La familia de Salman Rushdie celebró su mejoría tras el ataque: “Su desafiante humor permanece intacto”

Zafar Rushdie, hijo del escritor apuñalado el viernes, agradeció “la efusión de amor y apoyo de todo el mundo”, luego de que a su padre le retiren el respirador artificial

Salman Rushdie
Salman Rushdie

Salman Rushdie está “en vías de recuperación”, confirmó su agente este domingo, dos días después de que el autor de “Los versos satánicos” sufriera graves heridas en un apuñalamiento en una conferencia en el norte del estado de Nueva York. Su familia también celebró los progresos en su estado de salud.

El anuncio siguió a la noticia de que el elogiado escritor fue retirado de un respirador artificial el sábado y pudo hablar y bromear. El agente literario Andrew Wylie advirtió que, aunque el “estado de Rushdie va en la dirección correcta”, su recuperación será un proceso largo. Rushdie, de 75 años, sufrió un daño en el hígado y nervios cortados en un brazo y un ojo, había dicho Wylie anteriormente, y era probable que perdiera el ojo lesionado.

Aunque las lesiones que le han cambiado la vida son graves, su habitual sentido del humor, tan combativo y desafiante, permanece intacto”, dijo el hijo de Rushdie, Zafar Rushdie, en un comunicado emitido el domingo en el que subrayaba que el autor seguía en estado crítico. “Estamos muy aliviados de que ayer le quitaran el respirador”, añadió.

El comunicado en nombre de la familia también expresaba su agradecimiento a los “miembros del público que valientemente saltaron en su defensa”, así como a la policía, a los médicos y a “la efusión de amor y apoyo de todo el mundo”.

Hadi Matar, de 24 años y natural de Fairview (Nueva Jersey), se declaró el sábado no culpable de los cargos de intento de asesinato y agresión en lo que un fiscal calificó de “ataque selectivo, no provocado y premeditado” en la Institución Chautauqua, un centro educativo y de retiro sin ánimo de lucro.

Hadi Matar
Hadi Matar

El ataque fue recibido con conmoción e indignación a nivel mundial, junto con elogios para el hombre que, durante más de tres décadas, ha soportado amenazas de muerte y una recompensa de 3 millones de dólares por su cabeza por “Los versos satánicos”. Rushdie incluso pasó nueve años escondido bajo un programa de protección del gobierno británico.

Autores, activistas y funcionarios del gobierno citaron la valentía de Rushdie y su larga defensa de la libertad de expresión frente a estas intimidaciones. El escritor y viejo amigo Ian McEwan calificó a Rushdie de “inspirador defensor de los escritores y periodistas perseguidos” y el actor y escritor Kal Penn lo calificó de modelo “para toda una generación de artistas, especialmente para muchos de nosotros en la diáspora del sur de Asia”.

“Salman Rushdie -con su visión de la humanidad, con su inigualable sentido de la historia, con su rechazo a ser intimidado o silenciado- representa ideales esenciales y universales”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una declaración el sábado. “La verdad. El valor. Resiliencia. La capacidad de compartir ideas sin miedo”.

Rushdie, que nació en la India en el seno de una familia musulmana y ha vivido en Gran Bretaña y Estados Unidos, es conocido por su prosa surrealista y satírica, empezando por su novela “Midnight’s Children”, ganadora del Premio Booker en 1981, en la que criticaba duramente a la entonces primera ministra de la India, Indira Gandhi.

Impregnado de realismo mágico, “Los versos satánicos”, de 1988, provocó la ira de algunos musulmanes, que consideraron que algunos elementos de la novela eran una blasfemia.

Creían que Rushdie insultaba al profeta Mahoma al nombrar a un personaje Mahound, una corrupción medieval de “Mahoma”. El personaje era un profeta en una ciudad llamada Jahilia, que en árabe se refiere a la época anterior a la llegada del Islam a la península arábiga. En otra secuencia hay prostitutas que comparten nombres con algunas de las nueve esposas de Mahoma. La novela también da a entender que Mahoma, y no Alá, puede haber sido el verdadero autor del Corán.

El libro ya había sido prohibido y quemado en India, Pakistán y otros países cuando el Gran Ayatollah Ruhollah Khomeini de Irán emitió una fatwa, o edicto, pidiendo la muerte de Rushdie en 1989. Jomeini murió ese mismo año, pero la fatwa sigue en vigor, aunque Irán, en los últimos años, no se había centrado en Rushdie.

El periódico estatal iraní, Iran Daily, elogió el domingo el ataque como una “aplicación del decreto divino”. Otro periódico de línea dura, Kayhan, lo calificó de “venganza divina” que calmaría parcialmente la ira de los musulmanes.

Los investigadores trataban de determinar si el sospechoso, nacido casi una década después de la publicación de la novela, actuó solo. Un fiscal aludió a la fatwa en vigor como posible motivo para argumentar en contra de la fianza.

“Sus recursos no me importan. Entendemos que la agenda que se llevó a cabo ayer es algo que fue adoptado y es sancionado por grupos y organizaciones más grandes mucho más allá de las fronteras jurisdiccionales del condado de Chautauqua”, dijo el fiscal Jason Schmidt.

Schmidt dijo que Matar consiguió un pase anticipado para el evento en el que hablaba el autor y llegó un día antes con una identificación falsa. El juez ordenó que Matar permaneciera en prisión sin fianza.

El abogado de oficio Nathaniel Barone se quejó de que las autoridades habían tardado demasiado en llevar a Matar ante un juez mientras lo dejaban “enganchado a un banco en el cuartel de la policía estatal” y subrayó que Matar tenía derecho a la presunción de inocencia.

Barone dijo tras la vista que Matar se ha comunicado abiertamente con él y que pasaría las próximas semanas tratando de conocer a su cliente, incluyendo si tiene problemas psicológicos o de adicción.

Matar nació en Estados Unidos de padres que emigraron de Yaroun, en el sur de Líbano, dijo el alcalde del pueblo, Ali Tehfe. Las banderas del grupo chiíta Hezbollah, respaldado por Irán, junto con los retratos de líderes de Hezbollah e Irán, eran visibles en todo Yaroun antes de que se pidiera a los periodistas que visitaban el sábado que se marcharan. Los portavoces de Hezbollah no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En Teherán, algunos iraníes entrevistados por la AP elogiaron el ataque a un autor que, según ellos, empañaba la fe islámica, mientras que a otros les preocupaba que aislara aún más a su país.

El moderador del acto, Henry Reese, de 73 años, sufrió una herida en la cara y fue dado de alta en un hospital, según la policía. Él y Rushdie tenían previsto hablar de Estados Unidos como refugio para los artistas en el exilio.

Un policía estatal y un ayudante del sheriff del condado fueron asignados a la conferencia de Rushdie, y la policía dijo que el policía realizó la detención. Pero después, algunos visitantes de larga data de la bucólica colonia de vacaciones se preguntaron por qué no había una seguridad más estricta, dado el historial de amenazas contra Rushdie.

El viernes, un reportero de AP fue testigo de cómo el atacante apuñaló o golpeó a Rushdie unas 10 o 15 veces.

La noticia del apuñalamiento ha suscitado un renovado interés por “Los versos satánicos”, que encabezó las listas de libros más vendidos tras la emisión de la fatwa en 1989. En la mañana del domingo, la novela ocupaba el puesto número 11 en la lista de ventas de libros de Amazon.

Una de las ex esposas de Rushdie, la escritora y presentadora de televisión Padma Lakshmi, tuiteó el domingo que se sentía “aliviada” por el pronóstico de Rushdie. “Preocupada y sin palabras, por fin puedo exhalar”, escribió. “Ahora espero una rápida curación”.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR