boda de Jennifer Aniston y Justin Theroux. Ese mismo año, la actriz anunciaba que había adoptado a Laila, una niña de tres años y medio procedente de un orfanato de Louisiana. Junto a Randall, la actriz materializó su sueño de formar una familia.

Muchas veces naces en una familia y, en otras ocasiones, necesitas buscarla. Lo realmente importante es saber que la familia es aquello por lo que estás dispuesto a luchar y aquello que proteges”, contó en una entrevista. “Cuando miro a Laila, no tengo ninguna duda de que debía estar aquí”, declaró a la revista People en el año 2015 cuando presentó a su amada y tan anhelada hija con una fotografía de portada tomada por su actual pareja. “Los niños correctos vinieron a mí en el momento exacto”, agregó.

Han construido una gran vida juntos y los niños son la pieza central. Randall, que tiene una hija ya adulta de una relación anterior, adoptó el papel de figura paterna para Louis y Laila. Bullock resumió esta familia ensamblada en declaraciones a la revista InStyle: “Para los niños, él es el número uno y yo la número dos”. Plena y en el lugar donde siempre quiso estar, Sandra cumplió su mayor sueño: “Mi familia es diversa, loca, cariñosa y comprensiva”.

La actriz está muy involucrada en la temática de la adopción y para ella es una problemática prioritaria: “Soy republicana, demócrata, lo que sea, pero no me hables sobre lo que puedo o no puedo hacer con mi cuerpo hasta que hayas cuidado a todos los niños que no tienen un hogar. Me pone los ojos llorosos. Vamos a referirnos a estos niños como ‘nuestros hijos’. No digan ‘mi hijo adoptivo’. Nadie llama a su hijo ‘oh, mierda, fui a un bar y quedé embarazada’”.

Un ex compartido con Jennifer Aniston

Jennifer Aniston y Sandra Bullock con su ex novio en común: el actor Tate Donovan (Getty Images)
Jennifer Aniston y Sandra Bullock con su ex novio en común: el actor Tate Donovan (Getty Images)

Sandra Bullock se encargó de entrevistar a su amiga Jennifer Aniston para la revista Interview en 2020 y a lo largo de esa conversación contaron la particular historia de cómo se conocieron. Fue en 1990 y a través de un famoso actor con quien ambas salieron.

“Estoy tratando de acordarme de qué año era, en los Globos de Oro. Estábamos en un pequeño restaurante. La agencia CAA siempre organizaba la misma fiesta”, dijo Jennifer en la divertida charla. “Sí. Y nos presentó nuestro ex novio. Y digo ‘nuestro’ porque tú y yo compartimos al mismo ser humano. Las dos estuvimos con Tate Donovan”, dijo Sandra.

Las actrices aclararon que sus respectivos romances no ocurrieron al mismo tiempo y que guardan un gran recuerdo del actor, que trabajó con Aniston en “Friends” en 1994 dando vida a Joshua, el hombre que Rachel Green era incapaz de conquistar por mucho que lo intentara. Cuando grabaron los capítulos, se estaban separando tras dos años.

El propio actor dijo haber estado “muriendo por dentro” durante las escenas que compartió con la actriz en la exitosa sitcom. “Jennifer y yo estábamos rompiendo en ese momento”, reveló Donovan a US Weekly en 2018. “Fue complicado actuar como si nos enamorásemos, o lo que fuera, cuando nos estamos separando. Eso fue duro”.

Tate era una persona muy paciente, en vista de que salió con las dos”, bromeó Sandra, que coincidió con su amiga en que su ex tiene un gusto impecable a la hora de escoger a sus parejas, que son siempre mujeres “con talento, divertidas, amables y generosas”.

Sandra Bullock y Matthew McConaughey en la premiere de “In love and war”, en 1997 (Photo by Frank Trapper/Corbis via Getty Images)
Sandra Bullock y Matthew McConaughey en la premiere de “In love and war”, en 1997 (Photo by Frank Trapper/Corbis via Getty Images)

Bullock se enamoró de Donovan en la película “Love Potion N° 9″, en 1990. Para la fecha del estreno del filme, en 1992, ya estaban comprometidos. Dos años más tarde anunciaron su separación. En 1995, cuando la actriz ya había conquistado Hollywood con películas como “Máxima velocidad” y “Mientras dormías”, le expresó a la revista Vanity Fair lo mucho que adoraba a su ex pareja: “Lo quiero tanto, sé que yo significo tanto para él como él para mí, hay mucho que no puedo explicar, simplemente pasó... él sacó lo peor y lo mejor de mí”, enfatizó la actriz, que luego se enamoró de Matthew McConaughey en “Tiempo de matar”.

En 1997, la propia Oprah Winfrey le consultó a Bullock acerca de los rumores sobre su romance con su colega. “No estamos juntos, pero cualquier mujer que quiera estar con él va a tener que pasar por mí primero”, dijo. En una entrevista en 2003, le confesó a la revista Cosmopolitan que la relación con su ex novio era inmejorable. “Hay mucho amor y respeto entre nosotros. Siempre vamos a permanecer cerca del otro”, afirmó. Efectivamente, hasta el día de hoy los une una entrañable relación de amistad.

Más tarde, conocería a un novato Ryan Gosling, su coprotagonista en el thriller “Murder by Numbers”. La diferencia de edad -ella tenía 37 y él 22- no tardó en separarlos. Aunque todo ocurrió en muy buenos términos. En diálogo con The Times en 2011, Gosling hizo referencia a sus dos ex parejas, Bullock y Rachel McAdams, y dijo: “Tuve a dos de las mejores novias del mundo. No conocí a nadie que pudiera superarlas”.

Un romance que no fue con Keanu Reeves

 Sandra Bullock y Keanu Reeves en la premiere de "Speed" en 1994 (Grosby Group)
Sandra Bullock y Keanu Reeves en la premiere de "Speed" en 1994 (Grosby Group)

Keanu Reeves y Sandra Bullock son dos de los actores más taquilleros de Hollywood y conformaron una de las parejas más recordadas en la pantalla grande con el éxito “Máxima Velocidad”, de 1994. Y aunque los fanáticos desearon que estuvieran juntos en la vida real, eso nunca sucedió. Aunque sí tuvieron una oportunidad real de intentarlo. 25 años después, el actor reveló que estuvo enamorado de su compañera durante el rodaje de la famosa película. Lo mismo le había pasado a Sandra. Pero ambos lo mantuvieron en secreto.

Fue en el programa de la comediante Ellen DeGeneres, donde ambos actores eligieron hacer público sus sentimientos. En el show, al actor le mostraron una entrevista que DeGeneres le había realizado a Bullock en diciembre de 2018 en la que la actriz confesaba que había caído rendida a los encantos de su compañero durante la filmación. Sandra estuvo enamorada de Keanu, pero que jamás se había atrevido a decírselo.

Bullock admitió que le fue difícil concentrarse en su actuación en las escenas que compartía con Reeves. “Era difícil para mí comportarme seriamente”, le aseguró a DeGeneres.“Él me miraba y yo, no sé, yo me reía...Recuerdo lo dulce y lo buenmozo que era”. No obstante, nunca pasó nada entre ellos. Sandra estaba convencida que de Reeves nunca se fijaría en ella. “Nunca salí con él. Supongo que había algo de mí que no le gustaba”, dijo con ternura.

Pero la cosa no quedó ahí y para delirio de los nostálgicos noventosos, cuando fue el turno de Keanu en el programa de Ellen, el actor aseguró no haberlo notado y confesó: “Evidentemente Sandra no sabía que yo estaba enamorado de ella”. “¿Por qué nunca pasó nada en la vida real si ambos se gustaban?”, preguntó De Generes como una fanática más que deseó verlos juntos fuera de la pantalla. “Estábamos trabajando”, se lamentó el actor. “Era lindo ir al set”, dijo Reeves, admitiendo que la química entre ellos fue algo real.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR