Una ex conejita Playboy destapó los secretos más oscuros de la mansión: orgías con Hugh Hefner, drogas y abusos

Holly Madison aseguró que el fundador de la famosa revista la obligaba a participar de fiestas sexuales dos veces por semana y que para vivir en la casa primero había que tener sexo con él

 La ex conejita Playboy, Holly Madison, fue la novia oficial de Hugh Hefner de 2001 hasta 2008
La ex conejita Playboy, Holly Madison, fue la novia oficial de Hugh Hefner de 2001 hasta 2008

La ex conejita Holly Madison, que fue novia del fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner, reveló las miserias y abusos que sufrió en el interior de la mansión del fallecido magnate de la industria erótica, en la que aseguró que solo se podía conseguir una habitación si se tenía sexo con él.

En el podcast “Call Her Daddy”, Madison, que ahora tiene 41 años, relató que terminó en la mansión de Beverly Hills porque no encontraba trabajo en Hollywood y algunas de las chicas que ya vivían en la casa, a las que conocía, la invitaron a pasar unos días allí.

“A ninguna chica se le pidió que se mudara allí a menos que se hubiera acostado con él”, develó. A los 20 años Madison accedió a tener sexo con Hefner y así consiguió convertirse en una de las muchas novias del fallecido multimillonario, que en ese entonces tenía 74 años.

La ex modelo contó que, en la primera fiesta en la que participó, Hefner le ofreció Quaaludes, una poderoso sedante al que se refirió como “abridor de muslos”. Aunque ella lo rechazó, dijo que vio al exitoso empresario “repartirla durante años” en sus fiestas.

Kendra Wilkinson, Bridget Marquardt, Hugh Hefner y Holly Madison en una fiesta en la mansión Playboy (Shutterstock)
Kendra Wilkinson, Bridget Marquardt, Hugh Hefner y Holly Madison en una fiesta en la mansión Playboy (Shutterstock)

“Estaba en una situación desesperada y ya había pensado que vivir en la mansión sería una solución a mis problemas”, manifestó. “Creo que sentí que si me iba esa noche y no regresaba nunca, me habría sentido usada, masticada y escupida”, añadió.

Madison y el resto de las “novias oficiales” que convivían con Hefner -Kendra Wilkinson y Bridget Marquardt- se hicieron conocidas mundialmente a través del reality “Girls of the Playboy Mansion” (chicas de la mansión Playboy). Cuando Holly publicó sus memorias “Down the Rabbit Hole”, Wilkinson salió a su cruce, acusándola de buscar “venganza” contra Hefner.

A pesar de que no recibieron compensación monetaria por participar del reality, las tres mujeres obtuvieron popularidad gracias al show y eso les permitió seguir sus carreras lejos del magnate.

En otro pasaje del podcast, Madison indicó además que las chicas tenían que participar en una orgía al menos dos veces por semana. “Imagina tener relaciones sexuales con alguien en una habitación llena de mujeres que te odian. Y sabes que todos están hablando una mierda de ti. ¡Qué horrible!”, detalló.

“La primera noche que tuve relaciones sexuales con Hugh Hefner pensé ‘está bien, hice eso’. El sexo con él era aburrido, monótono y básico”, agregó, y dijo que Hefner nunca “complacía” a las mujeres y principalmente “se acostaba boca arriba mientras ellas hacían la mayor parte del trabajo”.

Holly Madison, Hugh Hefner y Kendra Wilkinson (Shutterstock)
Holly Madison, Hugh Hefner y Kendra Wilkinson (Shutterstock)

Madison también reveló que todas las mujeres tenían que obedecer toques de queda estrictos y se inspeccionaba la ropa que utilizaban. Además tenían fondos para cirugía plástica, un límite de gastos de 1.000 dólares y el staff controlaba las personas con quienes sostenían lazos amistosos.

Holly relató que el empresario estadounidense le decía que era “realmente especial”. Y cuando quien era la “novia principal” de Hefner se fue de la casa, ella pasó a ocupar ese puesto honorífico, lo que le trajo problemas con otras seis chicas que vivían allí.

Madison señaló que Hefner se encargó de enemistar a sus ex novias entre sí y que ella se convirtió en la más odiada. “Todas se pusieron en mi contra”, recordó.

Holly Madison desnudó la vida sórdida que sufrían las conejitas en la mítica mansión Playboy (Shutterstock)
Holly Madison desnudó la vida sórdida que sufrían las conejitas en la mítica mansión Playboy (Shutterstock)

Sin embargo, la antigua conejita Playboy decidió sacar el máximo partido a la situación en que se encontraba, aunque fuera a costa de su salud mental. Explicó que vivir con Hefner no fue fácil debido al abuso emocional que padecía a diario. Sufrió una gran depresión que la llevó a pensar en el suicidio. Y dijo que le administraron antidepresivos, por lo que con el paso del tiempo notó que comenzó a tartamudear y que “su cerebro iba más lento”.

La ex playmate definió su relación de siete años con el magnate de los medios como “una especie de síndrome de Estocolmo”, ya que pesar de los malos tratos se sentía completamente enamorada de Hefner. Incluso, confesó que quiso tener un hijo con él.

“Sé lo absolutamente loco que suena querer tener un hijo con alguien de 70. Básicamente estás dejando a un niño sin padre antes de que nazca. Ahora que soy mamá, la idea es aún más desagradable”, explicó Holly, que dejó la mansión en 2008 porque sabía que con él no podría cumplir su deseo de ser madre debido a su avanzada edad.

Holly Madison, ex novia de Hugh Hefner, desveló la sórdida vida en la famosa mansión (Shutterstock)
Holly Madison, ex novia de Hugh Hefner, desveló la sórdida vida en la famosa mansión (Shutterstock)

Tras terminar con Hefner, Madison empezó a salir con el ilusionista y escapista Criss Angel. “Cuando dejé la mansión, fui absorbida por otra relación que fue realmente mala”, se lamentó.

Hugh Hefner murió por causas naturales a los 91 años, en 2017 y pocos años antes tuvo duras palabras para Madison: “Lamentablemente, hay algunas que han optado por reescribir la historia en un intento de permanecer en el centro de atención.

Este relato de Holly Madison choca con la visión que han ofrecido otras antiguas inquilinas de la vivienda de Hugh Hefner. Pamela Anderson, una de la musas del fundador de Playboy, aseguró que su etapa allí fue parecido a una formación universitaria.

SEGUIR LEYENDO: