Kevin Federline exigiría una evaluación psicológica si Britney Spears consigue terminar con la tutela de su padre

El ex marido y padre de los dos hijos de la cantante expresó que quiere lo mejor para ella pero mostró preocupación si le retiran la custodia legal sin un examen psiquiátrico previo

Kevin Federline exigiría una evaluación psicológica a Britney Spears (Getty Images)
Kevin Federline exigiría una evaluación psicológica a Britney Spears (Getty Images)

Si bien Britney Spears puede contar con el apoyo de su ex marido Kevin Federline mientras busca poner fin a su controvertida tutela, a él le preocupa la idea de que recupere el control total de su vida “sin ninguna evaluación de un experto”, según su abogado.

El letrado Mark Vincent Kaplan compartió los pensamientos de Federline sobre el deseo de Spears de que se terminara la tutela que gestiona Jamie Spears, el padre de la cantante. En declaraciones al sitio Page Six afirmó que el bailarían tiene preocupaciones debido a decisiones tomadas previamente en términos de la atención médica de la cantante.

Durante la audiencia virtual el miércoles pasado ante la jueza Benny Penny, Spears habló durante más de 20 minutos y calificó la tutela de “abusiva”. También dijo que fue medicada contra su propia voluntad con litio y que tampoco tiene permitido casarse y volver a tener hijos. “Tengo un DIU en este momento para no quedar embarazada. No me dejan ir al médico a que me lo saque porque no quieren que tenga más hijos”, denunció la artista.

Esta tutela está pagando el sueldo de mucha gente. Estoy harta”, afirmó.

Hay que esperar para saber si algún profesional médico le recetó eso, existiera alguna condición o base para que eso se considere un protocolo médico apropiado”, prosiguió Kaplan. “Entonces, si la tutela terminara sin una evaluación previa, va a querer saber cuáles fueron las condiciones que dieron lugar a que se le prescribiera eso”, explicó el abogado.

A pesar de sus preocupaciones, Federline cree que la salud y la felicidad de Spears son vitales cuando se trata de sus dos hijos, Sean Preston, de 15 años, y Jayden James, de 14.

“Kevin realmente no tiene información adicional sobre lo que sucede sobre la tutela, pero obviamente si Britney está en un lugar sano, bueno y fuerte, eso es genial. Él quiere que ella está feliz y saludable”, añadió Kaplan en conversación con el citado medio.

Federline, de 43 años, y Spears, de 39, estuvieron casados de 2004 a 2007.

Actualmente, Britney Spears está en pareja con el modelo y actor Sam Asghari, quien en distintas ocasiones se manifestó contra la tutela y el día de la audiencia ante la jueza subió a Instagram una foto en la que lucía una remera con el hashtag #FreeBritney.

La próxima audiencia está programada para el 14 de julio.

Kevin Federline (Getty Images)
Kevin Federline (Getty Images)

Una fuente familiarizada con el caso confirmó a la cadena CNN que la cantante, que ha estado de vacaciones en Hawai, había instado a su abogado, Samuel Ingham III a seguir adelante con los trámites legales necesarios para rescindir su tutela de casi 13 años.

Ingham fue designado abogado de Spears por la jueza Reva GoetzIngham en 2008. Durante sus declaraciones en la corte la semana pasada, la cantante declaró más de una vez que quería contratar a un abogado de su elección y le pidió ayuda a la jueza para que ponga fin a la tutela, sin pasar por una evaluación psicológica. “No debería estar bajo una tutela si puedo trabajar y proporcionar dinero y trabajar para mí y pagar a otras personas. No tiene sentido”, alegó. “Sólo quiero recuperar mi vida. Han pasado 13 años y es suficiente”.

En su testimonio, Britney llegó incluso a compararse con una víctima de trata con fines de explotación sexual. “Trabajaba siete días a la semana, sin días libres. En California, lo único parecido a esto se llama tráfico sexual: hacer que cualquier persona trabaje en contra de su voluntad, quitarle todas sus pertenencias, tarjeta de crédito, efectivo, teléfono y pasaporte”.

Sobre lo que quiere en el futuro inmediato, fue clara y directa: poner fin a la tutela para volver a ser dueña de su dinero y sus decisiones. Acerca de su padre y el equipo que lo asesora, sugirió, sin vueltas: “Quiero demandar a mi familia. Deberían estar presos”.

Por su parte, el equipo legal del padre, Jamie Spears, se negó a responder al testimonio de Britney para “preservar su privacidad” y no sacar a la luz “detalles de su estado de salud” en la audiencia pública y con presencia de periodistas. “Ya han hecho un buen trabajo explotando mi vida”, dijo la cantante interrumpiendo a una de las abogadas.

Vivian Thoreen, abogada del padre de Spears, dio una breve declaración a su nombre tras conversar con él durante una receso. “Lamenta ver que su hija está sufriendo y en tanto dolor”, dijo Thoreen. “El señor Spears ama a su hija y la extraña mucho”.

SEGUIR LEYENDO: