Debbie Mucarsel-Powell, asesora de Joe Biden, hizo el balance de la Casa Blanca tras la Cumbre de las Américas: alimentos, migración y la crisis en Ecuador

En diálogo con Infobae, la funcionaria calificó como “un éxito” el encuentro en Los Ángeles y se refirió a los compromisos hacia adelante para paliar los efectos en la región de la invasión rusa a Ucrania

Debbie Mucarsel-Powell, sobre los principales desafíos de la región abordados durante la Cumbre de las Américas

Tras la polémica generada por las exclusiones de las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, finalmente se celebró la Cumbre de las Américas en la ciudad de Los Ángeles, entre los pasados lunes 6 y viernes 10 de junio. Debbie Mucarsel-Powell, ex congresista demócrata, se desempeñó como asesora especial del presidente Joe Biden para la histórica Cumbre. En diálogo con Infobae, la funcionaria analizó los principales temas abordados durante el evento y destacó los compromisos asumidos conjuntamente por Estados Unidos y el resto de los países de la región para hacer frente a los principales desafíos, entre los que destacó la crisis alimentaria provocada por la guerra en Ucrania, la salud pública, el cambio climático y el creciente flujo migratorio.

Pese a ciertas críticas por las ausencias de los dictadores Nicolás Maduro, Miguel Díaz-Canel y Daniel Ortega, la funcionaria ecuatoriana-estadounidense aseguró que la cumbre “fue un éxito”: “Reforzamos el compromiso de poder trabajar juntos y formar una alianza unida para poder tocar los temas más difíciles que estamos enfrentando”.

Mucarsel-Powell consideró que es “prioritario” asistir a los países de la región, en especial los del Caribe, que se han visto afectados por la crisis alimentaria ocasionada por la invasión de Rusia a Ucrania.

Al respecto, indicó que Estados Unidos asumió el compromiso de “enviar más de 331 millones de dólares en recursos para ayudar y asistir” a los países caribeños ante la falta de alimentos. Comentó, además, que en el marco de la Cumbre de Los Ángeles también se acordó la formación de un comité con el objetivo de crear suministros, especialmente fertilizantes.

“Ucrania y Rusia exportan el nivel más alto de fertilizantes para toda la región y es un problema que está afectando el acceso a los alimentos para los ciudadanos del Caribe y a otros países de América Latina. Países en Sudamérica se ofrecieron para ver cómo ellos podían producir más fertilizantes, países como Ecuador, por ejemplo. Es un tema de prioridad, pero lo bueno es que inmediatamente el presidente Biden y la vicepresidenta Harris han tenido esta conversión con estos países, y formaron un comité para que en las próximas semanas puedan tener acceso a fertilizantes y alimentos”, señaló la ex congresista por el estado de Florida.

Varios países de la región, en particular los del Caribe, se ven afectados por la grave crisis alimentaria ocasionada por la invasión rusa a Ucrania
Varios países de la región, en particular los del Caribe, se ven afectados por la grave crisis alimentaria ocasionada por la invasión rusa a Ucrania

La pandemia de coronavirus afectó a todo el mundo. Pero en particular a los países menos desarrollados, donde las desigualdades quedaron aún más expuestas. En el marco de la Cumbre las naciones regionales acordaron redoblar esfuerzos para “reconstruir” sus economías. Al mismo tiempo, coincidieron en la necesidad de prepararse de antemano para poder afrontar amenazas similares en el futuro. Por eso, la región invertirá recursos “para entrenar 500.000 profesionales de la salud en los próximos cinco años para poder reconstruir la infraestructura de la salud pública”.

“Tenemos que reforzar estos sistemas para poder estar listos para la próxima pandemia. Muchos científicos piensan que esto no es el final”, apuntó la asesora presidencial.

Otro de los desafíos abordados durante la Cumbre de las Américas fue la lucha contra el cambio climático, una de las principales preocupaciones a nivel global. Mucarsel-Powell indicó que hubo compromisos de inversión por más de 50.000 millones de dólares “en esta infraestructura para poder tener comunidades resilientes para estos cambios climáticos”. En ese sentido, reconoció que hubo conversiones positivas con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, “para parar la deforestación que ha afectado al Amazonas”: “Hemos visto un compromiso”.

El último día de la Cumbre veinte países americanos, entre ellos Estados Unidos, México y varias naciones centroamericanas, se unieron en una declaración conjunta con compromisos concretos para contener la crisis migratoria de la región.

Esta alianza, comentó la funcionaria norteamericana, “va a reforzar la colaboración entre todos los países para poder ver cómo podemos tener guías para tener un proceso legal para la migración, cómo podemos invertir recursos para apoyar a los países como Ecuador, Colombia, Costa Rica, Panamá, que han recibido miles de migrantes de Honduras, Nicaragua, Venezuela, Cuba”.

En la Cumbre de las Américas los países de la región se comprometieron a redoblar esfuerzos para hacer frente a la crisis migratoria (EFE/Mario Caicedo)
En la Cumbre de las Américas los países de la región se comprometieron a redoblar esfuerzos para hacer frente a la crisis migratoria (EFE/Mario Caicedo)

Advirtió, por su parte, que este problema no sólo afecta a Estados Unidos en la frontera, “sino también a otros países” de la región, y consideró que esta crisis debe ser abordada “desde un punto de vista humanitario”: “Tenemos que invertir en los sistemas económicos y también sociales para que los migrantes no tengan que salir de esos países, escapando de la violencia política, de la persecución, también por la falta de acceso a alimentos”.

“Tenemos que hablar con otros países para que estos migrantes que entran a países como Colombia, Panamá, puedan permanecer legalmente, tener estatus legal, para que puedan tener acceso a servicios de salud pública, acceso al sector laboral”, agregó.

A pesar de las polémicas en torno a las ausencias de las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, Mucarsel-Powell valoró y destacó las reuniones que mantuvo en el marco de la Cumbre con distintos grupos de la sociedad civil de esos países quienes, según apuntó, “están pidiendo apoyo para los derechos humanos de sus ciudadanos”.

La ex congresista recordó que a casi de un año de las multitudinarias protestas iniciadas el 11 de julio, Cuba sigue teniendo presos políticos. Desde entonces Washington redobló esfuerzos para asistir al pueblo cubano. La funcionaria destacó el envió de recursos económicos a través del USAID “para apoyar organizaciones comunitarias que están ayudando a estos grupos en la defensa de los derechos humanos”.

“Es sumamente importante que entendamos, no solamente aquí en Estados Unidos, sino también en todos los países, lo que está sucediendo en Venezuela, Nicaragua y Cuba. Estos gobiernos han violado los derechos humanos, han estado intimidando a periodistas independientes, que están sacando a relucir lo que está sucediendo con estos gobiernos. Hemos tenido conversaciones también con miembros de la prensa, y discutimos cómo podemos apoyar periodistas independientes para que ellos puedan seguir haciendo el trabajo que es tan importante y crítico en el centro de las democracias; de poder tener reportajes de lo que están haciendo los jefes de estado, las personas que forman parte de los gobiernos, y la transparencia que necesitamos para una buena gobernanza”, advirtió.

Debbie Mucarsel-Powell habló sobre las crisis de Venezuela y Ecuador

Venezuela y Ecuador, en la mira del gobierno de Biden

Consultada sobre el reciente viaje de funcionarios norteamericanas a Caracas para retomar las conversaciones con la dictadura de Nicolás Maduro, la ex congresista demócrata aclaró que “la posición del presidente Biden no ha cambiado”.

La asesora presidencial reiteró que Washington sigue rec onociendo a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, al tiempo que apoya “el diálogo entre Maduro y la oposición para que puedan llegar a un acuerdo y tener elecciones libres y transparentes”.

“Solo así podemos reforzar este compromiso del cual mencioné antes, el compromiso a proteger la democracia y también las instituciones que son tan claves para la democracia, incluyendo la separación de poderes. Por eso Estados Unidos está haciendo todo lo posible para apoyar este diálogo, y esperamos que Maduro pueda sentarse a la mesa con miembros de la oposición de buena fe para poder tener un paso a elecciones libres y transparentes”, manifestó Mucarsel-Powell.

Por último, también se refirió a la actual crisis que atraviesa el Gobierno de Ecuador, país en el que nació la funcionaria norteamericana, frente a las protestas de grupos indígenas.

Según indicó, la Casa Blanca sigue de cerca lo que está ocurriendo y apoya al presidente Guillermo Lasso “en tratar de tener un diálogo con las personas que están protestando, que están pidiendo un poco de alivio a la crisis económica que se ha enfrentado, no solamente en Ecuador, sino en otros países también”.

“Al mismo tiempo respetando el derecho que tienen los ciudadanos de tener protestas pacíficas. Estamos siguiendo las protestas, esperando que no estén causando ningún tipo de violencia. Siempre vamos a denunciar la violencia, venga de ciudadanos o de miembros de la policía. Es un tema delicado y esperamos que puedan llegar a un acuerdo para que puedan parar las protestas y encontrar una solución a los temas de la crisis económica”, concluyó.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR