Mia Farrow y Woody Allen con sus hijos Ronan y Dylan (Getty)
Mia Farrow y Woody Allen con sus hijos Ronan y Dylan (Getty)

Woody Allen calificó a su ex esposa Mia Farrow como una madre controladora y problemática, asegurando que durmió desnuda en la cama con su “preciado” hijo Ronan hasta que tuvo 11 años.

Esas y otras explosivas declaraciones del cineasta se desprenden de sus nuevas memorias, "Apropos of Nothing”, lanzadas el lunes por Arcade Publishing después de que la editorial Hachette decidiese no publicarlas por las presiones de la familia Farrow y las acusaciones de presunto abuso sexual a su hija, Dylan, que pesan sobre el cineasta.

El director también dio detalles sobre su relación de 13 años con Farrow. Y si bien dice que todavía cree que Ronan, ahora un periodista galardonado, es su hijo biológico pese de las especulaciones de que el escritor podría ser hijo de Mia y Frank Sinatra, admite que no puede comprobarlo de manera fehaciente.

“Creo que es mío, aunque nunca lo sabré realmente”, escribió al respecto. “Puede que todavía hubiera estado durmiendo con Frank (Sinatra), como lo insinuó, y pudo haber tenido varios encuentros con él, por lo que sé”, agrega.

Ronan Farrow
Ronan Farrow

El autor de “Annie Hall”, 84 años, afirmó además que su primer “señal de alerta" con respecto a Farrow llegó en una de sus primeras citas, cuando le dijo que quería tener un bebé. Días después, mientras cenaban en un restaurante chino, ella sugirió que se casaran, un deseo que Allen no cumplió.

Las críticas se extendieron a la familia de su ex. Aseguró que sus miembros tenían comportamientos "extremadamente siniestro que aumentaron en los años que los conocí”.

El hermano de Mia, John Charles Villiers-Farrow, fue sentenciado a 10 años de prisión en 2013 por abusar sexualmente de niños. Allen escribe que escuchó un rumor de que los hermanos de Mia habían sido “abusado” de las hermanas Farrow y que “el hermano Farrow que ahora está cumpliendo años en prisión por abuso infantil había dicho que su padre lo había abusado sexualmente”.

Allen arremetió también con la obsesión de Farrow con la adopción, alegando que trataba a los huérfanos como “juguetes”. Afirmó que su ex pareja una vez “devolvió” a un bebé mexicano y en otra oportunidad envió a un niño con espina bífida que vivió con ella durante varias semanas, porque su hijo Fletcher lo encontró molesto."Si hubo otros niños que adoptó y regresó, no tengo idea. Como dije, vivía al otro lado del parque", expresó al respecto.

Allen redobló sus críticas en otro pasaje del libro, asegurando que lo que a Farrow le gustaba de las adopciones era “la reputación de santa". "Pero no le gustaba criar a los niños y realmente no los cuidaba”, aseguró. E indicó que golpeaba con frecuencia a su hija adoptiva, que luego terminó convirtiéndose en su esposa en una polémica histórica, Soon-Yi.

Woody Allen y su esposa Soon-Yi Previn (Getty Images)
Woody Allen y su esposa Soon-Yi Previn (Getty Images)

Al hablar sobre Ronan, que se llamaba Satchel al nacer, Allen dice que Farrow estaba “obsesionada de manera poco natural” con él. “Cuando nació Satchel, las cosas dieron un salto cuántico aún más oscuro. Desde su nacimiento, Mia expropió a Satchel", describió.

“Ella lo llevó a su habitación, a su cama, e insistió en amamantarlo. Seguía diciéndome que tenía la intención de hacerlo durante años, y que los estudios antropológicos han mostrado resultados positivos de las tribus donde la lactancia materna dura mucho más que en el Upper West Side. Años más tarde, dos mujeres muy profesionales y perspicaces que trabajaban en la casa de Mia, Sandy Boluch y Judy Hollister, la primera como niñera y la segunda como ama de llaves, describieron numerosos incidentes. Sandy informa haber visto a Mia dormir a veces desnuda con Satchel hasta que tuvo once años. No sé qué dirían los antropólogos sobre eso, pero puedo imaginar lo que dirían los muchachos en la sala de billar”, relata Allen, según recoge Page Six, que tuvo acceso a la biografía.

Allen habla sobre la denuncia por abuso sexual por parte de su hija Dylan, y la lucha para limpiar su nombre, alegando que Farrow le había dicho “Tengo algo planeado para ti”, poco después de descubrir que tenía una relación con su hija adoptiva Soon-Yi Previn.

El director nunca fue declarado culpable de abuso en la Justicia de Estados Unidos, pero en medio del movimiento #MeToo, muchas estrellas han renunciado a sus proyectos, donando su paga a la caridad, mientras que Amazon rompió su contrato comercial con el cineasta.

Al describir una visita a la casa de Mia Farrow en Connecticut en agosto de 1992, cuando presuntamente abusó sexualmente de Dylan, reconoció haber colocado brevemente la cabeza en el regazo de su hija de 7 años. "Ciertamente no le hice nada inapropiado. Estaba en una habitación llena de gente mirando televisión a media tarde ”, explica sobre el momento.

Allen expresó que le encantaría retomar su relación con su hija, y defiendió su inocencia: “Nunca le puse un dedo a Dylan, nunca le hice nada que pudiera interpretarse erróneamente como abusar de ella; fue una mentira total de principio a fin".

Woody Allen y Mia Farrow con sus hijos en Nueva York en una foto de 1989. De izquierda a derecha: Moses, Mia Farrow con Ronan, Allen de la mano con Dylan y Soon-Yi Previn, otra hija adoptiva de Farrow quien se casaría con Allen
Woody Allen y Mia Farrow con sus hijos en Nueva York en una foto de 1989. De izquierda a derecha: Moses, Mia Farrow con Ronan, Allen de la mano con Dylan y Soon-Yi Previn, otra hija adoptiva de Farrow quien se casaría con Allen

"Una de las cosas más tristes de mi vida es que fui privado de los años de crianza de Dylan y sólo podía solar con mostrarle Manhattan y los placeres de París y Roma. Hasta este día, Soon-Yi y yo recibiríamos a Dylan con los brazos abiertos si ella quisiera alguna vez acercarse a nosotros como Moses (Farrow) lo hizo, pero hasta ahora eso sigue siendo sólo un sueño”, escribe Allen sobre su hija, quién lo acusó públicamente de abuso sexual.

En el libro el director describe como sucedió el romance con Soon-Yi Previn en 1991, mientras ella todavía estaba con su madre adoptiva, Mia Farrow. No obstante, Allen aclara que él y su ex estaban básicamente separados cuando comenzó a salir con su hija adoptiva, que es 35 años menor que él.

Además, afirma que se casó con Soon-Yi por razones económicas.“En lo que respecta al matrimonio, ninguno de nosotros tenía una gran necesidad de formalizar nuestra relación”, escribió. Lo hizo para que ella pudiera heredar su patrimonio ante su muerte.

“Sabía que era mucho mayor y que podía morir en cualquier momento. Si lo hiciera, quería que estuviera protegida legalmente, que obtuviera todo lo que poseía automáticamente sin problemas “. “No nos casamos por razones románticas”, agregó.

Allen y Previn, de 49 años, se casaron en una ceremonia íntima en Venecia en 1997.

El director detalla sobre los inicios de su relación con Soon-Yi , quien es la hija adoptiva de su ex y del fallecido director de orquesta André Previn, a lo largo de las memorias. "Al principio, cuando la lujuria reina, no podíamos mantener nuestras manos alejadas”, escribe.

Recuerda el día en que Farrow se enteró del asunto después de descubrir fotografías eróticas de su hija de 20 años en el departamento de Allen. “Por supuesto que entendí su sorpresa, su consternación, su ira, todo. Fue la reacción correcta”.

Pero tampoco expresa pesar por enamorarse de Soon-Yi, quien en ese entonces tenía 20 años .“A veces, cuando las cosas se pusieron difíciles y me difamaron en todas partes, me preguntaron si conociera el resultado, lo volvería hacer. Siempre respondí que sí, sin pensarlo".

Incluso muestra cuánto la ama, dedicándole el libro con estas palabras: “Para Soon-Yi, la mejor. La tenía comiendo de mi mano y luego noté que me faltaba el brazo ”.

Allen estuvo con Farrow durante más de una década y recuerda momentos felices con la actriz, con quien fue padre en 1987 de su único hijo biológico, Ronan Farrow. El reconocido periodista, quien ganó un Pulitzer por su investigación sobre el violador Harvey Weinstein en el New York Times, ha respaldados las denuncias de su madre como su hermana.

Ellen Page y Greta Gerwig están entre los actores que han dicho que no volverán a trabajar con Allen, y su película más reciente, “A Rainy Day in New York”, nunca salió en los Estados Unidos. Amazon, que iba a lanzar esa película y otras tres, terminó su trato con el director. Allen demandó y, según los informes, se llegó a un acuerdo extrajudicial.

Woody Allen, Jude Law y Ellen fanning durante el rodaje de “A Rainy Day in New York
Woody Allen, Jude Law y Ellen fanning durante el rodaje de “A Rainy Day in New York"

Grand Central Publishing iba a lanzar el libro de Allen el 7 de abril. Pero la noticia fue recibida con indignación por parte de Ronan Farrow, ya que era la misma compañía matriz que lanzó su publicación, Catch and Kill. Tras las críticas, la editorial dio marcha atrás.

"En este extraño momento, cuando la verdad se descarta con demasiada frecuencia como 'fake news’, nosotros, como editores, preferimos dar voz a un artista respetado, en lugar de inclinarnos ante aquellos decididos a silenciarlo”, dijo la editora de Arcade Publishing Jeannette Seaver al comunicar sobre la publicación de“Apropos Of Nothing” (“A propósito de nada”).

En otros capítulos del libro también se aborda la infancia del director en la ciudad de Nueva York, su historia de amor con la actriz Diane Keaton, así como su carrera cinematográfica y sus incursiones en el teatro, la televisión o la comedia de stand-up.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: