La vez que Pedro Infante se enamoró tanto que le pidió una composición a José Alfredo Jiménez

El ídolo de la Época de Oro conquistó miles de corazones, pero él también experimentó en carne propia un romance intenso

El intérprete, hasta el final de sus días, fue reconocido como uno de los mayores galanes del cine mexicano.
(Foto: Twitter / @VSCLS)
El intérprete, hasta el final de sus días, fue reconocido como uno de los mayores galanes del cine mexicano. (Foto: Twitter / @VSCLS)

Pedro Infante siempre será recordado como uno de los mayores galanes que el cine pudo tener. Siempre varonil, casanova, multifacético y sobre todo carismático. Era usual que las mujeres lo buscarán por su magnetismo, habilidad actoral porte y gran compositor, sin embargo, en una ocasión quedó tan flechado, que aprovechó una amistad muy valiosa en el mundo de la música para componer una canción a uno de sus mayores amores.

José Alfredo Jiménez daría vida a una pieza musical que hasta la fecha es himno de enmarados. Despacito se convirtió en un hitazo del momento. pero, ¿quién tendría tanto impacto en la vida del ídolo de Guamúchil que tuvo que pedir ayuda a uno de los mejores compositores de habla hispana?

Se trató de su primer gran amor Irma Dorantes. Gracias a la amistad de los músicos, Pedro Infante pidió Jiménez Ratoncita. Fue el tema que José Alfredo Jiménez entregó a actor, sin embargo, éste le cambió un poco la letra y el título, quedó como Despacito.

Gracias a su amistad con José Alfredo Jiménez, Infante pudo dar vida a la canción para su amada.
Gracias a su amistad con José Alfredo Jiménez, Infante pudo dar vida a la canción para su amada.

Aunque se conoce muy poco de esta canción en su forma original debido a que nunca fue grabado, se cree que el cambio realizado a la letra del tema fue solo en las partes donde decía “Ratoncito”.

Ya conlas modificaciones hechas a petición del sinaloense, el tema fue grabado el nueve de abril de 1954 y se le agregó el Mariachi Vargas de Tecalitlán, sin embargo, salió a la luz hasta el 25 de mayo de ese mismo año.

En el tema, describe como Infante se enamoró de Dorantes, muy “despacito”. También describe que el actor aceptaba ser alguien que no estaba a su altura, ella lo aceptó.

El matrimonio entre Irma Dorantes y Pedro Infante se anuló el 9 de abril de 1957, días antes del fallecimiento del cantante y actor (Foto: "David Estrada")
El matrimonio entre Irma Dorantes y Pedro Infante se anuló el 9 de abril de 1957, días antes del fallecimiento del cantante y actor (Foto: "David Estrada")

Afortunadamente, el tema vio la luz justo en el primer aniversario de Pedro Infante e Irma. Se lo dedicó en el 54 y radialmente fue reconocido como el mayor tema de enamorados. En aquel entonces, causó conmoción, pues alguien había atrapado a aquel que era el rompecorazones.

Pedro Infante contrajo matrimonio con la actriz Irma Dorantes el 10 de marzo de 1953, pero su divorcio se llevó a cabo pocos años después, el 9 de abril de 1957, días antes de que el actor muriera en un fatídico accidente.

El amor entre Pedro Infante e Irma Dorantes inició durante las grabaciones de No desearás a la mujer de tu hijo, en 1949. Ella tenía 16 años cuando personifico a la joven “Polita”, mientras que Pedro Infante tenía 32 y era el protagonista, “Silvano”. Desde su primera escena juntos, ella ya estaba enamorada, dijo en entrevista con David Estrada.

“Nunca le pregunté si estaba casado o si no, si tenía hijos, si tenía otras mujeres. Yo era una chiquilla enamorada, una niña 16 años menor que él, a la que mimaba, a la que quería”, recordó Dorantes. Comenzaron su noviazgo y, casi tres años después, contrajeron matrimonio en Yucatán.

Irma Dorantes y Pedro Infante se conocieron cuando ella tenía 16 años y el 32 en el rodaje de la película "No desearás a la mujer de tu hijo" (Foto: Captura / "No desearás a la mujer de tu hijo")
Irma Dorantes y Pedro Infante se conocieron cuando ella tenía 16 años y el 32 en el rodaje de la película "No desearás a la mujer de tu hijo" (Foto: Captura / "No desearás a la mujer de tu hijo")

Irma Dorantes estaba viviendo su sueño, en su carrera artística no dejaba de triunfar y tenía a su lado al “amor de su vida”, como siempre lo llamó. Lamentablemente, Pedro Infante estaba viviendo una bigamia y fue llevado a juicio por su delito.

Pedro Infante, antes de casarse con Irma, contrajo matrimonio con María Luisa León. Ellos se conocieron en 1937, cuando la carrera artística del cantante todavía no iniciaba. Ambos eran muy jóvenes, estaban muy enamorados y estaban dispuestos a seguir los sueños de Pedro Infante.

Después de casarse en 1939, decidieron transferirse a la Ciudad de México, en donde la vida artística de Infante triunfaría, así como sus amoríos con diferentes celebridades, como lo fue con la bailarina Lupita Torrentera, quien era su pareja al mismo tiempo que comenzó su noviazgo con Irma Dorantes.

SEGUIR LEYENDO: