Michael Douglas y Danny DeVito en 1985 (Shutterstock)
Michael Douglas y Danny DeVito en 1985 (Shutterstock)

Cameron Douglas nació en la realeza del cine, pero su vida no ha sido glamorosa. El hijo mayor de la estrella de cine Michael Douglas, de 75 años, y nieto de la leyenda de la pantalla Kirk Douglas, de 102 años, aseguró que la presión y la exposición de su famosa familia lo “debilitó” y lo llevó a cometer graves errores en su vida. “Es extraño crecer viendo a tu padre y a tu abuelo como gigantes proyectados en pantallas y vallas publicitarias... ¿Cómo compites con Kirk Douglas? ¿Cómo vives a la sombra de Michael Douglas?“, se pregunta Cameron, de 40 años, en su autobiografía "Long Way Home”, de reciente publicación.

Siguió los pasos de su padre, al menos cuando se trataba de drogas, solo que tomó un camino más duro. Durante años, Cameron fue un adicto a la cocaína y a la heroína, vendió metanfetaminas y vivió una vida de destrucción que lo llevó a pasar casi ocho años en prisión.

En su libro, recuerda una serie de atracos por los que nunca fue arrestado. Una vez, en un hotel de Hollywood, apuntó con una pistola de aire comprimido a una anciana petrificada que estaba en la recepción y le pidió que abriera la caja registradora. Tenía un solo billete de USD 20. El vástago de Hollywood lo tomó y huyó. “Lo hacía por la adrenalina y para fanfarronear”, se sincera en la publicación. “Me gusta confundir a las personas, hacer que se pregunten cómo alguien que vino de tanto privilegio puede hacer una locura”.

Fue arrestado en Nueva York en 1999 por posesión de cocaína y nuevamente en 2005 cuando los policías de Los Ángeles encontraron heroína y crack en su automóvil. Dos años después, fue acusado de posesión luego que la policía lo detuvo en Santa Bárbara, California, y descubrió cocaína. En 2009, recibió su mayor golpe cuando fue arrestado durante un allanamiento en el hotel Gansevoort en Manhattan. Se declaró culpable de posesión y venta y fue sentenciado a cinco años, pero en 2011 recibió cuatro años y medio más por dar positivo en cocaína y heroína, drogas que obtuvo de otros reos.

Michael Douglas y Oliver Stone (Shutterstock )
Michael Douglas y Oliver Stone (Shutterstock )

Su infancia, entre fiestas de adultos

Cameron había estado expuesto a las fiestas y vicios desde muy chico. En su libro relata sobre el grupo de megaestrellas que pasaban gran parte de sus días en la casa de la familia: Jack Nicholson, Pat Riley, Oliver Stone, y Danny DeVito.

Cuando era un niño muy pequeño, recuerdo llevar los cigarrillos de marihuana de un lado a otro”, dice en el libro. “Papá decía: ‘Oye, llévale a tu tío’, y yo lo hacía, sin darme cuenta hasta años después de lo que había hecho. A medida que crecía, me arrastraba de casa en casa en el complejo, subía balcones y veía más de lo que se suponía que debía ver: adultos haciendo las cosas que hacen los adultos que viven vidas excesivas ”.

Un momento de la grabación de
Un momento de la grabación de "Todos los hombres del Presidente", con Michael Douglas y Jack Nicholson, en 1976

Una vez que los amigos famosos de su padre se retiraban a descansar a sus habitaciones, Cameron revolvía entre sus cosas en busca de las sobras de las sustancias que habían dejado de la noche salvaje.

La vida de excesos de la estrella de cine fue motivo de disputa entre Michael y la madre de Cameron, Diandra Luker. “Cuando tenía siete años y estábamos en Aspen, [mi madre] levantó una pequeña bolsa de plástico con lo que parecía las flores secas que solía usar para que el baño oliera bien ...‘ ¿Sabes qué es esto, Cameron? Esto es droga. Tu padre está usando drogas’", recuerda.

Diandra Luker y Michael Douglas (Shutterstock)
Diandra Luker y Michael Douglas (Shutterstock)

El matrimonio de Michael y Diandra fue tumultuoso desde el principio. Para su 21 cumpleaños, en 1979, Michael organizó una furiosa fiesta en su casa de Beverly Hills, a pesar de que ella tenía amigdalitis. “Papá no canceló la fiesta, y mientras ella estaba enferma en la cama de arriba, él se fue de fiesta abajo con [la banda] Foreigner y otros invitados, casi todos sus amigos. Finalmente, a las 5 a.m., mamá echó a todos”, escribe Cameron.

"Luego, decidió que no le gustaba el mundo del espectáculo o las personas que participaban en él. Esto sería un problema, ya que esa era la vida de papá ". El intérprete y Luker se divorciaron en el año 2000 tras 23 años de matrimonio y la separación fue una de las más costosas de Hollywood. Ella recibió más de 30 millones de dólares.

Michael, Kirk y Cameron Douglas (Shutterstock)
Michael, Kirk y Cameron Douglas (Shutterstock)

La relación con papá Michael

Su vínculo padre-hijo también fue a menudo tenso, debido en parte a la carrera de Michael.

Un verano, Michael decidió que Cameron necesitaba una “influencia masculina más constante”. Durante un almuerzo con Diandra, en el Ivy en Beverly Hills, Michael señaló a un ayudante de camarero. "Papá dijo:‘ ¿Qué pasa con este chico? Parece muy capaz. Mamá le habló en español... era de El Salvador”, recuerda Cameron.

“Pronto [él] vivía con nosotros. Me cuidaba desde el momento en que me despertaba hasta el momento en que me iba a dormir". Cameron, de 10 años, estaba desconsolado cuando el ex camarero le dijo que se iba. “Más tarde me enteré de que mamá había encontrado botellas de vodka debajo de su cama y le pidió que dejara de beber”.

El niño acababa de comenzar el colegio cuando escuchó que su padre había ingresado en rehabilitación por su “adicción al sexo”. “Ella lo había atrapado en la cama con otra mujer, le había dado un ultimátum de que tenía que lidiar con su consumo de drogas y alcohol, y dos semanas después se registró en Sierra Tuscon, una clínica en Arizona ”, relata.

Michael continuó por el mal camino y, en el verano de 1995, Diandra se cansó después de que un investigador privado atrapó a la estrella en el hotel Beverly Wilshire con otra amante. “Es triste recordarlo, pero cuando me dijeron que se iban a divorciar, no me dejaron boquiabierto. En realidad, le dí la bienvenida ”.

Tres generaciones: Kirk, Michael y Cameron Douglas (Shutterstock)
Tres generaciones: Kirk, Michael y Cameron Douglas (Shutterstock)

El abuelo, orgulloso a pesar de todo

En un momento, antes de la sentencia de prisión de Cameron, Michael le dijo a su hijo que era imposible mantener una relación con él. “Creo que vas a sufrir una sobredosis, o que alguien te va a matar, o vas a matar a alguien. Estoy tratando de prepararme emocionalmente”, recuerda Cameron en el libro.

A pesar de los altibajos familiares, el joven estaba eufórico cuando Michael y Kirk, a quien Cameron llama “Pappy”, lo visitaron en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan mientras esperaba la sentencia en 2009. “Estaba muy emocionado. Tenía 93 años y vino desde California para verme”, recuerda Cameron en el libro. También,el siguiente diálogo iniciado por Kirk:

- ¿Has tenido peleas?

- Sí.

- ¿Has estado ganando o perdiendo?

- Ganando

- ¡Ese es mi chico!, celebró Kirk.

Mientras estaba en prisión, Cameron se hizo un enorme tatuaje en honor a su padre y abuelo. Después de ser liberado en 2016, se mudó a una casa a mitad de camino del Bronx y, más tarde, a un departamento de Tribeca con su novia, Viviane Thibes, una instructora de yoga con quien hoy tiene una pequeña hija.

Cuando va a visitar a Kirk, su abuelo se muestra orgulloso de él y le pide que le cuente sobre la vida en prisión. “Cada vez que viene un invitado, ‘Pappy’ me llama y me hace mostrar mis abdominales”, escribe Cameron sobre la estrella de “Spartacus”. “Tiene mucha curiosidad y hace preguntas interminables sobre la vida en prisión. ‘¿Estabas en una pandilla? ¿Peleaste mucho? ¿Mataste a alguien?'".

Cameron le da crédito a la segunda esposa de su padre, la actriz Catherine Zeta-Jones, por “presionar a [Michael] para extendiera su amor paternal”. “Un día, estábamos pasando el rato y [mi papá] me dice: ‘No sé cómo lo hiciste. Cómo viviste todas las cosas’. Fue la primera vez que lo reconocía así".

Cameron y Michael Douglas (Shutterstock)
Cameron y Michael Douglas (Shutterstock)

Ahora, Cameron es padre. En diciembre de 2017, Viviane dio a luz a su hija, Lua Izzy Douglas. Viven en Hollywood Hills y Douglas Jr. sigue una carrera en la actuación y reconstruye una relación con su familia.

“Mi padre y yo nunca realmente nos hicimos amigos, como muchos padres e hijos lo hacen en cierto momento. Pero ahora estamos empezando a hacerlo. Estamos formando la relación que siempre quise”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: