Winona Ryder —que hoy se destaca en la ficción Stranger Things, de Netflix— demostró que es una mujer de armas tomar. En los últimos días se hizo viral en Twitter una anécdota de cuando la actriz se encontró en una cafetería con una chica que le había dado una paliza en su época escolar.

La actriz contó que una vez, en los pasillos del colegio, un grupo de adolescentes la golpearon después de burlarse por la ropa y el peinado que llevaba y de llamarla "maricón".

"Yo llevaba una camiseta de chico del Salvation Army. Mientras iba al baño, oí a alguien decir 'eh, marimacho'. Golpearon mi cabeza. Me caí al suelo y empezaron a pegarme. Tuvieron que darme puntos", contó la estrella de cine. Tras el altercado, fue expulsada.

Años después, cuando Winona ya era conocida, pudo vengarse de una de las agresoras.

La protagonista de Inocencia interrumpida entró en una cafetería y allí estaba una de ellas. "Me encontré con una de las que me había pegado y me dijo: 'Winona, Winona, ¿me puedes firmar un autógrafo?' Y le dije, '¿Te acuerdas de mí? ¿Recuerdas cuando en el instituto le pegaste a una niña?', y contestó, 'Más o menos'. Así que le dije: 'Esa era yo. Vete a la mierda'".

Este episodio aparece en la biografía de Winona Ryder escrita por Nigel Goodall.

El incidente fue la causa de que Winona dejara el colegio y pasase a ser educada en casa.

En una entrevista con Marie Claire habló también sobre su vida actual. Tras el robo en una tienda en 2002, la actriz de 46 años se tomó un descanso de la actuación: "Pasé por una época dura", admitió. Hoy es parte de uno de los programa más exitosos de la pantalla chica.

LEA MÁS: