La estrella del baloncesto estadounidense Brittney Griner se declaró culpable de los cargos de drogas impuestos por Rusia

La jugadora de la WNBA dijo que actuó involuntariamente ya que tenía prisa por empacar y unos cartuchos de vaporizador con aceite de cannabis terminaron accidentalmente en su equipaje

La estrella del baloncesto estadounidense Brittney Griner (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
La estrella del baloncesto estadounidense Brittney Griner (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

Brittney Griner, la estrella del baloncesto estadounidense detenida en Rusia, se declaró culpable de cargos de contrabando de drogas en la corte el jueves, pero dijo que no tenía la intención de violar las leyes de Moscú.

La estrella de la WNBA dijo en el tribunal de la ciudad de Khimki, en las afueras de Moscú, que “quería declararse culpable” de todos los cargos, pero enfatizó que “no tenía intención” de infringir ninguna ley rusa.

Griner, detenida en febrero en el aeropuerto de Moscú, expliсó la presencia de aceite de cannabis en su equipaje con la premura con que empacó sus maletas para viajar a Rusia.

“Tenía prisa por empacar. Y los cartuchos accidentalmente terminaron en mi bolso”, dijo.

Brittney Griner se presentó este jueves ante una corte en Khimki (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
Brittney Griner se presentó este jueves ante una corte en Khimki (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

El juicio de la estrella de Phoenix Mercury comenzó la semana pasada. La próxima vista del juicio, en la que se espera la sentencia, se celebrará el 14 de julio. Griner enfrenta hasta 10 años de prisión si es declarada culpable de transporte de drogas a gran escala.

En la sesión de este jueves la corte tomó declaraciones a dos testigos de la acusación que participaron en el registro de las pertenencias de la jugadora en la aduana rusa.

La deportista, de 31 años, doble campeona mundial y olímpica con su país, fue detenida en febrero en el aeropuerto de Sheremétevo en Moscú tras hallar los funcionarios de aduanas entre sus pertinencias aceite de cannabis.

Seguidamente, la baloncestista fue arrestada por posesión y contrabando de drogas y se encuentra desde entonces en prisión preventiva.

La deportista, de 31 años, doble campeona mundial y olímpica con su país, fue detenida en febrero en el aeropuerto de Sheremétevo en Moscú (AP Photo/Alexander Zemlianichenko)
La deportista, de 31 años, doble campeona mundial y olímpica con su país, fue detenida en febrero en el aeropuerto de Sheremétevo en Moscú (AP Photo/Alexander Zemlianichenko)

Hace unos días, aprovechó el Día de la Independencia en Estados Unidos para enviarle una desgarradora carta al presidente Joe Biden. “Estoy aquí sentada en una prisión rusa, sola, con mis pensamientos, sin la protección de mi esposa, mi familia, mis amigos, sin mi camiseta olímpica ni ninguno de mis logros. Estoy aterrada de que deba estar así por siempre”, escribió antes de hablarle directamente al mandatario. “Soy consciente de que usted está lidiando con muchas cosas pero, por favor, no se olvide de mí y de los otros detenidos. Por favor, haga todo lo que pueda para llevarnos a casa”, le rogó.

Desde la Casa Blanc aseguran que Biden sigue atentamente el caso y se ha llegado a hablar de un intercambio de prisioneros, como el sucedido en abril, cuando Trevor Reed, estudiante condenado a nueve años por resistencia a la autoridad, volvió al país a cambio de un piloto ruso (Konstantin Yaroshenko) condenado a 20 años en USA por narcotráfico.

En Rusia se ha especulado que ahora Griner podría ser canjeada por Viktor Bout, el traficante de armas apodado “El Mercader de la Muerte”, quien cumple una pena de 25 años por conspirar para matar ciudadanos estadounidenses y vender armas a la antigua organización guerrillera de las FARC colombianas.

Otros han sugerido que podría ser canjeada junto a Paul Whelan, un ex director de la Marina y seguridad que cumple una sentencia de 16 años por una condena por espionaje que Estados Unidos ha descrito repetidamente como una trampa.

“Mi prioridad es que los estadounidenses que están detenidos ilegalmente en Rusia regresen al país de alguna forma. No daré detalles, sólo diré que es una prioridad absoluta”, admitió Anthony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos. Dmitri Peskov, portavoz ruso, negó que Griner sea “una rehén” y recordó que “hay muchos países” donde la introducción de narcóticos es perseguida severamente por la ley. “Su detención no puede estar motivada por algo político, sino por la posesión de sustancias prohibidas que contenían narcóticos”, agregó.

Por lo pronto, los especialistas en derecho aseguran que cualquier intercambio requerirá que Griner primero sea condenada y sentenciada, y luego solicite un indulto presidencial.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR